Nacional

Manifestaciones por falta de agua y luz

Cientos de habitantes de los barrios de Managua bloquean las calles con trastos, baldes, y carretones, mientras Unión Fenosa anuncia más apagones.

Los apagones eléctricos y cortes de agua se agudizaron este lunes a un nivel "crítico", mientras aumenta el descontento de la población que de manera espontánea bloqueó las calles en distintos puntos de la capital.
El racionamiento eléctrico de seis o más horas por sectores también generaba desabastecimiento de agua en medio de la indignación de pobladores que recorrían las calles con todo tipo de trastos en busca del líquido para satisfacer sus necesidades diarias.
"Tenemos cinco días de estar en seco, andamos pidiendo agua de un lado a otro aunque sea tomar y para cocinar", dijo una pobladora de uno de los barrios en el sector oriental de Managua que bloquearon la vía por unas horas con baldes, tanques y carretones de mano.
Vecinos del municipio de ciudad Sandino, 15 km al oeste de Managua, se manifestaron frente a las oficinas de la empresa nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado (Enacal) para exigir el suministro de agua.
"No tenemos agua ni para bañarnos, no enviamos a los niños a clase porque no hay agua para lavar la ropa, ni energía para planchar", dijo una de las manifestantes a los periodistas.
En Tipitapa, 25 km al norte de Managua, cientos de habitantes salieron a las calles exigiendo el suministro de agua y electricidad.
Pese a un calendario de racionamiento eléctrico los cortes se realizan de forma sorpresiva, provocando daños en electrodomésticos y pérdidas de alimentos refrigerados, se quejaron vecinos.
Una funcionaria de Enacal atribuyó la escasez de agua a los cortes de energía porque afectan el bombeo de agua y una vez restablecida la electricidad se debe esperar de dos a cuatro horas para que arranque el motor de los pozos de suministro.
En medio del clamor de la población por la falta de agua y electricidad la distribuidora de energía, la española Unión Fenosa, anunció que el sistema de generación eléctrico está en "situación más crítica" que la semana pasada por lo que "las afectaciones serán mayores que las previstas a partir de este lunes".
"Actualmente el sistema eléctrico de Nicaragua tiene un déficit de 140 MW/h equivalente a un tercio de la demanda energética nacional", expuso Unión Fenosa en un comunicado en el que deslinda responsabilidad por dicha situación.
La transnacional argumentó que el déficit energético tiene su origen en el bajo nivel del lago Apanás, en el norte del país, cuyas aguas se utilizan para la producción de energía de las dos principales plantas hidroeléctricas cuya capacidad actual no supera 30% de su capacidad.
Pero "un giro inesperado" en el sistema ocurrió el fin de semana por una falla en la caldera de una de las unidades de la Planta Managua, propiedad de la estatal Generadora Central, S.A (Gecsa) lo que aumentó "el margen negativo de energía eléctrica", acotó.