Nacional

“Fuimos engañados”

* En medio de la zozobra y el temor, los compatriotas indocumentados aseguran que hubo todo un juego político * No descartan que la entrada en vigencia de la nueva ley migratoria, es reacción a las acusaciones nicas en la CIDH

CORRESPONSAL COSTA RICA
Algunos nicaragüenses residentes en este país, valoraron la posibilidad de que el gobierno tico solo haya “jugado sombra” o “bola escondida” para desviarla atención, y meter de lleno la nueva ley migratoria. Se sienten traicionados.
Hasta hay quienes piensan que toda la situación fue manejada con premeditación, y que por ello no es en vano que varios legisladores costarricenses estiman que el mismo gobierno fue el “culpable” de que no se aprobara la prórroga para postergar la entrada en vigencia de la ley.
La zozobra y el temor es evidente entre los compatriotas indocumentados, porque “creyeron” y se “tragaron el cuento” de que la legislación no entraría a regir, y ahora andan “en carrera” buscando documentos o elementos jurídicos en que ampararse, para evitar una eventual deportación por su condición irregular.
¿Fue represalia?
“Aquí hay todo un juego político, no hay que descartar nada, porque hasta la decisión de Nicaragua de denunciar a Costa Rica ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pudo haber incidido para que el gobierno no presentara con tiempo la iniciativa en el Congreso, porque no le gustó que lo denunciaran como violador de derechos humanos”, opinó la abogada Leticia Gutiérrez.
Agregó que aunque se ha dicho que no se realizarán redadas, la realidad es que los nicaragüenses indocumentados sentirán temor y tendrán que cambiar su rutina, y abstenerse de andar en lugares públicos.
“Aquí lo que casi no se ha dicho es que a los agentes de Migración se les dan facultades excesivas que ponen en total indefensión a un migrante indocumentado, y nuestra preocupación radica en cómo se va a controlar ese poder sumario y excesivo que tendrán a partir de este sábado los policías”, expuso Gerardo Sánchez, de la Confederación Solidaridad.
Comentó que si antes de la ley se presentaban abusos de poder en algunas zonas, “imagínense lo que ocurrirá ahora que la ley los respalda”. Sin embargo, el líder comunal de 13 asociaciones de precarios estima que pasará un tiempo importante para que la nueva ley se pueda aplicar en un 100 por ciento.
No quieren dar entrevistas
Pero la incertidumbre es tal, que varios compatriotas que intentamos entrevistar en el parque La Merced, (sitio de mucha referencia para localizar a nicaragüenses) se negaron por pensar que andábamos indagando su condición migratoria y que después tendrían problemas.
“No papito, ni quiera Dios que salga en el periódico, ahí no más me echan a Migración. Mejor no me saqués nada, de todas formas ya sabés que los ticos no nos quieren. Hay que buscar cómo ir empacando las cosas e irse, porque como dicen los mismos ticos, que si sabemos que no nos quieren, por qué nos quedamos”, dijo un compatriota.
Mientras, receloso, Róger Francisco Tórrez dijo que las autoridades ticas están cometiendo un error y que lo deben reparar, porque los mismos empresarios desde años atrás vienen resintiendo la fuga de mano de obra de nicaragüenses, y que ahora con esa ley los nicas se van a predisponer a no venir.
“Somos muy importantes en la economía interna y en su industria agroexportadora, y ahora con el TLC hasta necesitarán más mano de obra. Pero ¿cómo harán cuando les faltemos? Eso será un gran problema para ellos si no mejoran esa ley”, adujo.
A criterio de Roberto Sirias, esto evidencia una vez más “la actitud ambigua” que los ticos han reflejado en diversas etapas de la historia. “Estos ticos son bandidos, no es la primera vez que dicen una cosa y después salen con otra. En su historia Costa Rica ha sido muy bandida con Nicaragua, porque siempre han tratado de vender una falsa imagen y tratan de aprovecharse y sacar ventaja de todo”, aseveró.
Hacer cumplir a Arias
Por su parte, el director del Fondo Latinoamericano de Desarrollo, Edgard Zurita, señaló que la “lucha” ahora será para hacer cumplir el compromiso del presidente Oscar Arias, de reformar la ley, y del director de Migración de no permitir que se violenten los derechos de los migrantes.
“Lastimosamente este sábado Costa Rica contará con una ley que nada tendrá que envidiarle a la ley contra migrantes en los Estados Unidos. Una ley que no refleja la cantidad de compromisos y convenios que ha firmado este gobierno en materia de protección de derechos humanos. Hay que estar vigilantes ahora más que nunca”, apuntó.
La no aprobación de un artículo que permitiera la postergación de la entrada en vigencia de la nueva ley, que es considerada “tipo Gestapo y draconiana” por el propio presidente Arias, fue por “culpa” del mismo gobierno; porque a pesar de que pregonó por una prórroga, envió muy tarde la iniciativa al Parlamento
Varios diputados responsabilizaron al gobierno de “haberse fresqueado” con el envío de la iniciativa, y por ende de no calcular bien el tiempo y los procedimientos internos del Congreso.
“Yo no quisiera encontrar culpables. Desde el momento en que el proyecto entra a la Asamblea Legislativa el 3 de agosto, yo conversé con los demás jefes de fracción para priorizar el tema. Fue hasta el miércoles que la agenda de las bancadas coincidió con la del Ministro de Seguridad”, indicó Mayi Antillón, jefa de la bancada oficialista.
Mientras que Evita Arguedas, del Movimiento Libertario, mencionó que “ahora, como no hubo tiempo de hacer nada, lo único que queda es que entre en vigencia y eso será un problema del Ejecutivo, que tendrá que ver cómo lo resuelve”, y que “eso fue un total error del Gobierno, porque ellos ya sabían que entraría en vigencia el 12 de agosto…”

leonelmen@gmail.com