Nacional

¿Pena mínima en caso de la “narcofortuna”?

* Abogado defensor cree que después de admitir los hechos lo dejarán en libertad

RIVAS
El nicaragüense Julio César González Peña, capturado el pasado viernes en Peñas Blancas, con 2 millones 219 mil 400 dólares que llevaba de manera clandestina en la rastra de un furgón que él conducía, podría quedar en libertad condicional este martes. Al menos es lo que espera su abogado defensor Carlos Cerda.
Cerda aseguró a EL NUEVO DIARIO que para que esto se haga realidad su cliente va a tener que admitir los hechos este martes “para pedir de inmediato la libertad condicional, ya que al no tener antecedentes, existe esa posibilidad”. Estas declaraciones las brindó después de la audiencia preliminar que se realizó ayer en el Juzgado de Distrito Penal de Rivas, donde el Ministerio Público acusó por el delito de contrabando aduanero a González Peña.
La acusación fue aceptada por el juez Edward Peter Palma, el cual decretó la prisión preventiva del procesado. Por su parte, Cerda en su intervención solicitó al judicial la programación de una audiencia especial, en la cual aseguró a END que su cliente va a aceptar los cargos, a pesar que continúa manifestando que desconocía de la carga de dinero que llevaba en la rastra placa SE3664, que trasladaba 20 mil 863 kilos de detergente, que cargaron en El Salvador y que iba hacia Panamá.
Abogado describe estrategia
Cerda comentó que la pena por el delito de contrabando aduanero es de tres a seis años, pero recalcó que su cliente va a admitir los hechos en la audiencia especial que se programó para este martes, y podría ser condenado con la pena mínima.
Expresó que al aceptar los cargos el proceso llega a su fin, y el juez Palma se ve obligado a imponer la sentencia al final de la audiencia especial, la cual en todo caso sería tres años de cárcel. Cuando llegue ese momento, Cerda pedirá la libertad condicional a favor de su cliente, “ya que existe esa posibilidad por no tener antecedentes penales y tener fe de buena conducta en su domicilio”, explicó.
Carlos Cerda tiene experiencia en estos casos, ya que logró sacar a dos guatemaltecos que fueron capturados el 10 de agosto del año pasado, en Peñas Blancas, con un millón 190 mil veinte dólares que llevaban ocultos en una camioneta Ford, verde, con placa guatemalteca número 688BLX.
Los detenidos en esa ocasión fueron Carlos Estuardo Méndez y Selvin Betancourt, acusados por contrabando aduanero, pero salieron libres al aceptar los cargos. El juez Edward Peter Palma, los encontró culpables, pero al final él mismo les dio la libertad condicional, siempre y cuando pagaran una multa de 15 mil córdobas, lo cual hicieron de inmediato. Al parecer esta historia podría repetirse este martes, en el mismo juzgado, con el mismo abogado y el mismo juez
Policía sigue investigando
Por su parte, el primer comisionado Edwin Cordero Ardila dijo que están investigando el caso de la narcofortuna incautada en la frontera de Peñas Blancas, con el fin de conocer a qué cartel pertenece. “Sabemos que el camión pasó directo de la aduana de El Guasaule y no se detuvo en ningún momento en el país a cargar, por el momento seguimos investigando”, afirmó.
Cordero expresó que están trabajando en coordinación con la Policía de Guatemala y con todas las delegaciones policiales de la región para combatir la narcoactividad en los países centroamericanos. Además, señaló que están trabajando de manera coordinada con la Procuraduría General de la República, a fin de presentar todas las pruebas necesarias.
Asimismo, dijo que Julio César González Peña pudiera haber sido contratado desde afuera, “González afirma que sólo tenía que trasladar la carga, pero eso es algo que se debe confirmar. Por el momento es difícil determinar si el conductor del camión está involucrado o no, es por ello que seguimos investigando”, señaló el director policial.