Nacional

Nombramiento de Caldera molesta a funcionarios ticos


Los presidentes de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, designaron al canciller de Nicaraguas Norman Caldera, coordinador general del equipo de negociación de América Central para la concertación del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, nombramiento a título personal, lo que provocó malestar entre altos funcionarios de Costa Rica, quienes proponen que ese cargo sea mancomunado.
El Acuerdo, donde se designa a Caldera como coordinador general del equipo negociador de Centroamérica, fue emitido el 11 de julio pasado y rubricado por los mandatarios Orcar Berger (Guatemala); Antonio Saca (El Salvador); Manuel Zelaya (Honduras) y Enrique Bolaños (Nicaragua).
En la designación, los presidentes facultan a Norman Caldera “para que proceda a la conformación inmediata del equipo negociador, con la participación equitativa y equilibrada de los países”.
Asimismo, lo autorizan para que busque, con el apoyo de la Secretaría General del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, los recursos técnicos y financieros necesarios para garantizar exitosamente los propósitos consignados en ese Acuerdo.
Caldera: “Nominación personal”
El canciller Norman Caldera destacó que esa nominación es en su carácter personal y no como canciller de la República de Nicaragua. “Es una nominación que ya está inscrita en el SICA”.
Caldera recordó que trabajó 15 años en la Organización Mundial de Comercio de las Naciones Unidas, fue ministro de Economía, por lo que ese tema no le es desconocido. Pero, además, dijo que con la Unión Europea no sólo se trata de la firma del Tratado de Libre Comercio, sino también del área de cooperación, donde tiene mucha experiencia porque trabajó cinco años como ministro de operación, y si es en el área política, señaló que va a cumplir cinco años de trabajar como canciller.
Al consultarle sobre la posición de funcionarios ticos como Marco Vinicio Ruiz, Ministro de Comercio Exterior, y Bruno Stagno, Canciller, quienes cuestionan su nombramiento alegando, entre otras cosas, que en enero dejará de funcionar como canciller, respondió que ese es problema de ellos, que lo tienen que resolver con los presidentes del Istmo.