Nacional

Medirán costillas a los liquidadores

* Con informe del Banco Central, examinarán cómo es que cobraron 16 millones de dólares por “honorarios” * La Fiscalía, a su vez, realiza una investigación paralela, aunque economista descalifica el informe del BCN

Los contralores colegiados revisarán el trabajo que dicen haber hecho las Juntas Liquidadoras del Interbank, Bancafé, Bamer y Banic, para ver si se justifican los US$16,000,000 que aproximadamente se pagaron por su labor de vender los activos y bienes procedentes de las extintas entidades financieras.
El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, informó ayer que solicitaron al presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Mario Arana, que les remita lo “antes posible” el informe que presentó a la comunidad internacional y medios de comunicación, relacionado al caso de los Cenis, para revisar, entre otras cosas, los pagos a las Juntas Liquidadoras.
“En el pasado no pudimos conocer en detalle cuál fue el trabajo de esas Juntas Liquidadoras que se ampararon en contra de nosotros, incluso antes de iniciar la auditoría de su trabajo, pero con el levantamiento del sigilo bancario y el trabajo que venimos haciendo, ahora sí vamos a ver si lo que dice ese informe que cobraron está justificado”, dijo Argüello.
De las cuatro Juntas Liquidadoras, sólo la del Bamer permitió que la Contraloría General de la República (CGR) realizara una revisión a sus honorarios, las otras se ampararon contra la intención del ente fiscalizador de analizar sus pagos, aduciendo que ellos no eran empleados del Estado, sino privados.
Argüello Poessy: Deben rendir cuentas
“Desde el mismo momento que las Juntas Administradoras nombradas por la Superintendencia de Bancos (SIB) seleccionaron y dieron posesión a las Juntas Liquidadoras, (estas últimas) deben rendir cuentas al ente contralor sobre sus trabajos”, señaló ayer Argüello Poessy.
El documento denominado “Informe sobre el Proceso de Resolución de la crisis bancaria 2000-2001”, fue entregado por Arana a embajadores del G8, organismos de cooperación, representantes de organismos financieros internacionales y a los medios de comunicación, y afirma que los liquidadores de los bancos se pagaron aproximadamente US$ 16, 000,000.
El documento también responsabiliza directamente de la reclasificación de las carteras a su antecesor y ahora diputado Noel Ramírez, quien en todo momento lo ha negado.
Sobre los liquidadores, el informe señala que con base en información del BCN, al 21 de junio de 2004, fecha en que se cumplía casi el doble de tiempo establecido por la ley para liquidar los activos, las Juntas entregaron a esa institución un total de 21,6 millones de dólares en efectivo.
De estos datos preliminares, agrega el informe, se desprende que el promedio de recuperaciones de las Juntas Liquidadoras, en relación con el efectivo entregado al BCN, fue de unos 0,76 centavos de gastos por cada dólar recuperado.
Argüello afirmó que si no existe justificación sobre el pago de esos montos a los liquidadores, “no quedaría más remedio que sancionarlos y mandarlos a un juez para que sea él quien determine si lo que se pagaron era justo o no”.
Fiscalía también chequeará trabajo de liquidadores
El fiscal general de la República, Julio Centeno Gómez, dijo que el BCN y la Superintendencia de Bancos (SIB) les han remitido bastante información de las Juntas Liquidadoras y el asunto de la reclasificación de la cartera, que son parte de la investigación.
Centeno recordó que las Juntas Liquidadoras están contempladas dentro de la investigación, porque aunque los liquidadores pidieron que les tuviesen como ofendidos, el Ministerio Público no aceptó esa condición, porque el único ofendido es el Estado.
Aunque Centeno declinó entrar en mayores detalles en relación con lo referido a las Juntas Liquidadoras y los otros aspectos de la investigación, dijo que han avanzado bastante, y el ex presidente del BCN, Noel Ramírez, brindó una amplia entrevista y entregó documentación que es revisada por los fiscales.
Avendaño descalifica informe
El economista independiente Néstor Avendaño, quien asesora a la Contraloría en la auditoría que realiza sobre los Cenis, restó credibilidad al informe presentado por Arana, debido a que el mismo fue elaborado por funcionarios del BCN que estuvieron involucrados en la emisión de esos títulos.
“Me parece que ese informe no tiene ningún sustento y credibilidad, porque lo hicieron los mismos actores que estuvieron envueltos en toda esta trama que ahora paga el pueblo de Nicaragua y que le cuesta más de 500 millones de dólares”, dijo Avendaño.
Agregó que Arana actuó de la misma forma en que lo hizo el gerente general del Banpro, Luis Rivas, ante los medios de comunicación, al tratar de justificar el papel que jugaron tanto el BCN como emisor de los Cenis, como los bancos adquirentes, y decir “que todo se hizo por el bien del país”.
“Si ese libro lo hubiesen elaborado personas ajenas a todo ese proceso, pues tendría algún peso, pero si lo hicieron los mismos actores de rango menor del BCN que en el pasado aprobaron todo este asunto, es irrelevante lo que ahí dice”, concluyó.