Nacional

Psicosis puerperal es rara aunque posible

* Recuerdan caso similar ocurrido hace cuatro años * Afectadas pasan de la perplejidad a confusión y desorientación, con intervalos de lucidez ocasional

Meylin Karina Benavides no es la primera mujer en ser acusada por supuestamente matar al fruto de su vientre, porque hace cuatro años otra dama fue inculpada por la misma causa, enjuiciada y declarada inocente por un jurado, hecho que debe ser tomado como un precedente jurídico a favor de la esteliana, si es que se comprueba que se trata de un caso de psicosis puerperal, opinó Ricardo Álvarez Martínez.
“La sentencia que en ese entonces dictó la juez Cuarto de Distrito del Crimen de Managua, Vanessa Chévez, sentó un precedente jurídico, porque ni siquiera fue apelada por la Fiscalía. Quedó firme y adquirió carácter de cosa juzgada”, recordó Álvarez, quien en 2002 defendió a Maritza Guevara Mercado, que en ese entonces fue acusada por la Fiscalía por parricidio en perjuicio de su hija recién nacida.
Según la acusación, el 18 de julio de 2002, la defendida de Álvarez dio a luz a una niña en la casa donde trabajaba como doméstica en la Colonia Independencia; tomó a la bebita, la envolvió en un pedazo de tela, la introdujo en una bolsa plástica y luego la engavetó en un mueble, lo que le provocó la muerte por asfixia.
Convencieron a jurado
Durante el juicio tramitado bajo las reglas procedimentales establecidas en el antiguo Código de Instrucción Criminal, la defensa logró demostrar a tres mujeres y dos hombres que conformaban el jurado de conciencia, que la dama actuó en medio de un estado de psicosis puerperal.
Álvarez comentó que en otros países la psicosis puerperal es eximente de responsabilidad penal, pero sólo cuando se comprueba con los estudios respectivos durante el juicio.
Apuntó que no se puede alegar de antemano la psicosis puerperal como eximente de responsabilidad penal, por lo que Meylin Karina deberá ser sometida a estudios, a fin de ver cuál era su estado mental antes, durante y después del parto.
Igualmente se deben estudiar sus condiciones familiares, nivel escolar y hasta el entorno social, a fin de tener un diagnóstico certero.
La psicosis puerperal
La literatura médica define la psicosis puerperal como un cuadro de psicosis confusional que se desarrolla en mujeres sanas en un período de dos semanas o cuarenta días después del parto. Se caracteriza por rápidos cambios en el nivel de conciencia de la afectada, que pasa de la perplejidad a confusión y desorientación, con intervalos de lucidez ocasional.
También la afectada sufre de trastornos de la psicomotricidad, pasando de la agitación al estupor, de la ansiedad a la felicidad, o de la depresión a la manía. Igualmente, hay alucinaciones y pseudo alucinaciones auditivas y visuales, entre otras manifestaciones.
Según los especialistas, esto ocurre porque en la mujer hay una disminución brusca de las hormonas sexuales, hasta llegar a tasas cien veces más bajas que las que tenían antes del parto.
El doctor Carlos Fletes, responsable de la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud, explicó que psicológicamente la mujer no es la misma durante el puerperio, porque está bajo complejas influencias emocionales.
El estado puerperal puede acarrear depresión y angustia, o directamente desencadenar un trastorno psíquico, apuntó el médico.
Fletes no se aventuró a emitir opinión sobre el caso de Meylin Karina. No obstante, comentó que ese tipo de casos son muy raros, porque durante el período puerperal la madre puede estar psicológicamente afectada y estar psicótica o esquizofrénica”.
“Las madres deprimidas en los primeros 40 días llegan a cometer eso (el neonaticidio puerperal). Muchas veces, ellas creen que no son suficientes, que no son capaces de tener al bebé y criarlo. Hay gente que tiende a enfermarse de manera patológica”, dijo Fletes.
Advirtió que la tragedia ocurrida en Estelí pone en el tapete la discusión sobre un “fenómeno clínico” que puede desencadenar en un brote de psicosis posparto.
Los especialistas de la salud mental consideran que la mujer no comete "racionalmente" este tipo de delito, que a los ojos de terceros parece algo aberrante e inexplicable.
Sostuvo que este tipo de casos “son contados con los dedos de la mano, por eso no se registran, de lo que sí hay registros es de muertes por suicidio. Eso sí, este tipo de casos impactan a cualquiera”, dijo el especialista.
Agregó que la falta de conocimiento y diagnóstico de estos casos en las unidades de Salud, hacen que las madres no visiten a un psicólogo o a un siquiatra durante y después del embarazo.