Nacional

Fidel y Raúl Castro aparecen con Chávez

*** Ocho nuevas fotos publicadas por el diario oficial Granma muestran a los tres celebrando el 80 cumpleaños del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana *** Presidente venezolano le llevó de regalo una taza de la vajilla de Napoleón, una daga de Simón Bolívar, y un cuadro del pintor venezolano José Antonio Quintero *** Bajo el título “Tarde inolvidable entre hermanos”, el diario reseña tres horas en las que Castro departió el domingo

El presidente de Cuba, Fidel Castro, apareció en su lecho de enfermo junto al presidente venezolano Hugo Chávez y su hermano Raúl, en el festejo de su 80 cumpleaños, en nuevas fotografías publicadas este lunes tras dos semanas de incertidumbre y especulaciones.
Ocho nuevas fotos fueron publicadas en el periódico oficial Granma, un día después que el diario Juventud Rebelde divulgara las primeras cuatro imágenes de Fidel Castro, desde que reveló el 31 de julio, cuando fue sometido a una compleja cirugía intestinal y cedió el poder por primera vez desde 1959, a su hermano.
Bajo el título “Tarde inolvidable entre hermanos”, Granma reseña tres horas en que los Castro departieron el domingo con Chávez, quien partió este lunes a Jamaica.
Una de las fotografías muestra a Castro postrado en su cama, vestido con una camisa roja --distintiva del movimiento de Chávez--, posando con un retrato suyo que Raúl Castro le obsequió al venezolano.
En otra instantánea, Fidel Castro empuña una daga que le regaló su amigo y aliado, en dos aparecen estrechándose la mano, otro par los muestra cuando escriben en una libreta, en otra comen yogur. Una última, muestra un abrazo de Raúl y Chávez.
“Ésta es la mejor de todas las visitas que he hecho en mi vida”, dijo Chávez, según Granma. El mandatario venezolano expresó sobre la recuperación de Castro: “¿Qué ser humano es éste? ¿De qué material está hecho? Es, como dicen ustedes, de caguairán (árbol recio de la isla)”.
Chávez contó a Castro que trató por una semana de hacerle un retrato, pero desistió la madrugada del domingo, inconforme con los trazos del perfil, y optó por regalarle una taza de la vajilla de Napoleón, una daga que fue del libertador Simón Bolívar, y un cuadro del pintor venezolano José Antonio Quintero.
A su vez, Raúl regaló a Chávez un retrato de Fidel hecho en 1959 por el pintor mexicano David Alfaro Siqueiros, el cual estuvo por mucho tiempo en su despacho de Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
“Una tarde inolvidable”
“Fue una tarde inolvidable, compartida entre hermanos de sangre y de causa, que trajo fuerzas y aliento nuevos al aguerrido comandante de mil batallas, empeñado en una nueva victoria por la vida”, expresó Granma.
Sergio Aguirre, portavoz del Departamento de Estado estadounidense, afirmó a la AFP en Washington que “los hermanos Castro están tratando de imponer una sucesión dinástica con Raúl como regente y heredero”.
A diferencia de las imágenes de Juventud Rebelde, en las que posa sentado, en todas las de Granma se ve a Castro en una cama de hospital. Es la primera vez en 48 años de revolución que los cubanos lo ven postrado en un lecho de enfermo.
“Estamos acostumbrados a verlo como un roble”, dijo a la AFP, Telésforo González, un jubilado de 77 años.
La única foto de Granma en que no aparece el mandatario, fue tomada cuando Raúl Castro recibió a Chávez al mediodía del domingo, lo cual se difundió en televisión y fue su primera aparición pública como presidente provisional, acabando con dos semanas de especulaciones.
“Fidel sigue ahí, enfermo y acostado, pero ahí, y mientras él esté nada va a cambiar”, dijo a la AFP un comerciante de 73 años que prefirió guardar su identidad.
Exiliados cubanos en Miami también sacaron sus cuentas. “Él está tan mal, estimo que no regresa”, dijo Lázaro Segundo, un exiliado de 77 años. “Le tiro un cálculo de seis meses a Raúl”, sostuvo otro hombre de 78 años.
Funcionarios cubanos han fustigado los rumores. “Raúl no es una vedette”, dijo el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón; y el ministro del Azúcar, Ulises Rosales del Toro, señaló que el hermano de Fidel es un “estratega” y un hombre confiable para dirigir el país.
Junto a las imágenes de Juventud Rebelde, Fidel Castro dirige un mensaje en que deja abierta la posibilidad de su muerte y un futuro de Cuba sin él: “El país marcha y seguirá marchando perfectamente bien”.
En la nota, firmada de su puño y letra, dice sentirse “muy feliz”, que mejora, pero que la recuperación será lenta y puede incluso haber una “noticia adversa”.
La brasileña Claudia Furiati, autora de su “biografía consentida”, asegura en una entrevista en el diario argentino Clarín, que tiene “información fehaciente” de que el líder cubano tiene un agravamiento de una antigua enfermedad sin ser maligna.
Castro tuvo un festejo de cumpleaños sin precedentes el domingo, con conciertos multitudinarios y movilización de unas 120,000 personas en tareas de la caña de azúcar, a pesar de que había pedido aplazar las festividades para el 2 de diciembre, cuando ya estuviera recuperado.