Nacional

Rechazan en México refinería en CA

* Sólo serviría para abastecer a EU y que éste evadiera las normas ambientales, dice el investigador de la UNAM * También es una estrategia contra las iniciativas de Hugo Chávez, agrega

La construcción de la refinería en Centroamérica, que ha promovido de manera activa el presidente Vicente Fox, no le conviene a Petróleos Mexicanos (Pemex) ni a México, aseguró Víctor Rodríguez Padilla, experto en temas energéticos, al explicar que obligará a la petrolera a desviar 230,000 barriles diarios de crudo que podrían comercializarse en el mercado a mejores cotizaciones.
El investigador del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México, aseguró que no hay justificación económica ni política desde el punto de vista de interés nacional, además, de que merma la seguridad energética de México en beneficio de Estados Unidos.
Rodríguez Padilla, doctor en Economía de la Energía con mención honorífica en la Universidad de Grenoble, Francia, mencionó que el proyecto de integración energética tiene una connotación política, que es hacerle frente a las propuestas e iniciativas energéticas del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
El especialista afirmó que no hay una justificación sólida para la construcción de una refinería en Centroamérica, ya que la región no está creciendo a tasas importantes que pueda validar la demanda de energéticos. La refinería sería para abastecer a Estados Unidos, país que lograría evadir las estrictas normas ambientales impuestas en su territorio.
Además, el negocio sería privado, beneficiando sobre todo a las empresas petroleras trasnacionales, dado que la operación y las ganancias las concentrará la empresa que resulte ganadora en la convocatoria que se emitirá el próximo 31 del presente mes, de acuerdo con el calendario dispuesto por la Secretaría de Energía.
"Pemex no gana nada. Por el contrario, se está atando de manos y pierde margen de maniobra, porque se comprometerá a desviar el crudo que podría comercializar en el mercado a mejores precios".
Advirtió que esto significaría poner las reservas petroleras al servicio de otro país. Lo que está haciendo el presidente Vicente Fox es servir de peón y títere de Estados Unidos, porque lo que podría construirse aquí en México se va a realizar para beneficio de otro país.
Sólo falacias
Por separado, Francisco Garaicochea, presidente del Grupo Ingenieros Petroleros Constitución de 1917, con más de 30 años de experiencia en la industria, y profesor de prominentes ingenieros, afirmó que es incierto el abastecimiento de 230 mil barriles de petróleo Maya para la refinería, ante la declinación de Cantarell, principal yacimiento en México y tercero a nivel mundial.
Al parecer, las compañías trasnacionales Chevron-Texaco, Shell, Total y Mitsubishi, cuentan con un excelente, gratuito y muy servicial promotor de proyectos estratégicos multimillonarios, aseveró el experto.
"Nos enteramos de que Fox encabeza como gestor y precursor principal, un proyecto de inversión que sobrepasa un monto de seis mil millones de dólares. Se trata de la construcción de la refinería en Centroamérica, probablemente en Guatemala o Panamá".
En este proyecto se está comprometiendo a Pemex a vender 230 mil barriles diarios de crudo pesado, y a que el inversionista complete la cantidad de petróleo faltante para procesar 360 mil barriles diarios.
Por su parte, Felipe Ocampo Torrea, perito químico, y asesor en la Canacintra, consideró como una falacia los argumentos propagandísticos por medio de los cuales las autoridades quieren convencer diciendo que obtendremos gasolinas más baratas.
Esa, dijo, es una mentira que se desentrañará cuando eventualmente se construya la refinería y la opere una empresa petrolera internacional, la cual venderá sus hidrocarburos a precios de mercado.
Lo único que demuestra ese proyecto son los importantes intereses que están en juego y que beneficiarán sólo a las empresas extranjeras. La mejor opción, agregó Ocampo Torrea, hubiera sido que se construyera una refinería en México, hecha por mexicanos, con tecnología nacional y con la consecuente derrama económica para los proveedores nacionales.
"Es un proyecto que no tiene ni pies ni cabeza. Son sólo intereses. No tiene ninguna validez, ni soporte el supuesto beneficio para México".

La Jornada, México