Nacional

Expulsión e incautación a mexicanos capturados

*** Llegaron como interesados en la pesca, adquirieron bienes y preparaban condiciones para delinquir, expresó el comisionado Alonso Sevilla

Los tres mexicanos detenidos el pasado viernes en un hotel de San Juan del Sur pertenecen al crimen organizado de su país de origen, por lo que la Policía Nacional solicitó a la Dirección General de Migración y Extranjería la expulsión inmediata, a la vez que se prohíba su ingreso nuevamente.
“Son tipos a los que se les viene dando seguimiento, y las investigaciones hechas hasta el momento nos dicen que pertenecen al crimen organizado mexicano”, expresó el comisionado mayor Alonso Sevilla, jefe de la División de Relaciones Públicas de la Policía Nacional.
Preparaban condiciones
“Estaban preparando condiciones, comprando bienes a través de testaferros, se hacían pasar por pescadores, tenían visas de turistas y es lo que menos son”, agregó.
Sevilla explicó que decidieron solicitar su expulsión porque no hay cargos en contra de ellos, pero “es evidente que están atentando contra la seguridad del país y haciendo acciones que no se corresponden con la supuesta actividad que ellos reportaron, como es turismo”.
La investigación que realizó la Dirección de Investigación y Drogas logró detectar que los mexicanos tenían varios meses en el país; además que han utilizado el lago de Nicaragua, el sector de Granada y San Juan del Sur para intentar establecerse como crimen organizado.
Los nombres de los mexicanos son: Jorge García Villaseñor y Roberto Rafael Chávez Trujillo, de 49 y 54 años, respectivamente, ambos originarios de Mazatlán, Sinaloa, y Ángel Rivera García, de 52 años, de Veracruz.
Habían adquirido bienes
A través de testaferros ya habían adquirido bienes como casas, vehículos y lanchas, entre otros, y se les ocupó al momento de los allanamientos en San Juan del Sur y Granada tres lanchas, dos vehículos, radios comunicadores, mapas de Nicaragua, Sistema de Posicionamiento Global (GPS), celulares y dinero, pero todo queda bajo resguardo de la Policía Nacional.
Aunque aparentemente los mexicanos actuaban con tres nicaragüenses, después de investigarlos se les dejó en libertad. Los nacionales originarios de Granada son: Omar Enrique Ampié Obando, alias “Terremoto”, de 55 años; y Ricardo Antonio y Francisco José Dávila Barillas, de 29 y 28 años, respectivamente.
En las embarcaciones se aplicó la prueba de Ioscan, pero no se encontró partículas de droga, según comentó una fuente de Auxilio Judicial, la cual a la vez agregó que ambas embarcaciones quedaron en manos de la Policía, al igual que los vehículos en que se movilizaban los mexicanos, ya que no mostraron la legalidad de los mismos.
Según declaraciones que brindó el segundo jefe de la Policía de Rivas, comisionado Yamil Gutiérrez, los mexicanos llegaron al puerto de San Juan del Sur el 21 de agosto, supuestamente procedentes del Golfo de Fonseca, y se aparecieron con el cuento de que estaban interesados en la actividad pesquera.
No obstante, durante las investigaciones los mexicanos no mostraron el permiso del Ministerio de Fomento y Comercio (Mific) para realizar esa actividad comercial, pero a la vez era imposible que se los otorgaran, ya que para ello tenían que ser residentes, según indicó el segundo jefe policial.