Nacional

Frania Belén fue asesinada con mucha saña

* Crimen se dio en una casa separada de la Estación de Policía sólo por una tapia * Población marcha en las calles de El Sauce pidiendo se detengan los crímenes contra mujeres

Marianela Flores

LEON -La muerte de Frania Belén Pastora, de 22 años, sigue siendo un misterio en el municipio de El Sauce, de donde era originaria, ya que nadie escuchó ningún grito, ni siquiera las autoridades policiales de turno, cuya delegación colinda con la casa donde sucedió la tragedia.
“El que la asesinaran al otro extremo de las oficinas policiales ha generado inseguridad en la población, porque si a los delincuentes no les importó cometer el crimen cerca de la Policía, pueden ser capaces de todo”, refirió Maira Sirias, de la Red de Mujeres Contra la Violencia.
La casa donde encontraron el cuerpo de la joven está separada de la jefatura policial, en su parte trasera, por una tapia. Los vecinos del lado y del frente aseguraron que tampoco hubo un llamado de auxilio o bulla.
Era necesario realizar más pruebas
Frania Belén, según el médico que atendió el caso, murió el sábado estrangulada. Además, presentaba heridas en la cara y un golpe en la base del cráneo causado con un objeto, además, tenía papel higiénico en sus partes íntimas.
No obstante, indicó que era difícil determinar si hubo abuso sexual dado el estado de descomposición del cuerpo.
Al respecto, el doctor Paulino Medina, forense de León, consideró que perfectamente se podían extraer muestras y realizar un estudio exhaustivo que permita mayores pistas, incluso mencionó que el cuerpo lo hubieran remitido al Instituto de Medicina Legal debido la gravedad del caso.
Sospechoso es temido en El Sauce, pero…
El único sospechoso, tanto de la familia como del pueblo anda libre. “Es un hombre que ha tenido problemas de violencia contra sus padres, es adicto y vende droga, acosaba a Frania donde la encontraba, hasta en el trabajo. No entendemos por qué no actúan, hay rumores de que cuenta con el respaldo de personalidades del pueblo”, indicó una pobladora.
Así mismo, las personas se quejaron por la inoperancia de la Policía en cuanto a los puestos de droga, “en un pueblo pequeño donde todos saben quién vende y dónde”.
La Red de Mujeres contra la Violencia marchó acompañada de la población en demanda de beligerancia en las investigaciones a las autoridades policiales, y también exigió al Estado nicaragüense definir acciones organizadas con la sociedad civil para detener la ola de crímenes contra las mujeres.
“La muerte de esta joven torturada con saña viene a engrosar las estadísticas de las mujeres asesinadas, cuyo número llega a 27 en el año. Esto es un problema de salud pública y de violación a nuestros derechos humanos”, lee parte del pronunciamiento de la Red.
El padre de la víctima coincide con lugareños que en el asesinato participaron dos o más personas, temen que una de éstas --que tenía amistad con el principal sospechoso-- haya salido del país porque desde hace días no lo ven en el pueblo.
Llamamos en reiteradas ocasiones a la Policía de El Sauce con el fin de conocer el avance de las investigaciones, pero el jefe policial no estaba.