Nacional

FMI aconseja cautela con “bonos turísticos”

* Fecha crucial para Nicaragua el 8 de septiembre * Casi 2 mil millones en créditos están bajo riesgo

Gustavo Alvarez

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó analizar el proyecto de ley de creación de los Bonos de Inversión Turística, para estar seguros de que este tipo de “subsidio” a los proyectos privados no afectará el programa fiscal del gobierno. Humberto Arbulú, representante en Nicaragua del FMI, dijo que toda exoneración entra en el capítulo de subsidios, y se debe evitar que afecte las recaudaciones de impuestos.
El funcionario del organismo internacional afirmó que además de no afectar el programa fiscal del gobierno, los BIT deben cumplir otros dos requisitos: que sean transparenten y que estén orientados a una de las actividades consideradas prioritarias dentro del Plan Nacional de Desarrollo.
El proyecto de los BIT, que está a la espera de ser aprobado en lo particular en la Asamblea Nacional, es defendido por los grandes empresarios turísticos para financiar las nuevas inversiones, utilizando los impuestos que generará el negocio cuando esté en operación.
Los defensores del proyecto de ley aducen que por cada dólar que se exonera en turismo, los ingresos que recibe en impuestos el gobierno se multiplican posteriormente, cuando el proyecto turístico está en operación, además de otra cantidad que recibe cuando se está construyendo.
Nunca hay claridad
“Generalmente, cuando hay una exoneración tributaria, el subsidio no está claro, porque es el dinero que deja de entrar al fisco y eso no es conveniente, porque cuando se discute el Presupuesto en la Asamblea, los diputados no saben cuánto está costando eso, por lo cual, carece de transparencia”, argumentó Arbulú. El funcionario dijo que desconoce algún estudio que determine la viabilidad de ese subsidio.
“Además, en un país donde faltan recursos para el sector salud y educación, hay que tener muchísimo cuidado a qué sectores los orientan (los subsidios)”, añadió el representante del FMI.
Arbulú señaló que cuando se abre este tipo de esquemas a un sector de la economía, los otros también quieren gozar de esos beneficios y habría que evaluar cuánto va a costar.
Precisamente la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin) envió una carta al Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), en la que solicita que se les exonere de la misma manera que lo solicita el sector turismo, por considerar que también tienen derecho a gozar de esas preferencias.
Los “Cenis” turísticos
El especialista en Derecho Fiscal, Julio Francisco Báez, criticó fuertemente la iniciativa de los BIT, por considerar que el Estado estaría financiando con un alto porcentaje los proyectos turísticos de grandes empresarios.
Báez los llama los “Cenis turísticos”, por considerar que es un jugoso negocio en el que grandes empresarios --que ya gozan de exoneraciones generosas en la Ley 306 de incentivos turísticos--, quieren más beneficios con los BIT, utilizando dinero de las finanzas públicas, comparándolo con el lucro que algunos hicieron con los Cenis bancarios.
Arbulú dijo que se deben estimar los costos inmediatos de este proyecto, aunque se esté hablando de que la afectación tributaria no es inmediata.
Los pequeños empresarios turísticos, afiliados a la Cámara Nacional de la Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), rechazan la iniciativa BIT, porque aseguran que no los incluye a ellos en los beneficios.
Los pequeños empresarios han señalado que tampoco se han beneficiado de la Ley 306, vigente desde hace varios años y que ha otorgado exoneraciones de impuestos a diversos proyectos del sector.
Báez presentó hace pocos días un informe del mismo Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), que incluye todos los proyectos beneficiados con los incentivos turísticos, pero que la mayoría de exoneraciones fueron destinadas a compras de yates y que sólo se ha generado 5 mil empleos en siete años.
Directorio FMI el 8
El representante del FMI también informó que la reunión del directorio de este organismo, que revisará el programa económico firmado con Nicaragua, se pasó para el 8 de septiembre, y para esa fecha deberán estar aprobadas las reformas al Código Tributario y el Presupuesto de la República.
La reunión se tenía prevista para el 6 de septiembre, y el gobierno esperaba tener aprobado únicamente el dictamen de ambas reformas, pero al trasladarse para el 8, el FMI esperará que el 6 de septiembre las iniciativas queden aprobadas.
Arbulú dijo que los indicadores macroeconómicos están bien y que lo único que falta son las reformas.
Agregó que la aprobación de Nicaragua en el directorio del FMI permitirá el desembolso de unos 30 millones de dólares de este organismo y 70 millones más de los países donantes. El presidente Enrique Bolaños dijo recientemente que los 1,700 millones de dólares que dejaría al próximo gobierno en préstamos ya aprobados, también están en peligro si Nicaragua no logra llegar al directorio del FMI por culpa de los diputados.