Nacional

CSJ a Corte Plena

* Magistrada Ligia Molina espera “medidas drásticas” * Yadira Centeno: hay que escuchar a los señalados

Mauricio Miranda

Magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) debatirán hoy en Corte Plena los recientes casos de narcotraficantes liberados por medio de cuestionadas órdenes judiciales, que han merecido la crítica de autoridades policiales, militares, y hasta de los mismos funcionarios del Poder Judicial.
“Los ocho magistrados pedimos al presidente de la Corte y del Consejo que convocara a esa reunión, y uno de los puntos que vamos a abordar son precisamente esos, porque no podemos andar trabajando en un sentido, y que vengan otros y actúen en otro sentido”, aseguró a EL NUEVO DIARIO la magistrada Ligia Molina, miembro de la Sala Civil y de la Sala de lo Contencioso de la CSJ.
Molina rechazó que a todos los funcionarios del Poder Judicial los llamen “corruptos” y “coimeros”, y espera que a partir de mañana se empiecen a tomar medidas más efectivas sobre los señalamientos por irregularidades en el sistema judicial.
“El noventa por ciento son gente honesta y gente trabajadora”, afirmó la magistrada, y aseguró que “a la fuerza vamos a tener que tomar decisiones, aunque sean drásticas”.
Según la magistrada Molina, “estamos muy preocupados porque esto nos va a llevar al caos, porque meterse con los narcos no es así nomás”. Esta preocupación ha ido en aumento, “y ahora ha llegado a su clímax”, aseveró.
“Mañana (hoy) estamos citados a una Corte Plena”, confirmó la magistrada Yadira Centeno, también miembro de las salas Civil y de lo Contencioso de la CSJ.
“Ese es un planteamiento (narcoliberaciones) que nosotros le hemos hecho al presidente para discutirlo mañana, y él ha aceptado”, dijo.
Centeno, sin embargo, admitió desconocer a profundidad los casos recientes de narcotraficantes puestos en libertad por órdenes judiciales, porque no les han informado de manera formal.
Por otro lado, señaló que escucharán la versión de los funcionarios del Poder Judicial señalados, antes de tomar cualquier decisión. “No es que vamos a tomar una decisión así por así, vamos a ver qué es lo que pasa, y además hay que oír, pero existe una voluntad”, declaró a END.
La magistrada Yadira Centeno se solidarizó con el comisionado mayor Clarence Silva, jefe de la Dirección Nacional Antidrogas de la Policía, quien el sábado pasado expresó su preocupación, por las liberaciones cuestionadas, a sujetos capturados por el delito de narcotráfico.
“Creo que Clarece Silva tiene ‘toditita’ la razón del mundo, de tener esa preocupación. Que después de que ellos arriesgan su vida y andan buscando cómo detener el narcotráfico, el Poder Judicial tranquilamente saque a los narcos”, expresó Centeno.
Yadira Centeno reconoció que ella y los demás magistrados mantienen su preocupación, y dijo analizarán cada uno de los casos para determinar si las liberaciones estaban verdaderamente justificadas.
“Por supuesto que existe una preocupación, si no, no tuviéramos la Corte Plena mañana”, señaló Centeno, quien sostuvo que deberán atenderse tanto los señalamientos, como los argumentos de los jueces y demás funcionarios que colaboraron con la libertad de los procesados.
“¿Cómo no va a causar preocupación esos fallos, si en realidad son como dicen las noticias periodísticas, de que han sacado a algunos narcotraficantes sin llenar los requisitos?”, manifestó la magistrada Yadira Centeno.
En las últimas semanas, dos sujetos señalados por narcotráfico y detenidos por las autoridades con grandes cantidades de droga, obtuvieron su libertad por medio de órdenes judiciales seriamente cuestionadas. El supuesto mal estado de salud fue el argumento que utilizaron.
Recientemente también, magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua ordenaron la anulación de un juicio sobre tres ciudadanos guatemaltecos, a quienes se les incautó 163 kilos de cocaína, dinero y joyas. A los liberados también se les devolvieron sus pertenencias, sin que la defensa lo solicitara.

Ligia Molina: “Yo los suspendería”
La magistrada de la Corte Suprema de Justicia aseguró que ella suspendería a los jueces y a otros funcionarios señalados, si se confirma que actuaron de mala fe para liberar a peligrosos narcotraficantes.
“Yo los suspendería, a los jueces, los someto a una investigación, y a los magistrados. Si ellos resultan implicados se van, y que vayan a pasar su proceso donde tengan que pasarlo, pero es lo mejor que se puede hacer”, aseveró la magistrado Molina.
Según ella, el daño causado a la imagen del Poder Judicial por actuaciones irregulares de ese tipo, no se podrá recobrar en mucho tiempo.
“La preocupación ha sido evidente. Lo que no ha sido evidente son las resultas, porque no hemos podido obtener nada, porque todo lo que hemos dicho ha caído un saco roto. Esperamos que el día de mañana se tomen decisiones que sean de trascendencia”, dijo Molina.

Código de Ética casi listo

* Intento por regular comportamiento de funcionarios y trabajadores del Poder Judicial
De acuerdo con la magistrada, entre septiembre y octubre próximos podría entrar en vigencia el Código de Ética del Poder Judicial de Nicaragua, un instrumento normativo que determinará la actuación adecuada y correcta de todos los funcionarios y trabajadores del Poder Judicial.
El Código está constituido por siete títulos, catorce capítulos y noventa y cinco artículos, y bajo éste se regirán magistrados, jueces de distrito, jueces locales, trabajadores, alguaciles, secretarias, mecanógrafos, y hasta guardas de seguridad.
El Código de Ética se limitará, sin embargo, a sanciones como la amonestación verbal, la amonestación pública, y recomendaciones ante el Consejo para que se le imponga la medida pertinente de acuerdo a la falta.
Aunque no excluye la responsabilidad penal, civil y disciplinaria en que pueda incurrir la persona, informó la magistrada Ligia Molina, quien se encarga de su elaboración. Por ahora, el Código no está en vigencia.
“Ahorita lo que se tiene que hacer es que el mismo cuerpo social de jueces tiene que demandarle al Poder Judicial que investigue seriamente esas conductas y sanciones que corresponden, porque ya no se puede seguir tolerando. Es la institución la que se está perjudicando, para que cuatro se estén beneficiando”, aseveró Molina.