Nacional

Debate en reino de las tinieblas

Esta semana el país colapsó por falta de fluido eléctrico. A última hora, en un final casi dramático, todo se arregló de forma inesperada y sospechosa. Para David Castillo, Presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), el gobierno pudo evitar la crisis con “algunas acciones”. Y José Ley Lau, representando a Unión Fenosa, considera que la empresa española no es la única culpable de los insoportables apagones, ahora ligeramente superados. EL NUEVO DIARIO conversó con ambos funcionarios, quines debaten sobre el tema

David Castillo, Presidente Ejecutivo del INE:
“Arbitraje es de ineludible cumplimiento”
Oliver Bodán
¿Cómo está el proceso de arbitraje en los contratos de concesión de Unión Fenosa?
El martes pasado el Consejo de Dirección del INE resolvió que se iniciase el proceso de arbitraje, entre Unión Fenosa y el INE, con base en la cláusula 27 del contrato de concesión de distribución de Disnorte y Dissur.
Esa decisión tiene su raíz en dos temas. El hecho de que Unión Fenosa ha abierto 78 juicios contra las decisiones de regulación que ha tomado el INE, y que nos ha venido limitando nuestra capacidad de actuación al estar recurridas una serie de decisiones en defensa de los consumidores. ¿Por qué no recurren contra los ajustes tarifarios? El contrato ya contemplaba a que las diferencias se resuelven a través del método de arbitraje.
¿Qué implica?
El arbitraje implica que los puntos de diferencia que tenemos Unión Fenosa y el INE, que tienen que ver, entre otros, con el tema de los descuentos tarifarios en la población por falta de servicio eléctrico; la devolución de los cobros de alumbrado público a los que no tienen.
El hecho de que no estén las garantías y los pagos a los generadores al día, y un rosario más de cosas, los árbitros van a decidir si tenemos o no la razón como INE, si hemos aplicado correctamente la ley y la norma, y con los resultados empieza a operar el capítulo del mismo contrato que se llama decidir sanciones. En la medida en que el INE gane en el arbitraje, en esa medida las sanciones que están allí recurridas en la discusión van a ser efectivas.
¿Es de ineludible cumplimiento?
De total e ineludible cumplimiento, porque la ley vigente, al momento de la firma de contrato, era el Código del Procedimiento Civil, y con base en eso se metió en el contrato esa cláusula. Posteriormente, en 2005 se aprobó la Ley de Mediación y Arbitraje en la Asamblea, y dejó como una situación voluntaria entre las partes el hecho de escoger ese sistema de arbitraje.
Pero una vez que la voluntariedad de ponerlo en un contrato se exprese, es de total y de ineludible cumplimiento. O sea, aquí no existe el hecho de que Unión Fenosa diga: yo no quiero ir a arbitraje. Está obligado a ir a arbitraje.
Al hablar de discrepancias legales ¿hasta dónde está dispuesto a llegar el INE? ¿Hasta las últimas consecuencias?
Hasta donde termine el procedimiento de acuerdo con la ley.
¿Eso puede incluir una rescisión de contrato?
Dependiendo del número de incumplimientos. La rescisión de contrato está claramente definida. Si se llegasen a condiciones en que hay causales para eso, evidentemente el INE está obligado a hacerlo.
¿Cuáles son las causales?
Por ponerte un ejemplo, si se llega a un nivel de descuentos tarifarios de un diez por ciento en el año por no suministrar la energía con la calidad y la continuidad requerida a los clientes, es una causa de liquidación de contrato.
¿No creen ustedes que ya ha habido suficiente incumplimiento de Fenosa para rescindirle el contrato?
Actualmente el INE ha dictado tres por ciento de descuento.
No sólo existe ese tema, hay otros
Es que ese es el tema central, porque los otros temas en los que tenemos discrepancias tienen que ver con aspectos de inversiones que les afectan a ellos su flujo de efectivo y les causa pérdidas, que a nuestro modo de ver deben ser superadas a través de inversiones. Ese tema no está regulado en el contrato, pero sí la calidad del servicio. Entonces, ese es el mecanismo para obligarlos a invertir.
¿Ellos sólo han fortalecido su área de facturación y cobro y no la inversión?
Ha habido inversiones en la red y no podemos decir que no se han hecho. Lo que podemos decir con propiedad es el hecho de que no han sido lo suficientemente efectivas, y que existen tecnologías modernas que permiten hacer más eficientes esas inversiones.
Ellos aducen que les roban energía, y constantemente viven pidiendo que debe hacerse una ley en la Asamblea que penalice el robo de energía. Nosotros les hemos dicho que es inviable conseguir el apoyo político en la Asamblea para penalizar el fraude.
Pero sí hemos investigado las nuevas tecnologías en el campo de la electricidad que permiten evitarlo: el tipo de acometida que se utiliza con cable concéntrico, el tipo de mediciones en la medida, que tiene sensores que si está siendo manipulado o no un medidor. El hecho de los transformadores que tienen capacidad de medición. Es decir, te miden desde el medidor, y te miden con el transformador. Todo eso requiere inversiones por parte de la distribuidora.
¿Fenosa también puede demandar al Estado?
Hay causales por las cuales puede demandar al gobierno, pero eso no es un tema que le compete al INE. El INE administra el contrato de concesión de distribución de Disnorte y Dissur. El otro contrato que existe es el de la venta de activos, que fue hecho con ENEL, y en todo caso, allí hay otras condiciones por las cuales puede demandar al Estado.
Como país, ¿estamos preparados para una demanda de Fenosa? Se hablan de entre 400 y 450 millones de dólares.
A nuestro modo de ver, y es una de las razones por las que nos fuimos a este arbitraje, es que no debemos como país hacer ninguna acción arbitraria ni apurada en contra de Unión Fenosa, si no está sustentada en contrato y en la ley.
El único modo que ellos tienen para poder meterle una demanda al país, es si el INE, por decirte algo, intempestivamente dice: “Te cancelo esta concesión”. Pero esperate, si no hemos abierto ni agotado el proceso de arbitraje que contemplaba el contrato.
Si el arbitraje no se hiciera, y nos fuéramos “por nuestras pistolas”, que no es nuestra intención, pero si quitáramos una concesión, porque el clamor popular eso pide, evidentemente estaríamos poniendo en riesgo el patrimonio de la nación
Porque sí tendrían chance de que suceda lo que sucedió en Dominicana: al salir de una forma intempestiva el ente regulador, y además de la quiebra de medidores y cosas que hizo la población, ellos tuvieron los argumentos para poder cobrar esos seguros y esas garantías.
¿No estamos preparados, entonces, contra una demanda internacional?
No, pero si ellos quisieran hacer una demanda internacional, porque dijesen que aquí no se les ha brindado las condiciones para operar, el INE tiene suficiente material para defender a Nicaragua.
¿Estamos preparados?
Yo estoy preparado, el INE está preparado.
¿Fue ésta una crisis prefabricada o no?
No tengo yo evidencia para decir que fue prefabricada. O sea, si una planta diesel tuvo problemas técnicos y después logra corregirlos, es difícil… Es como el caso de un carro. Vos me decís que los frenos fallaron y no lo podés usar, llego a ver y encuentro la manguera desarmada, te tengo que creer que se te fregaron los frenos.
¿Qué le dice su experiencia?
Que había algunas acciones que podían haber evitado esta crisis y que no se habían hecho. Y ya ves que estamos mejorando.
¿Cuáles?
El hecho de que ENEL tuviera plata para poder generar sus turbinas. El hecho de que hubiera una planta en el mercado regional para poder comprar energía.
¿Pero si no llueve pronto estaríamos en otro problema?
Estaríamos con graves problemas en verano. Pero confiemos en Dios.

José Ley Lau, Director de Negocios de Unión Fenosa:
“Falta de confianza y nos satanizan”
¿Cómo puede solucionarse la eterna crisis energética?
La crisis hay que dividirla en dos partes: lo actual y aquello que se puede resolver a mediano plazo. ¿Qué es lo que podemos hacer actualmente? Que los generadores, las plantas eléctricas, vuelvan a trabajar aquellas que están hoy fuera por problemas técnicos, como son Corinto, Censa y como es Tipitapa.
Dos: que pronto empiece a llover para garantizar que la hidroelectricidad pueda contribuir a que la planta Centroamérica y la planta Santa Ana puedan producir por lo menos más nivel de lo que ahora están produciendo.
Hasta antes que dieran la orientación para producir más con las plantas Centroamérica y Santa Bárbara, se estaba produciendo nada más 300 megavatios al día. Hoy estamos a 900. Eso es lo que nos ha ayudado en una buena parte a paliar el problema.
Otra cosa adicional fue que nosotros nuevamente pudimos importar energía eléctrica de Guatemala, que estaba restringida totalmente, desde el lunes. Nosotros comenzamos a importar ayer.
¿Por qué?
Porque ellos tuvieron un problema de una planta según me dicen allá, de una planta de carbón de 125 megavatios, y eso restringió las exportaciones de Guatemala, de los agentes del mercado de Guatemala a otros mercados como el nuestro.
Pero parcialmente eso se ha corregido, y nos ha permitido importar 25 megavatios. Para más o menos darte una idea: el lunes teníamos previsto importar 45 megavatios, ya estaban casi asegurados.
La energía que se compra en el mercado de ocasión, no es una energía firme, o sea, yo te oferto y yo te compro. Puede ser suspendida en cualquier momento, no hay un compromiso de entregar. Esas son las reglas que están vigentes en el mercado de ocasión, en el mercado regional. No hay energía firme.
Pero también, ¿qué es lo que se tiene que asegurar para que también en el corto plazo podamos seguir reduciendo los déficit? Tiene que haber una estabilidad financiera que no existe. De allí esa importancia ahorita para comprar algún tiempo, la emisión de esas letras.
¿Se está refiriendo al subsidio de los nueve millones de dólares?
Así es. La tarifa nos debe a nosotros 19.6 millones de dólares al 31 de julio. Para recuperar ese dinero la tarifa tiene que ser ajustada, y los clientes son los que tienen que pagar esa deuda que tienen con el distribuidor.
Pero como no es viable ajustar la tarifa para recuperar totalmente eso, con plazo relativamente corto, el Estado, considerando que está subsidiando a todos aquellos consumidores de menos de 150 kilovatios hora, de consumo mensual dice:
Yo puedo emitir unas letras por el orden de los nueve millones de dólares, que estarían respaldados con los subsidios que yo tengo que entregar a los consumidores de hoy hasta los próximos doce meses.
Claro, el Ministerio de Hacienda no puede emitir esas letras si no es por ley, porque está pagando algo anticipadamente. Pero también está respaldado, por eso, de que es un hecho que ese subsidio a los consumidores de menos de 150 kw y está respaldado por la deuda que la tarifa tiene con nosotros que es de 19.6 millones de dólares.
¿Qué permitiría esto?
Nos compra un poco de tiempo, para poder ir viendo cómo se resuelve el problema de los 19.6 millones de dólares. Si nosotros no contamos con ese dinero, o los clientes no nos pagan la energía que estamos entregando, definitivamente la empresa va a tener problemas financieros, y no vamos a poder comprar siquiera energía al mercado regional.
O pagarle el ciento por ciento de la factura a los generadores, sobre todo que hay un desfase entre el precio real y el precio desconocido. Ahora, la tarifa reconoce por decir así 108 dólares y el precio real es de 111, 112 ó 113.
Aunque el ente regulador ha venido ajustando la tarifa, y eso es un hecho que es cierto, que desde que asumió David Castillo, ha venido ajustando la tarifa, esos ajustes no han sido suficientes para poder acercar la tarifa a lo que debiera ser, porque el precio el petróleo ha venido incrementándose más rápidamente que los ajustes.
Entonces, esos 9 millones de dólares son importantísimos, y aquí se ha empezado a darle a una connotación política, como que es un subsidio a nosotros. No es un subsidio a nosotros, es un subsidio que el Estado decidió otorgárselo a los consumidores de menos de 150 kw, y está establecido en la Ley de Estabilidad Energética, que a los consumidores de menos de 150 kw hora no se les aumente la tarifa.
¿Y la propuesta de que no administren ustedes este subsidio sino ENEL?
Yo creo que es una falta de confianza, y eso es satanizar a las empresas distribuidoras, porque definitivamente nosotros hemos cumplido con todos los compromisos que hemos adquirido, siempre y cuando existan las condiciones.
Pero para no entorpecer esta solución que se discutió en conjunto con el INE, en el Ministerio de Hacienda, hace como dos meses, hemos dicho que ese dinero vaya directamente a ENEL. Nosotros podemos pagar al resto de los generadores, podemos comprar energía en el mercado regional y el sistema trabajaría por lo menos por dos o tres meses, asumiendo que todos los problemas técnicos de las plantas han sido resueltos.
Pero hay que destacar también que el sistema nuestro es endeble, es débil. La planta geotérmica 3 de Managua tiene más de 45 años, si normalmente esas plantas tienen una vida útil de 20 ó 25 años, ya está sobrepasada. Y la gente hace un esfuerzo grande para mantenerla en operación.
Pero esa falta de confianza está justificada. Por ejemplo, la Contraloría sostiene que ustedes han incumplido el contrato “de manera sustantiva y reiterada”. Y mencionan 16 puntos.
Pero dónde están, yo no conozco ninguno. Lo que más dicen es que no invertimos. ¿Cómo no vamos a invertir si hemos incorporado a más de 200 mil clientes? Si vos te llegás al negocio de la hotelería, y decís, yo antes recibía veinte huéspedes diarios, y ahora recibo cien. ¿Vos creés que recibiste el crecimiento con el mismo número de habitaciones que tenías? No, tuviste que invertir para hacer nuevos cuartos.
Igual nosotros. Teníamos 400 mil clientes, hoy tenemos 600 mil. No fue por arte de magia que incorporamos casi la mitad de los clientes que teníamos hace cinco años. Hay que invertir. La demanda nuestra andaba por trescientos y tantos megavatios, y hoy anda en 400 y pico megavatios. ¿Cómo se puede surtir esa demanda adicional?
Pero se sostiene que han invertido más en cobro y facturación.
No hombre. ¿Pero a quién se le ocurre eso, en cobro y facturación? Si allí están los clientes, allí se pueden verificar físicamente más de 200 mil clientes desde que nosotros asumimos la empresa. Eso tiene un costo de inversión.
Claro, hemos invertido también en sistemas de computación, en nuevos vehículos, en nuevas oficinas, hemos invertido en nuevas herramientas, hemos invertido en equipos de subestaciones.
¿Cuánto han invertido?
Sesenta y cinco millones de dólares de 2000 a 2005. Y por eso es que nosotros le hemos dicho al INE y a todo el mundo: Hombre, que nos dejen hacer una auditoría.
Nosotros todos los años por ley tenemos que hacer una auditoría. Los resultados de esa auditoría se le mandan al INE. Allí es fácilmente comprobable, que vengan, nosotros estamos anuentes a que nos hagan una auditoría. Lo único que nosotros pedimos es que la haga una empresa internacional de prestigio. Una auditoría tanto operacional como financiera.
¿Cuándo piensan revertir el sentir negativo que la población tiene hacia ustedes?
Para nosotros es difícil. Desgraciadamente nosotros hemos sido incapaces de dar a conocer al público, y que nuestros clientes comprendan cómo está segmentado el sistema eléctrico de Nicaragua. Toda la culpa recae sobre nosotros.
En todo negocio hay fuerza mayor, y nosotros no somos productores de electricidad, somos vendedores, distribuidores, transportadores de electricidad.
Si las plantas eléctricas no producen electricidad, nosotros no podemos distribuir electricidad. Sin embargo, toda la culpa recae sobre nosotros, y mucha gente que opina, que hace opinión en el país, quizá porque no sabe exactamente cómo trabaja esto, siempre nos responsabiliza.
¿Cómo cree que se siente un cliente que le cobran alumbrado y no tiene?
Pues sí, esos son errores, sin embargo, nosotros le mandamos a decir a todos los clientes, que estamos haciendo un inventario de toda esa cuestión.
¿Hasta dónde están dispuestos a llegar con el arbitraje?
Nosotros queremos trabajar. Que nos dejen trabajar. Y el arbitraje se ha visto de otra forma. Un arbitraje es un mecanismo para tratar de resolver ciertas diferencias y lo están viendo como si fuera un juicio político y no es eso. Porque nosotros también tenemos una serie de derechos o de reclamos que el INE no ha cumplido.
Siempre están anuentes a la verificación. La auditoría financiera nos va a decir: miren, éste es su estado financiero, hay pérdida de esto, hay ganancia de esto, han invertido en esto.
Pero es obvio que ustedes ganan. Si no, no estuvieran aquí.
No, en los últimos años no hemos ganado.
¿Entonces, están por beneficencia?
No, porque sencillamente el flujo lo permite, porque hay períodos contables que consideran ciertas cosas que no son salida de dinero, como por ejemplo la depreciación.
¿No está ganando plata Unión Fenosa?
No estamos ganando plata.
¿Y qué están haciendo, entonces?
No hay ninguna empresa que desde un principio empiece a ganar. Nosotros no apostamos para ganar tres o cuatro años y después irnos. Nosotros estamos aquí para veinte años, treinta años.
¿Qué errores han cometido?
Errores operacionales, que nuestras cuadrillas te pueden hacer un corte hasta indebido.
Se les identifica como unas maquinarias eficaces para “cortar” y cobrar.
Puede ser. Es cierto. Mucho de nuestro personal en el campo toma actitudes un poco negativas con nuestros clientes. Nosotros queremos tratar de corregir eso, pero no es fácil. Acordate que mucha de esa gente viene con una baja escolaridad, a lo mejor llegaron a sexto grado o primer año, y andan asoleados algunas veces.
Entonces muchas veces en un corte, ellos asoleados y el cliente que no quiere entran en conflicto. Algunas veces es cierto que nos equivocamos con la facturación. Algunas veces no sabemos reconocer nuestros mismos errores, pero eso se magnifica.