Nacional

Crece escándalo por niña multiviolada en colegio de Condega

*** Juez rechaza enviar a prisión a los implicados y modificar la acusación inicial *** Red de Mujeres califica de doble ultraje a la menor, y señala tráfico de influencias para proteger a hijo del alcalde

Un intento del Ministerio Público de Estelí por modificar la acusación inicial en contra de cuatro jóvenes señalados de participar en la violación de una niña de 14 años, en un colegio de Condega, no tuvo éxito, debido a que el juez de Distrito de Audiencias de Estelí, Oscar Aquiles Bustamante Castillo, rechazó la solicitud.
El judicial también rechazó la solicitud del Ministerio Público de revocar el beneficio de prisión preventiva que gozan los implicados en el hecho.
Mientras tanto, la jefa de la Comisaría de la Mujer de Estelí y la promotora del Ministerio de la Familia en Condega, podrían ser destituidas de sus cargos si se comprueba que se extralimitaron en sus funciones al dar “un trato viciado” a la niña violada por cuatro personas, entre ellos presuntamente el hijo del alcalde de esa localidad.
Las acusaciones de la Red
Representantes de la Red de Mujeres contra la Violencia de Condega, se entrevistaron ayer con la comisionada Mercedes Ampié, jefe de las Comisarías de la Mujer de la Policía Nacional, quien prometió investigar a fondo el papel que jugó la capitana Marcia Loza, jefa de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de Estelí.
Pero también la Red de Mujeres contra la Violencia pedirá a la ministra de la Familia, Ligia Terán, la destitución de la señora Zunilda Castellón Pineda, promotora de Mifamilia en Condega, a quien acusan de tráfico de influencias que impide el acceso a la justicia para las mujeres y la niñez desprotegida.
Las delegadas de la Red de Mujeres sostendrán hoy un despacho con la ministra Terán para presentar la solicitud de destitución de Castellón Pineda, a quien señalan de haber coaccionado a la menor violada para que no revelara el nombre del hijo del alcalde de Condega, participante supuestamente en la violación múltiple.
La embriagaron
La niña A.A.C., de 14 años, fue víctima de violación por cuatro sujetos que la tarde del 17 de agosto pasado, con engaños la metieron dentro de las instalaciones de la Escuela “Dolores Salazar”, del municipio de Condega, y tras obligarla a ingerir licor, abusaron de ella aprovechando que la pequeña se encontraba bajo los efectos del alcohol.
Los implicados en la presunta violación fueron identificados como Rigoberto Blandón Quintero, Luis Miguel Ordóñez, Noel Zeledón y Gustavo Josué Montoya. De ellos sólo Ordóñez se encuentra detenido, el resto se halla bajo el beneficio de arresto domiciliar.
“La niña fue abusada doblemente por quienes debieron apoyarla, como establecen las funciones de las instituciones que tutelan los derechos de los más vulnerables”, afirmó Alicia Centeno, delegada de la Red Contra la Violencia de Estelí.
Pero además de palo, la niña también recibió pedradas, puesto que la promotora del Ministerio de la Familia, Zunilda Castellón, permitió que la menor fuera sustraída de su casa sin ser acompañada de su tutora.
Una infame reconstrucción
Pero lo que consideran más grave aún, es que la niña fue obligada por la promotora del Ministerio de la Familia a participar en la reconstrucción de la violación, en presencia de sus cuatro agresores y de los niños que a esa hora había en la escuela donde ocurrió el hecho.
Las delegadas de la Red de Mujeres señalaron que la señora Castellón Pineda, además de ser promotora de MiFamilia, también es funcionaria de la Alcaldía, donde desempeña el cargo de jefa de Recursos Humanos.
Castellón Pineda intimidó a la niña, a quien amenazó con meter a la cárcel a su mamá si mencionaba el nombre del hijo del alcalde. “Hay un procedimiento inadecuado de instituciones que quieren encubrir a alguien vinculado a las estructuras de poder”, aseguró Rosa María Mendoza, de la Red de Mujeres contra la Violencia.
Uno era vigilante
Según las investigaciones policiales, la niña fue violada entre las 06:00 y las 10:00 pm del 17 de agosto. La pequeña fue interceptada por los cuatro sujetos, quienes luego la introdujeron a la escuela, lo que pudieron hacer porque Luis Miguel Ordóñez es vigilante del centro escolar.
Bajo los efectos del licor, la niña se dirigió al baño de mujeres, y cuando abrió la puerta, se encontró con los cuatro sujetos, que en actitud amenazante se pusieron a reír ante las muestras de temor de la víctima.
Fue en ese instante que uno de los abusadores tomó a la niña de los brazos llevándoselos hacia atrás, mientras otro de los delincuentes la desvistió y la violó. La pequeña relató que logró identificar a Ordóñez como el primero que la violó, luego fue Gustavo Josué Montoya.
Según el relato que hizo la víctima a su tía, uno de los sujetos la dejó abandonada cerca del parque, y como pudo llegó a la casa de una señora miembro de la iglesia evangélica a la que ella asiste, a la que le contó todo lo sucedido.
La pequeña fue llevada al Centro de Salud, donde el médico de turno confirmó que había sido víctima de violación, lo que informó a la Policía, cuyos agentes trasladaron a la menor a la delegación policial.
Efectos psicológicos
Para Rosa María Mendoza, psicóloga de la Red de Mujeres, el daño sufrido por la niña puede tener consecuencias incalculables. “Puede caer en una crisis depresiva y hasta tener problemas de relación interpersonal por el trauma que le tocó vivir”.
Para Mendoza, lo más preocupante es que las instituciones que se supone garantizan los derechos de las mujeres y la niñez, no jugaron su papel y revictimizaron a la menor.