Nacional

Z-Gas asumirá temporalmente


Los ejecutivos de Tropigás de Nicaragua ayer pidieron tregua a las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), ante el desabastecimiento existente de su producto y una eventual multa que tienen elaborada los directivos del ente regulador. El INE decidió trasladar temporalmente el llenado de tanques y su comercialización a las instalaciones de Z-Gas Nicaragua.
“El INE, en su calidad de ente regulador, de acuerdo a la principal función que es velar por los derechos de la población, ha dispuesto ordenar a la empresa Z-Gas, el llenado y comercialización temporal de cilindros pertenecientes a la empresa Tropigás, con el fin de mejorar el suministro de este vital producto”, reza una nota de INE.
Confirman problema
Los funcionarios aceptan en este escrito divulgado ayer, que han podido confirmar que existe una “difícil situación de desabastecimiento” de cilindros de gas de la marca Tropigás, “lo cual ha afectado seriamente a la población”.
Sin embargo, informan a los consumidores “que ahora pueden adquirir el producto de Tropigás en las distribuidoras de Z-Gas”, debido a que esta última empresa realizará el llenado y venta de estos tanques en sus instalaciones, pues el ente regulador les ha extendido un aval temporal.
Tropigás admite
Después de 12 días de desabastecimiento, los funcionarios de Tropigás ayer no tuvieron otra opción que aceptar la realidad del problema, “que no se resolverá por ahora”, al menos eso dijo Marvin Castro, gerente de Operaciones de esta compañía.
Castro reiteró que siguen teniendo problemas con la salida del gas licuado de la terminal de El Salvador, principalmente por gestiones que no han sido resueltas de parte del Ministerio de Economía de ese país.
Explicó que, por esa razón, ayer enviaron una carta a INE para solicitar la comprensión frente al problema. “Estamos comunicándonos con don David Castillo para explicarle el problema que estamos enfrentando”, dijo Castro, en una conversación telefónica con EL NUEVO DIARIO.
Piden “un tiempito”
La situación de Tropigás es tan grave, que según Castro, sería oportuna una nueva intervención del presidente Enrique Bolaños, para que interceda ante su homologo salvadoreño, Antonio Saca, y se agilice la salida del gas de El Salvador.
“Estoy preparando una carta para pedirle a INE que nos dé un tiempito para que nos estabilicemos, este problema no ha sido siempre”, agregó Castro, quien reconoció que podrían ganarse una sanción de parte del ente regulador.
“Eso queda en manos de ellos (INE), pero estamos hablando con ellos pidiendo consideración y apoyo”, reiteró.
Castro aseguró que desde el pasado lunes está retenido un barco con 2 millones de galones de gas licuado en puertos salvadoreños, y 300 mil galones corresponden a Nicaragua.
Reiteró que debido a los problemas que enfrentan en El Salvador, están buscando un abastecimiento alterno con Honduras, de donde esperan 10 pipas con unos 150 mil galones que les permitirá mantener reservas para el abastecimiento interno.
Reconoció que no se estaba abasteciendo con regularidad, y explicó que 16 pipas que llegaron recientemente fueron usadas para satisfacer las demandas de los departamentos, y ocho pipas más se quedaron en Managua.
Especulación en Somoto
Los miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC) ayer comenzaron a recibir la denuncia de varios pobladores que peregrinan de puesto en puesto, en busca de un cilindro lleno de Tropigás, “un producto que ha subido de precio en la última semana por este desabastecimiento”.
Al menos eso dijo Ruth Herrera, coordinadora de la Red, quien ayer verificó esta situación mientras se encontraba en Somoto, “donde no existe un solo tanque lleno, y eso ha elevado el precio, por culpa de la falta de beligerancia de los funcionarios de INE”, subrayó.
Herrera lamentó que los directivos de INE hayan llegado a arreglos “por debajo de la mesa” con la empresa Tropigás para evitar la multa, pues esta compañía merece esa sanción y mucho más, porque está perjudicando a los distribuidores y consumidores, quienes están reportando pérdidas por tener esa marca en sus cocinas.