Nacional

Contrabando es dirigido por salvadoreños

*** Extranjeros hacen el negocio de su vida, pues el kilo de queso se paga aquí a 1,80 dólares, y en su país lo venden a 3,40 dólares *** Productores de Unileche aseguran que autoridades les detienen cargamentos, pese a que están dentro del territorio nacional

Gustavo Alvarez

Productores lácteos de Nicaragua responsabilizan a salvadoreños de ser los que dirigen las operaciones de contrabando de queso hacia el vecino país, y culpan al gobierno por la deficiente infraestructura vial, que impide que las industrias locales puedan comprar la leche en las zonas más alejadas.
El Diario de Hoy de El Salvador publicó una serie de reportajes sobre la ruta del contrabando del queso nicaragüense, en el que menciona que del año 2000 al 2006, han entrado ilegalmente a este país, más de 4 millones de libras de queso, quesillo y crema, procedentes de Nicaragua, utilizando las vía terrestre y marítima.
Recientemente la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA) de Nicaragua, montó una serie de operativos en las carreteras del país, para frenar posibles cargamentos de queso que pudieran entrar de contrabando a El Salvador.
Los operativos se detuvieron porque los queseros protestaron ante lo que consideraron un abuso, por detener cargamentos de queso en las carreteras nacionales, sin que estén atravesando ninguna frontera.
Germán Flores, presidente de la Unión Nicaragüense de Productores de Leche, (Unileche), dijo que no se puede denominar contrabando al transporte de un producto en las carreteras nacionales.
“Yo estoy de acuerdo en que debemos ser exigentes en exportar con calidad y se llenen requisitos sanitarios exigidos por la ley, pero si yo estoy moviendo mi producto en territorio nacional, no estoy contrabandeando”, apuntó.
El representante del gremio lechero afirmó que la falta de acceso a muchas zonas lecheras, hace que las plantas industriales no puedan llegar a acopiar, y que los productores tengan que vender la leche a los queseros artesanales, parte de los cuales venden el producto a El Salvador.
Flores dijo que la producción de leche, según cifras oficiales de 2005, fue de 154 millones de galones, pero solo el 13 por ciento de esa cantidad fue acopiado por las plantas industriales, lo que significa que el resto se destinó a la fabricación de quesos.
El productor también señaló que el acopio de las plantas industriales ha bajado, ya que en el año 90 acopiaron el 25 por ciento de la producción y el año pasado el 13 por ciento.
Dijo que si los productores lácteos no pudieran vender la producción a los queseros artesanales, estarían en peores condiciones a las que ya enfrentan.
Reconoció que lo ideal sería que las plantas industriales del país compraran la mayor parte de la producción de leche, pero esto no ocurre.
Salvadoreños dirigen contrabando
Por su parte, Wilmer Fernández, presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), dijo que son los mismos salvadoreños quienes han montado la red de contrabando de queso, estableciendo plantas productoras en territorio nica.
Dijo que también tienen contactos con productores nacionales, pero que son los mismos salvadoreños los que llevan a cabo la producción e introducción ilegal del producto hacia su país.
Fernández señaló que este contrabando de queso es parte de un negocio redondo, ya que el kilo del producto se paga en Nicaragua a 1,80 dólares y en El Salvador el precio es de 3,40 dólares.
Fernández se quejó de los problemas que enfrentan los productores nacionales, como la falta de caminos y carreteras en buenas condiciones, electrificación y otros problemas de infraestructura que les impide mejorar en su producción.
Consideró difícil estimar qué cantidad de queso se produce y cuánto de ello se exporta a El Salvador legal e ilegalmente, porque las cifras que existen en el país son diversas.
EL NUEVO DIARIO trató de obtener de parte de la DGA y del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), una estimación de lo que representan las más de 4 millones de libras de queso que ha incautado El Salvador, pero estas instituciones no respondieron a nuestra solicitud.
Controles han mejorado
Sin embargo, autoridades del Ministerio Agropecuario y Forestal (MAG-FOR), aseguraron que los controles para evitar el contrabando de queso a El Salvador se han incrementado, pero la frontera es demasiado amplia para establecer un control total.
Denis Salgado, titular de la Dirección General de Protección y Sanidad Agropecuaria (DGEPSA), dijo que aunque no es competencia del MAG-FOR frenar el contrabando, se sabe que existe una gran banda de contrabandistas del producto lácteo.
Dijo que la DGEPSA ha reforzado las inspecciones de cuarentena, y desbarataron toda la red de contrabando de queso hacia Estados Unidos, que se iba por aire, pero en lo que respecta a la frontera, es más difícil.
“La frontera es demasiado amplia y se escapan quesos hacia Honduras y El Salvador”, expresó.
Aseguró que sabe de plantas queseras en Nicaragua que están en manos de salvadoreños y hondureños, pero que muchos de ellos exportan legalmente a sus países, aunque se habla de que otros lo hacen de manera ilegal.
Nicaragua exporta legalmente más de 20 millones de dólares anuales en queso, principalmente a El Salvador, Honduras, Estados Unidos y México.