Nacional

Enfrentamos clima cada vez más extremo

* Sequía en el Amazonas, inundaciones en Haití y huracanes que azotan a Centroamérica y al Caribe, son algunas de las secuelas

Latinoamérica y el Caribe se enfrentan a un clima impredecible y cada vez más extremo. Éstas son las principales conclusiones de un estudio publicado ayer y respaldado por diez grupos de protección ambiental --Greenpeace y WWF, entre ellos--, que asocia la virulencia de las fuerzas de la naturaleza que viene sufriendo esta zona con el cambio climático y la degradación medioambiental.
Desde la sequía en el Amazonas a las inundaciones en Haití, pasando por los huracanes que azotan el Centroamérica y el Caribe, las secuelas demuestran, según el informe, que el impacto del cambio climático se agrava por el abuso del medio ambiente o el uso inapropiado de los recursos naturales. La pérdida y degradación de ecosistemas estratégicos reducen la capacidad de la naturaleza para “amortiguar” eventos climatológicos, señala.
Con 26 tormentas tropicales y 14 huracanes, 2005 está catalogado como uno de los años donde estos fenómenos fueron los más activos y destructivos de la historia, indica el estudio. Para 2006, se esperan entre 12 y 15 tormentas tropicales --cuatro de ellas severas--, cifra superior a la media a largo plazo estimada por el Observatorio Oceánico y Atmosférico de Estados Unidos.
Sin embargo, un año después de los estragos del huracán Katrina a su paso por Nueva Orleans, la comunidad científica sigue sin tener evidencias sobre la posible relación entre el cambio climático inducido por el hombre y la mayor frecuencia e intensidad de las tormentas.
“La gente sin recursos es la más expuesta a la destrucción causada por inundaciones y huracanes”, asegura, además, el informe. “Irónicamente, Latinoamérica ha contribuido hasta hoy con sólo el 4% de las emisiones de gases de efecto invernadero”, responsables del calentamiento global, añade.