Nacional

Rabia bovina mata 25 reses


Francisco Mendoza

MATAGALPA
Veinticinco reses murieron víctimas de la rabia bovina tras ser atacadas por los vampiros en la comarca Pita El Carmen, municipio de El Cua, mientras se reportaron tres personas atacadas por los quirópteros, en un hecho inusitado en Jinotega, declararon ganadores alarmados.
El Magfor se declaró manos arriba, porque no cuenta con los medios para atrapar a los vampiros causantes de esta mortal enfermedad ni con vacunas antirrábicas para tratar a los animales afectados.
El alcalde de El Cua, Erick Castillo, y el Concejo, preocupados por esta situación que afecta a los productores ganaderos y que pone en riesgo unas diez mil cabezas del hato, realizaron una reunión con los productores de la zona, las autoridades del Magfor y el Ministerio de Salud, para buscar una solución, debido a que también tres personas han sido mordidas por vampiros.
Por el Misterio Agropecuario y Forestal estuvieron presentes el doctor Tomás Alarcón y Otto Blandón, del área de sanidad animal. Alarcón explicó que los animales han muerto por rabia, una enfermedad que es transmitida por las mordeduras de vampiros, a los que sólo se puede controlar por medio de redes, pero actualmente no contaban con ese material debido que sólo lo fabrican en Japón
Alarcón agregó que han dejado de utilizar estas redes para atrapar murciélagos por la fuerte oposición de los ambientalistas, y las que tienen no son efectivas como las japonesas, que permiten atrapar al vampiro y colocarle veneno que posteriormente lleva a la madriguera, donde es trasmitido a los demás quirópteros cuando éstos tratan de limpiarlo.
Magfor manos arriba
Una de las fincas más afectadas por el ataque de rabia bobina es La Candelaria, ubicada cerca del sector de la Pavona Abajo, propiedad del productor Jorge Castro, donde catorce semovientes han muerto de rabia. Además, han sido afectadas las propiedades de los productores Juan Picado, David y Oscar Herrera, y Dimas Barrera, entre otros.
En esta reunión también estuvo el Ministerio de Salud, representado por el doctor Harry Velásquez, del Silais Jinotega, y la doctora Magda Sequeira, del Departamento de Higiene y Epidemiología, quienes son los que han puesto los medicamentos para evitar más contagios, porque el Magfor se declaró manos arriba, aseguraron los productores.
Unos diez kilómetros cuadrados están siendo inspeccionados por el Ministerio de Salud y técnicos del Ministerio de Agricultura, con la finalidad de evitar que la enfermedad se siga expandiendo a las fincas productoras de ganado de la zona.
En esta primera jornada, donde el Ministerio de Salud ha proporcionado las vacunas antirrábicas, se han logrado aplicar 2,824 vacunas a semovientes, 2,812 a perros y 969 a gatos; asimismo, se ha aplicado vacuna a tres personas que han sido mordidas por los vampiros, las cuales están recibiendo el tratamiento completo para evitar complicaciones.
El Ministerio de Salud está gestionando unas 4,000 vacunas más ante el Minsa central, con el objetivo de ponerle fin a esta epidemia de rabia, que mantiene alarmados a los productores ganaderos de la zona, debido a que es primera vez en la historia de la ganadería jinotegana que se da este tipo de enfermedad.
El año pasado se descubrió un caso de rabia felina, cuando un gato montés (gato de monte) fue capturado, y al examinarlo por las autoridades correspondientes le detectaron rabia, producida por mordedura de vampiros.
Alarcón llamó a los productores a no alarmarse.