Nacional

Recrudece polémica por bonos turísticos

* ¿Faltará el Estado a la equidad horizontal del fisco, pregunta economista? * Defensores afirman que Estado recuperará esta inversión en incentivos

Ervin Sánchez

El Estado no puede financiar negocios privados con recursos públicos, afirma el economista Sergio Santamaría, Director del Centro de Investigaciones y de Asesoría Socioeconómica (Cinase), al referirse al proyecto de Bonos de Inversión Turística, sin embargo, el experto fiscal René Vallecillo, dice que sólo son un mecanismo de financiamiento para que se dinamicen inversiones en el área del turismo.
Consultado por EL NUEVO DIARIO, Santamaría señala que ahora se demanda la intervención del Estado para que les haga los negocios a empresarios privados nacionales y extranjeros, pero se le niega participación para que se haga cargo de dichos negocios.
Desde su punto de vista opinó que si se intenta darle al Estado algún nivel de participación accionaria, a través de proyectos en los cuales al fin y al cabo se le terminaría financiando el 70 por ciento del proyecto a los privados, sería mejor que el gobierno mismo se hiciera cargo de crear y administrar las empresas turísticas.
Tal como está planteado el proyecto de Bonos de Inversión Turísticas, Santamaría afirma que habría afectaciones de hasta 20 ó 25 años en las recaudaciones tributarias del Estado, y se preguntó por qué al turismo y no a otros sectores.
Violación al principio de equidad horizontal del fisco
Recordó que a nivel de concesiones o incentivos, la ley señala que debe haber equidad, y que entonces, otros sectores estratégicos tendrían igual derecho de demandar que el Estado les apoye con bonos de inversión, porque si no se hace así, se estará violando, en términos de tributación, la equidad horizontal, o sea el darle el mismo tratamiento a todos los sectores.
Recordó que la población crece, y el problema es que se está apostando a crecer en un sector en el cual se están comprometiendo los ingresos futuros que en materia de impuestos le podría generar ese sector al fisco.
Sin embargo, el abogado y economista René Vallecillo considera que los ingresos que aportarán los proyectos que se acojan a la ley BIT, si es aprobada en lo particular por los diputados de la Asamblea Nacional, compensarán los impuestos que dejará de pagar el inversionista que decida poner un proyecto hotelero financiado en un 70 por ciento bajo esa modalidad.
Vallecillo afirma que un inversionista que tenga un proyecto aprobado por la comisión de turismo, va a poder vender bonos al público, y una vez que los venda, tendrá financiamiento de hasta el 70 por ciento, y serán privados los que realmente financiarán ese porcentaje de la inversión.
Hasta ahí, señala Vallecillo, no hay intervención del Estado, entre tanto, mientras va siendo construido, el fisco recibirá impuesto al valor por las cosas que adquiera el dueño del proyecto, el gravamen municipal y el Impuesto sobre la Renta de los pagos de salarios de los trabajadores.
René Vallecillo sostiene que esa etapa durará de tres a cinco años, cuando el proyecto haya madurado y comience a generar impuestos, y tenga el dueño de la inversión que comenzar a pagar capital e intereses de los bonos a los inversionistas que adquirieron esos documentos.
Vallecillo: el Estado recuperará su inversión
De acuerdo con el asesor fiscal, el inversionista tendrá dos opciones para pagar los bonos. En el primer caso con los ingresos del hotel, y como segunda opción estará el financiamiento con el impuesto que debe enterar al fisco, lo que, asegura, no será gratis porque le tiene que dar al estado una participación accionaria, de entre el siete y 13 por ciento, a dólar por acción.
Señala Vallecillo que el fisco puede vender esas acciones al valor que tengan en el mercado, bien al mismo inversionista, o transarlos en la Bolsa de Valores y “ahí recuperará lo invertido en impuestos que dejó de percibir”, pero afirma que lo que se quiere es que rápidamente vengan muchos proyectos hoteleros de playa.
Para Vallecillo, no se están privatizando los impuestos, “es purismo técnico muy acentuado, esta gente cree que el Estado no debe intervenir nunca para que haya desarrollo, que necesitamos Estado facilitador para que el país se desarrolle, y para eso debe promover las inversiones”.
Sobre la participación de los pequeños empresarios turísticos, dijo que el problema es que no pueden emitir bonos porque no tendrán una garantía, pero dijo que con el proyecto se prevé que con la emisión de los grandes proyectistas, se dedique un porcentaje para crear un fondo de desarrollo de la micro y pequeña empresa.
Asegura que de acuerdo con cálculos hechos por los proyectistas, al fondo mencionado irán a parar unos ocho millones de dólares sólo con la inversión de unos 200 millones de dólares de los empresarios, que están esperando la aprobación en lo particular de la Ley de Bonos Turísticos.
Vallecillo señala que los pequeños tendrán dos opciones: o se asocian entre ellos o con un grande, o van a al fondo y acceden a los créditos especiales, que sería alimentados también con la mitad de los intereses de los bonos y también con el 60 por ciento de la participación accionaria del Estado.
De acuerdo con Vallecillo, el efecto de los incentivos fiscales sólo comenzaría a dejarse sentir probablemente a partir de 2009 y 2010. Entonces, asegura que lo que está ocurriendo sólo es un diferimiento de cuando entrará el dinero a las arcas del Estado, asegurando que al final será recobrada la inversión en un sector que genera divisas e impuestos.