Nacional

Siamesitas nicas son dos pequeños milagros

* Yurelia y Fiorella Rocha cumplirán, el miércoles, su primer añito Ronny Rojas

AL DÍA de Costa Rica
No comprenden lo que sucede a su alrededor. Decenas de médicos las han examinado, muchos periodistas y fotógrafos han estado cerca de ellas, viajaron a Estados Unidos, permanecieron ahí tres meses, y anteayer regresaron al país a celebrar su primer añito en casa.
Para las siamesas ticas Yurelia y Fiorella Rocha Arias, es muy claro mientras juegan en el piso de la sala de su hogar, que sus tiernas frentes sudan, por el calor que emanan sus cuerpos unidos.
Tras una intensa valoración del estado de las pequeñas, los médicos del hospital Cedars-Sinaí, de Los Ángeles, California, aún no le han confirmado a su madre, María Arias, si podrán separar sus frágiles cuerpos, unidos por el tórax, y que comparten una válvula del corazón y el hígado.
"Me dijeron que llamarían para darme el diagnóstico y saber si podríamos viajar de nuevo en uno o dos meses", dijo doña María.
"Allá todo salió muy bien, nos trataron de maravilla y las enfermeras eran muy cariñosas".
Ayer por la tarde, las pequeñas se entretenían con algunos de los juguetes que trajeron de Estados Unidos, también tienen un cómodo coche para salir a pasear.
María Teresa Arias, su abuela, estaba sorprendida, al saber que a las niñas las bañaban dos veces al día --en la mañana y por la noche-- en el hospital de Los Ángeles.
"Se imagina, ahora trajeron esa costumbre. A mí me da miedo de que se me resfríen", dijo.
De las dos, Yurelia es la más golosa y fuerte, incluso a veces, con sus movimientos, es inevitable que las dos caigan al suelo.
Estos dos milagros de vida cumplen un año el miércoles 30 de agosto. Para ellas ha sido un año agitado: de viajes, enfermeras, exámenes médicos, y, sobre todo, de esperanza y cariño...
Hoja de vida
Mayo 25, 2006
Con el apoyo de la organización Mending Kids Internacional, las pequeñas viajaron con su madre a Los Ángeles, California, donde evaluaron la posibilidad de separarlas.
Noviembre 17, 2005
Su madre María, nicaragüense de 41 años, recibió las llaves de una casa nueva que les regalaron en Alajuelita.

Agosto 30, 2005
Con 38 semanas de gestación, nacieron Yurelia y Fiorella en el Hospital Nacional de Niños. Cada una pesó cerca de 3.000 gramos.