Nacional

Caso “Panchito” no es de tan sencilla solución

* Psicóloga considera que niño atraviesa un dilema que sobrepasa su capacidad y que lo que parece sonrisa en su rostro, es una mueca de confusión

El drama del niño Francisco Antonio Sánchez Potosme o Edar Alberto García Núñez y las dos supuestas mamás, aún no termina y podría extenderse un mayor tiempo, a pesar de las recomendaciones de especialistas en psicología infantil, quienes pidieron una solución inmediata para evitar mayores traumas al pequeño.
Ayer, el subcomisionado Juan Alemán, jefe de Delitos Especiales de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, aseguró que la solución al caso de “Panchito”, “no es de un día”.
Explicó que los resultados de los análisis que se le practicaron al niño y a sus supuestas madres, estarán listos en dependencia de la carga de trabajo de los especialistas de Medicina Legal, y que no está contemplada la realización del análisis del ADN, a no ser que el Instituto de Medicina Legal lo recomiende.
“Todo dependerá de los resultados de Medicina Legal, si ellos dicen que el examen de serología es suficiente, ya no será necesario el ADN”, aseguró Alemán, quien explicó que la Policía lo único que está haciendo es coadyuvar en la investigación del Ministerio de la Familia para saber quién es la verdadera madre del pequeño.
“Las indagaciones nuestras son para determinar si hubo el delito de secuestro, y si es así, el caso pasará a las autoridades de Costa Rica”, señaló Alemán, quien aseguró que la maternidad es una materia civil que no le compete a la Policía determinar.
Las declaraciones de Alemán entran en roce con las afirmaciones de la licenciada Gloria Díaz Espinoza, delegada del Ministerio de la Familia, quien aseguró que la Policía es la que maneja todas las investigaciones y el Ministerio de la Familia lo único que está haciendo es “garantizar la seguridad del infante hasta que se resuelva el problema de la maternidad”.
Preocupante
De todas formas, según la psicóloga Ledia Gutiérrez, la situación del pequeño es preocupante. “No hay duda de que vive un trauma del que será difícil sacarlo”, afirmó la especialista, para quien lo más recomendable es una solución rápida al problema.
“La prueba del ADN debió realizarse a lo inmediato, y después de conocer el resultado, entregar al pequeño a su verdadera madre”, señaló.
Gutiérrez es del criterio que el niño debe ser entregado de inmediato a quien resulte ser su verdadera mamá, “es un requisito indispensable para lograr la reinserción del niño a su familia”, recomendó.
Trauma del niño puede durar años
Sin embargo, la psicóloga señala que una vez termine el caso “Panchito”, no sólo el niño deberá ser atendido por especialistas de la mente, si no también la madre y los familiares. “El trauma puede tardar muchos años”, señaló la especialista.
Según Gutiérrez, el niño pudo perder con facilidad la figura de su familia, de su hogar o de su barrio, “él tiene enormes vacíos y traumas que urgen una atención psicológica para poder restablecer su equilibrio emocional, para reinsertarlo en su familia, en su sociedad, en el ámbito donde se había movido”, explicó.
Mecanismo de defensa
Detalló que “Panchito” tiene un trauma originado por el abandono o por el rapto, que lo hizo perder la imagen de sus padres, “el trauma de un niño que se olvida de quiénes son sus padres”, señaló.
Confirmó que el silencio que hasta ahora guarda “Panchito”, no es más que un mecanismo de defensa. “No sabemos qué tantas cosas ha pasado este niño, hay tantas versiones: que trabajaba en el ‘Huembes’, que es un niño con un coeficiente intelectual increíble, que es mitómano, un niño estudioso, pero la verdad es que no se sabe qué pasó realmente con él”, dijo la psicóloga.
Explicó que en las condiciones actuales, “Panchito” tiene “un alboroto de sentimientos y emociones que no le hacen sentir a gusto. “¿Qué niño se siente a gusto si no tiene ninguna referencia familiar? ¿Qué capacidad tiene el niño para evocar algún sentimiento?”, se preguntó Gutiérrez.
No es sonrisa, sino mueca
Para la psicóloga, la sonrisa que muestra “Panchito” es una mueca. “Sería grosero creer que “Panchito” se muestre complacido”, señaló, tras afirmar que la sonrisa no es de complacencia, “es una sonrisa nerviosa, de no saber lo que está pasando, de no poder manejar una situación tan difícil, ¿cómo vivirá esa situación una persona adulta?”, se preguntó la especialista.