Nacional

Tropigás mintió a consumidores

* INE podría aplicar sanción económica, aunque de momento David Castillo se declaró “desinformado” * Intentan detener inminente especulación con precios de cilindros, y la RAAS está desabastecida * Titular del ente regulador pedirá ayuda del presidente Bolaños para que solicite colaboración a gobierno salvadoreño

Hasta la tarde de ayer, las filas de camiones y camionetas esperando llenar la carga de cilindros con gas licuado se mantenían frente a las instalaciones de la compañía Tropigás, que seguía distribuyendo el fluido, pero de forma racionada.
Los ejecutivos de la empresa Tropigás de Nicaragua prometieron a los consumidores de gas licuado y a las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), que ayer a las 3:30 de la tarde habría entrado el segundo cargamento que vendría a resolver el desabastecimiento de este producto en sus instalaciones, pero incumplieron, y las sanciones respectivas ahora se calculan en el ente regulador.
David Castillo, titular de INE, se declaró “desinformado” respecto de este tema, porque Tropigás le había prometido a su Dirección de Hidrocarburos que el miércoles pasado sería subsanado el problema, pero al ser consultado se mostró sorprendido de que la situación continúe igual.
EL NUEVO DIARIO pudo comprobar que el problema continúa en Tropigás, pero también los técnicos del ente regulador verificaron ayer esta situación a las cuatro de la tarde, cuando debía estar superado el problema, porque así lo prometieron en conferencia de prensa Rafael Alvarado y Álvaro Montalván, funcionarios de Tropigás.
Al recibir el informe de sus técnicos a última hora, Castillo se comunicó ayer vía telefónica con Marvin Castro, Director de Operaciones de Tropigás, quien confesó que, efectivamente, el problema continúa, pero es causado por el desabastecimiento que existe en El Salvador.
De gobierno a gobierno
Y es que Tropigás ayer siguió incumpliendo porque tampoco envió el informe del problema, un documento que había solicitado INE tras la amonestación aplicada el martes. Castillo dijo que se comunicó con las autoridades de El Salvador para investigar este caso.
Se conoció que el titular del ente regulador también está realizando gestiones ante el presidente Enrique Bolaños, a quien recurrió ayer buscando una solución de gobierno a gobierno, para que interceda ante los cuzcatlecos.
Los técnicos prometieron que hoy realizarán un monitoreo de precios en diversas zonas para evitar que el precio de los cilindros, en sus cuatro presentaciones, sea sujeto de especulaciones o alzas de parte de los distribuidores, a quienes podrían sancionar mediante la empresa.
¿Mintieron?
Desde las oficinas del gerente en funciones de Tropigás, licenciado Rafael Alvarado, confirmaron que la distribución del gas se había normalizado.
Patricia Cruz, quien se identificó como asistente de Alvarado, explicó vía telefónica que éste no estaba en las oficinas, pero señaló que el suministro de gas para cocinar ya estaba normal.
“Ya está normal, los camiones ya comenzaron a llegar desde la mañana y la distribución ya está normal”, aseguró.
Cruz explicó que si aún había filas es porque la distribución se estaba haciendo de forma ordenada. “Ya estamos trabajando normal”, afirmó, tras reiterar que las pipas que estaban en Honduras comenzaron a llegar, sin detallar la hora ni la cantidad específica de vehículos.
Funcionarios de Tropigás explicaron el pasado miércoles que esperaban la llegada de Honduras de 10 camiones cisternas con 120 mil galones, con los que comenzarían a normalizar la distribución y se cubriría al 100 por ciento a los clientes de Tropigás.
Reaccionan molestos
Pero los distribuidores continuaron expresando su molestia por el abastecimiento racionado del licuado. Marvin Valle, quien distribuye gas en la ciudad de Masaya, se quejó por las pérdidas económicas provocadas por el racionamiento. “Nos están llenando, pero sólo 32 cilindros”, señaló, considerando esa cantidad ridícula en tanto llena al menos 300 cilindros cada dos días.
Para René Martínez Pineda, quien pasó cinco días con su furgón estacionado frente al portón de Tropigás, afirmó que en la Costa Atlántica la falta de gas ha provocado una fuerte especulación en los precios.
“La gente está comenzado a especular”, afirmó Martínez Pineda, quien distribuye el 80 por ciento del mercado en la Región Autónoma del Atlántico Sur. Según Martínez Pineda, la Región del Atlántico Sur estará desabastecida de gas hasta la semana próxima debido a que en algunas zonas el gas tiene que llegar en barco.
Róger Mendoza, distribuidor mayorista de gas licuado, reconoció que lo han abastecido, pero de forma racionada. “El lunes me dieron 80 cilindros, pero yo lleno cada dos días 350”, cuestionó.
Mendoza afirmó que muy de mañana (de ayer) había llegado una cisterna que descargó gas, y que personal de despacho de la compañía le informó que con esa pipa continuarían abasteciendo, sin embargo el suministro continuó igual que en días anteriores, racionado.