Nacional

“Hubo denuncia, secretaria negó y caso se cerro”

* Magistrado confirma que inició investigación, y sobre la llamada “narcoliberación” defiende su voto * De acuerdo con su criterio por asunto plazos para fallar, todos los juicios deberían caerse

Eloisa Ibarra

El magistrado Bayardo Briceño confirmó ayer que recibió denuncia de dos personas procesadas en el caso del Interbank, a quienes, supuestamente Gloria Elena Reyes, secretaria del magistrado Orlando Lúquez, les pidió dinero, pero después de realizar una investigación encontró que no se pidió ni recibió dinero.
Aunque Briceño, presidente de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), evitó entrar en detalles, confirmó que dos personas le informaron que Gloria Elena Reyes les pidió dinero en nombre de Lúquez y él.
“Reaccioné airado y por eso hice la investigación, porque me involucraron a mí, y no estoy metido en nada y están jugando con el honor de alguien”, dijo Briceño.
Aclaró que no ha levantado ningún instructivo contra su colega, el magistrado Lúquez, porque no tiene facultad y nadie se lo ha pedido. Insistimos en conocer la versión de Lúquez, pero no fue posible que nos atendiera.
Ella se negó… y cerró investigación
El magistrado Briceño refirió que su investigación se limitó a llamar a su despacho a la secretaria Reyes, para preguntarle si era cierto que había pedido dinero a dos personas, y después de que ella lo negó, dio por cerrada la investigación.
Aunque se trataba de la palabra de dos personas contra una, Briceño justificó que con la prueba tasada se dice que dos pruebas hacen más que una, pero aquí no funcionaba, aunque quizá se debería haber dado más largas al asunto, reconoció.
“Quizás es algo especulativo, porque sólo lo puede saber quien lo hizo, porque no puedo saber si llegaron a pedir dinero. Conversé con Gloria Elena Reyes y fue la única a quien le pregunté si era cierto lo que estaba sucediendo, y dijo que no era cierto, y que el doctor Lúquez jamás la había mandado a pedir dinero”, refirió.
Insistió en que no podía entrar en mayores detalles, porque aunque “atendió a las dos personas, tendría que ver los apuntes y grabaciones. Recuerdo que hubo alguna diferencia en el planteamiento, pero en el fondo era lo mismo: les pedían algo”.
Según Briceño, no puso en conocimiento del Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) la situación, porque consideró que no era necesario, pues se siente satisfecho porque corroboró que no habían recibido ni un centavo.
“Es un asunto donde uno trata de ser equilibrado y no echar la culpa sin suficientes pruebas, y no puedo tratar de manera especulativa la paja de mi hermano sin ver la paja que tengo yo”, reflexionó el magistrado.
Tampoco consideró necesario poner en conocimiento de la Policía Nacional y la Fiscalía General de la República la situación, porque a su juicio no hubo delito, y los denunciantes quedaron claros que jamás les mandó a pedir nada, afirmó Briceño.
No da a conocer su voto
Las personas a quienes supuestamente Reyes les llegó a pedir diez mil dólares en nombre de Lúquez, para confirmar el sobreseimiento definitivo dictado en primera instancia, fueron: César Riguero y María Haydée Icaza, procesados en el caso del Interbank y pendientes de que la Sala Penal Dos del TAM se pronuncie de la apelación promovida por la Fiscalía.
Briceño reveló que cuando se presentó la situación alrededor de la denuncia, él ya había emitido su voto el caso del Interbank, y en su momento se conocerá en que sentido lo hizo.
En relación con la sentencia de nulidad del juicio a tres guatemaltecos, uno de ellos condenado a diez años de presidio por transportar 163 kilos de cocaína, dijo no preocuparle una eventual investigación de la CSJ, porque cada funcionario tiene sus propios criterios.
Defendió el argumento toral de la sentencia, en relación a que el condenado, Manuel Antonio González, se encontraba detenido ilegalmente, porque la juez de primera instancia dictó la sentencia cuando habían pasado los tres meses establecidos en el Código Procesal Penal (CPP) para hacerlo.
Por plazos, todos los juicios se caerían
Si no se cumplen los términos, conlleva nulidades, afirmó Briceño, tras indicar que hay otros casos en los que han fallado igual, por vencimiento de término para pronunciarse, pero dijo no tener a mano los datos estadísticos.
“Si el TAM no cumple los plazos establecidos, la CSJ debe declarar las nulidades y que los juicios se caigan”, porque los términos deben cumplirse, insistió, aunque admitió que en la Sala que preside no lo hacen por falta de personal y el número de casos que reciben mensualmente.
Según Briceño, aunque en la sentencia se dijo que los bienes ocupados debían devolverse, al declarar nulo el juicio para volver a realizar, las cosas tenían que volver al estado que tenían antes del juicio, o sea que los bienes estén en resguardo de la Policía Nacional.
El juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, donde remitieron el expediente para realizar el nuevo juicio, decidió entregar en calidad de depósito los bienes ocupados a González y que constituyen parte de las pruebas: un cabezal, un furgón donde encontraron los 163 kilos de cocaína, joyas, 3,168 dólares, 260 lempiras y algunos córdobas, así como varios teléfonos celulares y documentos.