Nacional

Jueces amonestados tres veces, perderán el cargo

* Influencia de los medios es decisiva en las resoluciones judiciales * Es inmoral ser corrupto, pero también recibir mejor paga para dejar de serlo * Honradez no se compra; el honrado que no toca un alfiler tampoco tocará un millón de dólares

MASAYA -La dependencia política, económica y religiosa de jueces, magistrados y personal administrativo del Poder Judicial “será una cosa del pasado” cuando entre en vigencia el Código de Ética el año próximo, el cual se encuentra en proceso de validación para su pronta aprobación por los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.
Así lo refieren el presidente del Tribunal de Apelaciones de Granada y coordinador de la Comisión Ad-Hoc por la Corte Suprema de Justicia, doctor Norman Miranda, y el profesor Nassere Habed, asesor del Poder Judicial.
Para el profesor Habed, psicólogo de profesión y profesor de Ética de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, lograr la imparcialidad entre los que administran Justicia en nuestro país no es una utopía.
“Nosotros partimos de la base de que el ser humano es imperfecto, pero en el ser humano está la capacidad espiritual para mejorar, y el Código de Ética tiene como propósito fortalecer la conciencia moral de los funcionarios judiciales para que mejoren su actuación”.
Para hacer más evidente la necesidad de un Código de Ética en este Poder del Estado, el profesor Habed refiere que éste nace de la imperfección de los judiciales, y de la falta de objetividad de la sentencia. Si todo fuera bien, si todo fuera correcto, “si los jueces fueran perfectos, no necesitarían Código de Ética. La misma imperfección de la naturaleza crea esa necesidad”.
Encuesta reveladora
Los funcionarios judiciales de Masaya, representantes del Ministerio Público, de la Policía, del Sistema Penitenciario y de instituciones de la Sociedad Civil participaron de la consulta para la construcción del Proyecto de Código de Ética. Recientemente se reunieron para validar esa propuesta, la que luego será elevada ante el Consejo de la Corte Suprema de Justicia y ante los magistrados en pleno para su aprobación.
Durante el proceso de consulta fueron encuestados 302 trabajadores del Poder Judicial, lo que permitió identificar los problemas desde el punto de vista ético, y determinar que hace falta imparcialidad al momento de las resoluciones judiciales. “Es decir, que hay mucho favoritismo y amiguismo en las resoluciones, sólo el 35% dice que hay imparcialidad, y en el caso de los abogados hay fallas en el sentido del favoritismo y preferencia”, afirma el catedrático.
La encuesta también revela que las noticias que informan los medios de comunicación acerca del quehacer del Poder Judicial influyen mucho en las resoluciones judiciales. Esto lo sostiene más del 50% de los encuestados.
Para el profesor de Ética, la influencia de los medios de comunicación es decisiva en las resoluciones judiciales, porque “puede ese temor a lo que diga el medio influir negativamente en una sentencia, como puede influir en una buena decisión judicial”.
Honradez no se puede comprar
El asesor considera que a través de la ética puede mejorar la conducta del juez, y que todavía hace falta el control de las autoridades superiores sobre el cumplimiento de las unidades inferiores, pues la encuesta revela que hay problemas de asistencia y puntualidad en los funcionarios judiciales, y de orden en la tramitación de los juicios.
Lo único positivo que arroja el estudio es que hay bastante vocación profesional, a los funcionarios judiciales les gusta el trabajo que realizan, y están deseosos de superarse.
La hipótesis que manejan muchos de que habría mejores administradores de justicia si existiera una satisfacción económica y mejores recursos para las diligencias, es una apreciación incorrecta para el profesor Nassere Habed, quien considera que la honradez y el amor al trabajo no dependen de las condiciones económicas, sino que son valores morales que por su naturaleza no dependen de lo que se gana.
“El que es honrado, aunque gane poco es honrado. Yo no puedo decir que a este funcionario le voy a pagar mucho para que sea honrado, es como decir que la honradez se puede comprar con dinero, eso es absurdo, el que es honrado no toca un alfiler como no toca un millón de córdobas”, razona el especialista.
Por su parte, el presidente del Tribunal de Apelaciones de Granada, doctor Norman Miranda, afirma que aprobar un Código de Ética para el Poder Judicial significa también aplicar normas coercitivas.
“Tal vez no tanto como el Código de Venezuela que es fuerte y tiene castigos que son hasta penales, no se quiere llegar hasta ese punto, aunque hay algunas faltas de ética que ya rayan con los delitos, por ejemplo, el soborno, y también el cohecho, que contemplado en la Ley 419”.
Elementos nuevos y normas disciplinarias
¿Que elementos nuevos contendrá el Código de Ética?
Ya hay varias normas de ética que están inscritas en la Ley Orgánica del Poder Judicial, en la Ley de Carrera Judicial y en el Código de Procedimiento Civil. En el Arto. 53 se castiga lo que es el litigante temerario. El abogado tiene obligación de ser parcial, pero la parcialidad del abogado no llega hasta el cielo, y tiene que litigar sobre los procedimientos. La pregunta es: ¿Cuál es el valor agregado que se da a un Código de Ética? Es que cuando se infringen normas de ética, las personas pueden denunciar las infracciones y obtener satisfacción.
¿Algunas normas disciplinarias contempladas en el Código de Ética?
Según la gravedad, primero está la amonestación, si se comprueba una denuncia de un hecho anti ético no grave. Si el objeto de la denuncia es un poco más grave, cabe un llamado de atención por escrito, y si es más grave, ya viene a ser un demérito en su hoja de servicio, esto, sin olvidar que hay reacciones anti éticas que ya rayan con el campo penal, todo esto sin perjuicio de las responsabilidades penales que pueda haber.
¿Podría llegar a perder el empleo un judicial varias veces amonestado?
Claro, porque con tres deméritos ya da lugar a que haya cesación en el cargo, efectivamente. Cuando los estudiantes de Derecho hicimos los talleres en las universidades de Managua, insistieron en ese punto, y aquí en Nicaragua hay que reservarse una tajona sobre la cabeza decían. Si el Código es persuasivo nada más, no va a tener eficacia. Hay que unir legalidad con eficacia, es decir, que debemos tener un cierto grado de sanciones para que sea eficaz.
¿Y la retardación de justicia?
Es un fenómeno que existe en todos los países en mayor o menor grado, y, efectivamente, está contemplado que la retardación de justicia puede dar lugar a reclamos de ética, pero hay que tamizarlo, porque la retardación de justicia también va en función de la carga de trabajo que tengan los judiciales. Esto tiene que ver con la gestión de despacho judicial y evaluación al desempeño de los jueces, que vamos a establecer tres: de 0 a 400 causas, de 400 a 700 y de 700 a más.

Regirá también a los abogados
¿Habrá más Juzgados y jueces?
Sería lo ideal que hubiera más juzgados y jueces, pero aquí hay algo en lo cual se engarza la actividad del abogado con el juez, porque el abogado, aunque no está obligado a la imparcialidad, es parte concausal en los juicios. Si un abogado sabe que una causa que ya perdió en primera instancia no tiene chance de ganar en segunda, no debería estar incitando a las partes de que vayan a apelar, y si lo hace para seguir ganando dinero, eso está mal hecho.
¿Este Código abarca a los abogados?
Básicamente a los trabajadores del Poder Judicial, pero también se les insta a los abogados a que colaboren en la realización de este Código, se les pide responsabilidad. Al final, los abogados son autorizados por el Poder Judicial.
El abogado es parte concausal en los juicios, el juez tiene deber de imparcialidad, el abogado tiene deber de parcialidad, pero esa parcialidad tiene ciertos límites, no puede ser un litigante temerario, no puede litigar con fraude procesal, tiene que hacer un juego procesal limpio, y si hace un juego procesal sucio está precisamente corrompiendo al juzgador, está provocando al error al juzgador.
¿Y lo complicado de acceder a la justicia en nuestro país?
Hay un artículo, no recuerdo cuál, que dice y está tomando mucha objeción, que el denunciante debe asesorarse por un abogado cuando incoe una falta de ética. Todos --los judiciales consultados-- están diciendo que no, porque no es figura de juicio, y si se obliga a las personas que presenten la denuncia de violación ética con un abogado, se les está limitando el acceso.
La persona misma puede ir con su cuento sencillo, porque son situaciones de la vida diaria, no es complicado, puede llegar a decir yo fui a agilizar este caso y desde que llegué el Secretario me insinuó que podría darme un trato de favor si yo me avenía a esto, y después cundo llegué con el oficial notificador, me dijo que notificaría con presteza sí daba más dinero. Esas son las situaciones, no se necesita un abogado, con su mismo relato sencillo puede ser atendible.
El caso de las coimas
¿Las coimas se acaban?
Mire, ojalá se acaben las coimas. No soy tonto, no soy cándido en decir que el Código va a ser la panacea que va a terminar todos los vicios, pero necesitamos que haya elementos de contención.