Nacional

Cordero se disculpa y el Cenidh acepta


Tania Sirias

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) desistió de su denuncia ante el Ministerio Público contra el primer comisionado de la Policía, Edwin Cordero, por las declaraciones donde acusó a las organizaciones de derechos humanos de recibir fondos del narcotráfico.
Cordero se disculpó a través de una carta enviada a Bayardo Izabá, Director del Cenidh, sobre los comentarios que hizo el 28 de julio en una reunión de trabajo efectuada con funcionarios policiales de la delegación de San Carlos, Río San Juan.
“Los comentario que expresé, son propios en un contexto internacional, y a mi juicio, fueron mal interpretados, ya que en ningún momento dije o pretendí señalar de forma particular, a alguna institución u organismo no gubernamental de nuestro país, y mucho menos el que usted dignamente preside”, expresa textualmente la carta.
Aceptan las disculpas
Izabá comentó que la carta fue entregada por el comisionado Juan Ramón Grádiz, Jefe de Asesoría Legal, ya que al primer comisionado se le imposibilitó entregar las disculpas personalmente. “Grádiz insistió en que Cordero se refirió a una situación global donde se dan situaciones de corrupción ligadas con el tráfico de drogas, pero jamás hizo una referencia directa a esta institución”, dijo el director del Cenidh.
Además, expresó que cuando se decidió denunciar a la institución policial fue porque se sintieron agredidos por las declaraciones del comisionado. “Aceptamos las aclaraciones que nos ha dado Edwin Cordero y vamos a mantener las relaciones con la Policía en aras de defender los derechos humanos, siempre señalando de forma particular, no así a la institución”, indicó Izabá.
“Vamos a entregar una carta al Ministerio Público donde informamos que el comisionado Edwin Cordero nos ha dado explicaciones sobre la situación y que las hemos aceptado. El Cenidh se ha dado por satisfecho con esta carta, ya que no ha sido intención de esta institución crear un conflicto”, concluyó el director Bayardo Izabá.