Nacional

Bolaños propone alza en tarifa de agua

Un déficit en el sistema de generación de energía, que en su peor momento alcanzó los 150 megavatios, provocó apagones de hasta 15 horas diarias y desabastecimiento de agua en los centros urbanos de las ciudades de la región del Pacífico.

El presidente Enrique Bolaños sugirió hoy incrementar en un 40 por ciento la tarifa del agua potable para solucionar la crisis energética que afronta el país.
"La población bien puede pagar 70 centavos de córdoba (cuatro centavos de dólar) por el galón (3,8 litros) de agua potable, en vez de los 50 centavos de córdoba (tres centavos de dólar) que actualmente cobra la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal)", dijo Bolaños.
Para el mandatario, los nicaragüenses pueden pagar "un poquito más" por el servicio de agua, debido a que "muchos de los consumidores pequeños, gente humilde", compran un barril de agua, con capacidad para 50 galones, hasta a 40 córdobas (2,3 dólares).
Agregó que en esa transacción informal la población paga por galón hasta 80 centavos de córdoba (casi cinco centavos de dólar), por lo que a su juicio pagarían el incremento que pretende autorizar.
Bolaños señaló que si se aprueba esa alza "se solucionaría el problema, pero la Asamblea (Nacional) no aprueba" ese incremento. El gobernante indicó que esa alza permitiría perforar una mayor cantidad de pozos que suministrarían el líquido por más tiempo y a mayor cantidad de clientes.
Agregó que el costo del galón, en la actualidad, no cubre los costos para hacer mayores inversiones en ese servicio, ni "mantener el sistema caminando".
Crisis se podría agudizar sin lluvia
De igual forma Bolaños advirtió sobre un agravamiento de la crisis energética en todo el país, si en los próximos días no llueve para aumentar el nivel de las aguas en el lago de Apanás para la producción hidroeléctrica.
En las últimas semanas no ha llovido en la cuenca que alimenta al lago de Apanás para la producción hidroeléctrica de las plantas Santa Bárbara y Centroamérica, que en conjunto generan más de 100 megavatios, dijo Bolaños.
"Esperamos que suba (el nivel de agua de Apanás) o que se le pegue fuego a Managua", dijo el gobernante en alusión a las protestas de pobladores que esta semana se lanzaron a las calles para exigir una pronta solución del problema.
Ante el creciente descontento de la población, el miércoles se reanudaron las operaciones de las hidroeléctricas. La reactivación de las turbinas hidroeléctricas alivió los apagones que se redujeron a partir del jueves de ocho a tres horas diarias por sectores.
La ausencia de lluvias es "por nuestra conducta que despalamos (deforestamos) y dejamos un desierto" las zonas de bosque que rodean la cuenca del lago de Apanás (180 km al norte de Managua), criticó Bolaños.
Además del problema de generación hidroeléctrica, hubo fallas técnicas en las turbinas de la estatal Generadora de Occidente S.A (GEOSA), cuya reparación llevará varios días.
También hubo problemas para comprar energía en el mercado regional, ya que Guatemala, que estaba suministrando 45 megavatios/hora, también tuvo dificultades y suspendió el suministro, explicó el mandatario.
"El sistema (de generación eléctrica) está débil y necesita que se le inyecte dinero", argumentó Bolaños, quien demandó al Parlamento aprobar la entrega de nueve millones de dólares en letras del tesoro para la transnacional española Unión Fenosa.
Leer: Asamblea discutirá subsidios para Fenosa
El gobierno propone pagar de forma anticipada a la compañía por el subsidio en la tarifa eléctrica que se otorga a sectores sociales con consumo menor a 150 kilovatios/hora, a fin de que ésta cumpla sus obligaciones de pago con las generadoras.
El tema ha provocado polémica en el Congreso, que suspendió la sesión de este viernes en que se analizaría la solicitud presidencial, porque algunos diputados estiman que el Estado no puede avalar la ineficiencia de Unión Fenosa en el manejo de la distribución eléctrica.