Nacional

“Veremos de qué derechos hablan los costarricenses”

* Nicaragua presentará sus Contramemorias, donde hará valer el peso de los argumentos, señala

MANAGUA Y SAN JOSÉ
Haciendo énfasis en el peso material y en el volumen del documento y no en la calidad de los argumentos, Costa Rica informó ayer, martes 29, que presentó la Memoria ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, en el caso de la demanda que interpuso contra Nicaragua sobre la pretensión de navegar armados sobre las aguas del río San Juan.
Mediante un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto informa que que el agente y vicecanciller de Costa Rica, embajador Edgard Ugalde, “hizo entrega formal del documento a la Secretaría de la Corte, hacia las 11:00 horas de La Haya (2 de la madrugada, hora de Nicaragua), que se compone de un volumen que expone los argumentos jurídicos costarricenses, y cinco volúmenes adicionales de anexos que fundamentan la posición nacional para un total de 1,290 páginas”.
Agrega el comunicado que Ugalde, quien fue embajador de Costa Rica en Nicaragua, estuvo acompañado por los abogados ticos Arnoldo Brenes y Sergio Ugalde, y revela que en la preparación de la Memoria participaron los asesores internacionales James Crawford y Marcelo Cohen, así como la historiadora costarricense Clotilde Obregón y otros funcionarios del gobierno.
Una tonelada de peso
“Fueron entregados ante la Corte Internacional de Justicia un total de 150 ejemplares, en cumplimiento de los requisitos del Alto Tribunal, que representan un peso de cerca de una tonelada”, destaca el comunicado de la Cancillería costarricense.
Hay que recordar que Costa Rica elevó el caso del río San Juan ante la CIJ el 29 de septiembre de 2005, y de acuerdo con la norma procesal, debía presentar su Memoria o supuestas pruebas, a más tardar ayer martes, 29 de agosto. De acuerdo con esa normativa, Nicaragua tiene nueve meses para introducir la Contramemoria.
Caldera: “Lo que vale es el peso de los argumentos”
El canciller de Nicaragua, Norman Caldera, informó que están a la espera de ese documento para analizarlo y poder ver de qué “derechos” hablan los ticos y así poder rebatir esos argumentos.
“Pero”, dijo al comentar con sarcasmo el comunicado de Costa Rica, “si el asunto fuera de peso, ellos salen perdiendo porque yo creo que peso (en libras) más que (Bruno) Stagno (el canciller tico)”.
Además, añadió que la validez ante la CIJ no recae en el peso de los papeles “sino en el peso de los argumentos, y allí nosotros llevamos toda la ventaja porque estamos clarísimos de cuáles son los derechos de Nicaragua en este caso, y eso es lo que vamos a argumentar allá”.
Adelantó que los miembros del equipo jurídico de Nicaragua van a preparar una Contramemoria “que debe ser, necesariamente, como lo ha pedido la misma Corte, un documento pequeño pero concentrado con los argumentos allí. Porque cuando uno sabe lo que está diciendo no necesita expandirse mucho, se puede presentar en una forma concisa y precisa”.
Reiteró que es la misma Corte, “por economía procesal, que ha solicitado que los documentos sean cortos y contundentes, de manera que nos vamos a tomar todo el tiempo estipulado por la Corte, para contestar ese documento”.
Stagno: “Documento sólido”
La Memoria es un “documento sólido. Hace justificación a los “derechos” que legítimamente tiene Costa Rica en materia de navegación y “derechos” conexos sobre el río San Juan”, declaró el canciller Bruno Stagno, al confirmar que dicho documento fue presentado este martes ante La Haya, a las tres de la madrugada, hora costarricense.
Resaltó que se entregó en tiempo y forma, y que consta de seis volúmenes, uno meramente de la Memoria y cinco de anexos donde están las pruebas documentales (1,290 páginas en total). Adicional sacaron 150 copias que serán distribuidas una vez la Corte autorice que se dé a conocer el contenido. El costo de la elaboración fue de 9 millones 774 mil colones (unos 18 mil dólares).
Explicó que no se podía referir a la “argumentación y estrategia” que contiene el documento por respeto a los magistrados de la Corte, pero que lo que quieren “es que se respeten las diferentes instancias judiciales que han confirmado que Costa Rica tiene derechos de navegación y otros derechos conexos, (Tratado Jerez-Cañas, Laudo Cleveland, y sentencia de la Corte Centroamericana de Justicia); estamos haciendo uso de todas esas instancias que han sido reconocidas por ambas partes”.
Stagno reiteró su confianza en que la Corte, como órgano internacional, pueda dirimir de una vez “el único” diferendo que existe entre los dos pueblos y que la Memoria fue entregada hasta el último día (vencimiento del plazo), por procedimientos establecidos por la Corte.