Nacional

Sería un crimen dejar perder Laguna de Apoyo

**Puede terminar como Tiscapa y la Laguna de Masaya, sostiene biólogo **Deforestación se agrega a daño de los depredadores extranjeros **Además, construcciones corren graves riesgos sísmicos en laderas de la laguna

Gustavo Alvarez

Si no se actúa a tiempo para evitarlo, la Laguna de Apoyo corre el riesgo de llegar a sufrir los altos niveles de contaminación y destrucción de otros cuerpos de agua del país como el Lago de Managua, y las lagunas de Tiscapa y de Masaya, debido a las acciones que están llevando a cabo algunos depredadores en la zona, y al desinterés de las autoridades por protegerla, opinaron especialistas en medioambiente.
Los responsables de la destrucción paulatina que sufre la Laguna de Apoyo, no sólo están violando leyes municipales y ambientales, sino las recomendaciones del Sistema Nacional de Prevención de Desastres Naturales (Sinapred), que afirma que las laderas de esta laguna son una zona de alto riesgo para construir, por las fallas sísmicas y el terreno propenso a deslaves.
Un reciente análisis elaborado en la Laguna de Apoyo por especialistas en medioambiente y el Centro de Investigaciones de Recursos Acuáticos (CIRA) de la UNAN, Managua, determinó que el nivel de ese recurso natural continúa descendiendo a un ritmo de 30 cm por año, y en los últimos seis años el agua se ha retirado unos 10 metros de la orilla.
Deforestación es fatal
El ecologista David Ríos Obando aseguró que una de las principales causas del descenso del nivel de agua de la Laguna de Apoyo, es la acelerada deforestación en lo que en términos ambientales se conoce como el área de recarga de ese recurso natural.
Explicó que el área de recarga de esta laguna son las zonas forestales de los denominados “Pueblos Blancos”, donde las lluvias que caen tienen que infiltrarse en el suelo a través del bosque, y estas aguas subterráneas son las que mantienen los niveles de las lagunas de Apoyo y de Masaya.
Ríos dijo que todas las lagunas se alimentan de las aguas subterráneas, y si no hay suficientes árboles para que las aguas se infiltren, los niveles de las lagunas bajan.
En el caso de los “Pueblos Blancos”, Ríos dijo que la deforestación aumenta por la construcción de nuevas urbanizaciones, lo que afecta seriamente las fuentes de agua y el medioambiente en general.
Agregó que la extracción de aguas subterráneas para el abastecimiento humano también afecta la laguna, porque se le está quitando su fuente de alimentación.
Como ejemplo de esto mencionó el abastecimiento de una buena cantidad de agua para Managua, desde Ticuantepe, cuyas corrientes subterráneas provienen precisamente de la infiltración de las lluvias en las zonas boscosas de los pueblos blancos.
Gran deterioro medioambiental
Ríos dijo que lo de Apoyo es una alerta, porque este cuerpo de agua puede llegar a sufrir los altos niveles de contaminación y destrucción medioambiental de otros recursos importantes, como las lagunas de Masaya, Tiscapa, Nejapa, Xiloá y Apoyeque, y del lago Xolotlán, y podemos llegar a perder uno de los mejores atractivos turísticos del país.
“Todas las lagunas del país se encuentran en un peligro serio por la destrucción de su ecosistema. Es un panorama espantoso. No hay autoridades que velen por la protección del recurso”, apuntó el ecólogo.
Añadió que algunas lagunas están en condiciones tan deplorables, que ya ni siquiera queremos mencionarlas, como es el caso de Tiscapa, que a pesar de haber estado entre las principales propuestas de los candidatos a la Alcaldía de Managua, nunca se resolvió el problema, aunque tiene solución.
“Se necesita voluntad ambiental, política y técnica para darle solución a esto. Con la laguna de Masaya pasa lo mismo, porque a pesar de que se habla de salvarla, se le sigue depositando las aguas residuales y basura”, expresó Ríos.
Además de la belleza, el tamaño y el potencial ecoturístico de Apoyo, su importancia radica también en que posee varias variedades de peces que son únicos en el mundo, y los especialistas se encuentran estudiándolos para darlos a conocer.
Construcciones en gran riesgo
Apoyo, al igual que todas las demás lagunas del país, está considerada por un decreto presidencial como área protegida, debido a la vulnerabilidad de todo su ecosistema, lo que debería impedir la construcción de casas o cualquier edificación en sus laderas.
Sin embargo, en las laderas de Apoyo aumenta la construcción de casas y hasta hoteles, pero en esta laguna en particular, el riesgo no es sólo el tipo de suelo poroso propenso a deslaves, sino las fallas sísmicas encontradas tras el terremoto ocurrido en 2000.
Juan Rodríguez, portavoz del Sistema Nacional de Prevención de Desastres (Sinapred), dijo que después de ese terremoto quedó establecida la Laguna de Apoyo como una zona de alto riesgo, donde no deberían llevarse a cabo construcciones.
Explicó que las laderas de esta laguna son zonas de derrumbe, y para el terremoto de 2000 cayeron muchas rocas. “Tiene amenaza de sismo por fallamiento local y por fallamiento de la placa Coco y Caribe, además de deslizamiento, por ser el cráter de un volcán”, dijo Rodríguez.
El ecólogo Ríos señaló de que a pesar de que las lagunas son áreas protegidas, en realidad están muy desprotegidas por el nivel de destrucción que presentan.
Apoyo presenta laderas empinadas, donde la velocidad de una correntada es muy destructiva, y lo único que refuerza el suelo poroso que poseen es la vegetación, pero se sigue destruyendo para construir casas, hoteles y hasta vías terrestres.
Tanto Ríos como el biólogo Jeffrey McCray creen que algunos hoteles y residencias de la Laguna de Apoyo se encuentran en un serio riesgo, porque las laderas en donde están construidas las edificaciones no son seguras.
Ríos expresó que es una lástima el nivel de destrucción al que se están llevando los recursos naturales de Nicaragua.
“Hay serios problemas en las políticas del gobierno en conservación y protección de los recursos naturales, faltan políticas de gestión ambiental, en el sentido de que sean las alcaldías locales las que se encarguen de proteger el recurso, con una visión de utilización de sostenibilidad”, opinó el ecólogo.
Ríos señaló que sería bueno que los candidatos presidenciales incluyeran la protección de los recursos naturales como una de sus principales propuestas en sus planes de gobierno, algo que hasta ahora no se ha escuchado.