Nacional

“Yo les aseguro que no habrá redadas”

* Cancillería nica dice que hay negociaciones “y esa ley no se va a aplicar” Uno más…

Vladimir López

El ministro de Relaciones Exteriores, Norman Caldera, confía en las promesas de altos funcionarios del gobierno de Costa Rica, quienes le aseguraron que no habrá deportaciones masivas ni redadas de nicaragüenses con la entrada en vigencia de la Ley Migratoria hoy sábado.
“Ya les puedo asegurar”, declaró Caldera ayer viernes, “que nosotros hemos estado trabajando con el gobierno de Costa Rica y nos han dicho que no habrán deportaciones masivas, y que no hay nada de los efectos de esta ley que se vayan a comenzar a aplicar”.
El canciller Caldera recomendó a los nicaragüenses que viven y trabajan en Costa Rica, y a sus familiares en Nicaragua, mantener “una actitud de calma y de espera a que el gobierno de Costa Rica tome las medidas que ya han anunciado que van a tomar”.
Ante la insistencia de los periodistas, el ministro Caldera reveló que tiene el compromiso del gobierno del presidente Oscar Arias, de que aunque la Ley de Migración entre en vigencia, la misma no se aplicará por diversos motivos.
“Nosotros estamos trabajando con ellos (con los funcionarios del gobierno de Oscar Arias), y no nos vamos a poner a decir en público todas las cosas que hemos estado conversando con ellos”, dijo.
Comentó que tiene como garantía “la palabra” de los funcionarios del gobierno costarricense, “y no tenemos por qué dudar, porque siempre han cumplido lo que nos ha dicho”.
Hay negociaciones
Caldera reiteró que “estamos claros de que esa ley no se va a aplicar. Eso es lo que estamos negociando con ellos (con miembros del gobierno tico)”, y dijo que el asunto de la demanda que Nicaragua interpuso ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, CIDH, es un asunto aparte y que ese juicio “continúa en la instancia donde debe estar”.
Señaló que la comunicación entre el gobierno de Nicaragua con el gobierno de Costa Rica ha sido constante, y recomendó no publicar noticias alarmistas “porque no hay ni deportaciones masivas ni la aplicación de esa ley”.
Explicó que los funcionarios costarricenses han explicado que les es imposible cumplir con todas las medidas que establece la Ley Migratoria. “Nosotros estamos negociando, cuando encontremos una solución con ellos vamos a hacer el anuncio”, dijo.
Destacó que la preocupación por la entrada en vigencia de esa ley no solamente es en Nicaragua y entre los nicaragüenses, sino que sectores de la población de Costa Rica están preocupados, y no quieren que se afecte a los nicaragüenses con esa ley.
“No estamos solos en ésta posición”, manifestó el canciller Caldera, “el mismo gobierno y la fracción del gobierno en las Asamblea Legislativa ha estado buscando cómo modificar, abolir o cambiar esta ley, de forma que no se afecten los derechos humanos de los nicaragüenses”, dijo.
Informó que se está trabajando en la reforma de esa ley e “incluso miembros del Parlamento de Nicaragua van a trabajar con ellos (con los ticos) allá en una redacción de esa ley”.
“Esa ley no puede ser ejecutada”, dijo, “porque ellos, los funcionarios costarricenses, han dicho que no tienen los medios necesarios para ejecutarla. Yo garantizo que estamos conversando y vamos a seguir conversando, para asegurarnos que no se den ni deportaciones masivas ni aplicación de las cláusulas de la ley que puedan afectar los derechos humanos de los nicaragüenses que viven y trabajan en Costa Rica”.
Bolaños y Caldera con Borrel
Las declaraciones del canciller Norman Caldera se conocieron ayer viernes, tras participar en una reunión que sostuvo el presidente Enrique Bolaños con el presidente del Parlamento Europeo, Joseph Borrel, en las instalaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores.
“Durante la reunión se abordaron temas de interés mutuo en la relación bilateral de Nicaragua y la Unión Europea, como el inicio en las próximas semanas de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, TLC, entre Centroamérica y la Unión Europea”, informó la Cancillería.
En el encuentro también se abordaron temas de la actualidad internacional como la situación en el Medio Oriente, los avances de la Unión Europea y el estado actual de la integración centroamericana.