Nacional

Libro blanco ¿o negro?

* Volumen presentado a comunidad de donantes, revela que las Juntas Liquidadoras se llevaron 16 millones de dólares en “honorarios” * Gastaron 0.76 centavos por cada dólar “recuperado”, sólo una permitió revisión de CGR, y dos de ellas tienen mucha plata que devolver * De principio a fin, el informe del Banco Central conecta a Noel Ramírez en todas las operaciones que giraron alrededor de las quiebras y sus consecuencias

Luis Galeano

Libro blanco de BCN sobre las quiebras y los Cenis

Gran “batazo” de liquidadores

Las Juntas Liquidadoras del Interbank, Bancafé, Bamer y Banic recibieron honorarios de aproximadamente 16 millones de dólares por su trabajo, según el informe oficial que el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Mario Arana, entregó a la comunidad internacional ayer, en el que también se responsabiliza de la reclasificación de las carteras a su antecesor, Noel Ramírez.
El documento denominado “Informe sobre el Proceso de Resolución de la crisis bancaria 2000-2001”, fue entregado por Arana a embajadores del G8, organismos de cooperación, representantes de organismos financieros internacionales y a los medios de comunicación.
Arana explicó que el documento se hizo con el objetivo de describir todo lo que tiene que ver con el caso de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis), desde un punto de vista técnico, “sin juicios de valor”, y abordando cada etapa de todo el proceso para facilitar una visión integral sobre las intervenciones bancarias y el papel que jugó el BCN, así como clasificación de la cartera, la renegociación de la deuda interna y la subasta de bienes.
“La idea de brindar este informe es una muestra del compromiso que el BCN tiene con la transparencia y la rendición de cuentas, imprescindibles en la implementación de política monetaria y ejercicio de la función pública”, dijo Arana.
El desglose de los honorarios
El informe señala que con base en información del BCN, al 21 de junio de 2004, fecha en que se cumplía casi el doble de tiempo establecido por la ley para liquidar los activos, las Juntas Liquidadoras entregaron a esa institución un total de 21,6 millones de dólares en efectivo.
“Por su parte, información extraoficial suministrada al BCN, indica que los gastos de estas juntas fueron aproximadamente de 16 millones de dólares a diciembre de 2003”, cita el documento.
De estos datos preliminares, agrega el informe, se desprende que el promedio de recuperaciones de las Juntas Liquidadoras, en relación con el efectivo entregado al BCN, fue aproximadamente de 0,76 centavos de gastos por cada dólar recuperado.
La información oficial que tiene el BCN de parte de la Superintendencia de Bancos (SIB) sobre el pago de cada Junta Liquidadora, es el siguiente: Interbank, US$ 808,500 (C$ 14,270.600); Bancafé, US$ 709,535 (C$ 12, 523,300); Bamer, US$ 296,934 (C$ 5,240,900) y Banic US$ 1,128,062 (C$ 19,910,300).
Dos tienen que devolver
Sin embargo, la SIB sólo les dio el aprobado al informe final de los dos primeros, debido a que en el caso del Bamer sus liquidadores solicitaron US$ 399,144 (C$ 7,044,900) no justificados, y en el caso del Banic, se cobraron US$ 172,657 (C$ 3,047,400) de más, que según el BCN se le tienen que devolver.
De las cuatro Juntas Liquidadoras sólo la del Bamer permitió que la Contraloría General de la República (CGR) realizara una revisión a sus honorarios, las otras se ampararon contra la intención del ente fiscalizador de analizar sus pagos.
Sobre la resolución de la CGR que denuncia de nulidad los Cenis, el informe del BCN señala que recurrieron de amparo contra la misma, debido a que vulnera las facultades que de acuerdo con su ley orgánica tienen.
“Nuestra responsabilidad era responder por los depósitos de los cuenta-habientes para evitar un caos mayor, porque la Ley Orgánica del BCN dice que es nuestra obligación proteger la estabilidad monetaria del país”, dijo Arana.
El informe señala que durante el primer trimestre de 2003, las Juntas Liquidadoras entregaron al BCN activos residuales por un monto aproximado (valor en libros) de U$ 398 millones de dólares.
Esto representó 130 millones de dólares en exceso al monto de activos devueltos a los liquidadores por parte de los bancos adquirentes. El monto en exceso, según el documento, formó parte del balance residual separado de previo por las Juntas del balance licitado, del cual el BCN no tiene información.
“Lo anterior significa que las Juntas no sólo no liquidaron los activos devueltos por los bancos adquirentes, sino una porción del balance residual separado por las Juntas Administradoras, previo a la adquisición de los bancos intervenidos”, dice el informe.
El papel de Noel Ramírez
De igual forma, el documento elaborado por el BCN refleja que todo el proceso de clasificación y reclasificación de la cartera de los cuatro bancos quebrados, se realizó de común acuerdo con la entidad financiera rectora que presidía en ese entonces el ahora diputado Noel Ramírez.
El informe señala que las Juntas Administradoras de los bancos quebrados dieron diversos plazos de tiempo a los bancos adquirentes y al BCN, para realizar la clasificación de la cartera.
“Las bases de licitación de activos y pasivos de los bancos intervenidos definidas y aprobadas por las Juntas Administradoras y/o liquidadoras, establecían que el BCN, en conjunto con el banco adquirente, calificaría la cartera licitada para determinar su valor real”, dice el informe.
“El BCN conformó equipos de análisis y valoración de cartera, integrados con personal calificado y de amplia experiencia en el tema. El objetivo de este equipo de trabajo era efectuar el análisis de los clientes, aplicando los criterios establecidos en las Normas Prudenciales vigentes para calificación de activos aprobadas por la SIB, a fin de determinar la calificación real de la cartera de créditos licitada”, agrega
Al respecto, Arana señaló: “La SIB sería el árbitro de cualquier diferencia que no reconciliaran los bancos adquirentes de las carteras de los bancos quebrados con el Banco Central, que tenía un equipo de analistas de carteras de crédito. No hubo arbitraje, pero al menos el 10 por ciento de la clasificación de los bancos adquirentes, fue cuestionado por el BCN y resuelto a favor nuestro”.
Sobre la reclasificación de carteras de tipo “A” a tipo “D”, Arana indicó que la misma fue hecha por el BCN y los bancos adquirentes, de acuerdo con los criterios establecidos por la SIB, “y te puedo decir que alguno de esos créditos que dicen que fueron calificados como ‘D’ cuando no eran ‘D’, todavía hoy tienen dificultades para pagar e incluso han tenido que ser reestructurados”.
La renegociación de la deuda
Sobre la renegociación de la deuda interna, el documento señala que la misma representaba pagos para 2003 de U$148.2 millones, y para 2004, de US$ 305.9 millones.
“La liquidación en efectivo de esos Cenis significaba una enorme presión sobre el nivel de reservas internacionales brutas, las cuales se situaban en 454 millones de dólares a finales de 2002. El pago de los vencimientos de Cenis significaba un tercio de las reservas internacionales brutas”, afirma el documento.
Es por ello, explica el documento, que ante tal situación, se presentaba la necesidad de implementar una renegociación del pago de los vencimientos a plazos mayores que los originales, así como también la reducción de las tasas de rendimiento de los títulos.
Derivado de lo anterior, el Gobierno, a través del BCN como su agente financiero, presidido en ese momento por Mario Alonso y del Ministerio de Hacienda, bajo la dirección de Eduardo Montealegre, inició negociaciones con los bancos poseedores de los Cenis derivados de las intervenciones bancarias. La primera negociación fue con Banpro (el mayor tenedor de estos títulos), se continuó con Bancentro y se finalizó con el Banco de Finanzas.
Fue así, que en el segundo semestre de 2003 se llevaron a cabo dichas negociaciones con el objetivo de encontrar una salida a la presión que sobre las reservas significaba el pago de más de 450 millones de dólares en concepto de los Cenis, que se vencían en 2003 y 2004.
“Como producto de las negociaciones, se redimieron anticipadamente Cenis que se vencían en noviembre 2003, febrero, julio y septiembre de 2004; y al mismo tiempo los bancos adquirieron Bonos estandarizados con plazos de hasta diez años, disminuyendo la tasa de rendimiento de una tasa promedio global de 14.58 por ciento a 8.29 por ciento”, señala el informe.
Sobre las subasta de bienes, el informe señala que en el caso de las carteras Financo, se quedó con el 54 por ciento, seguido por Bancentro que adquirió el 31 por ciento, Banpro con el 11 por ciento y la Gran Tornton con el 4 por ciento.
En total en créditos el BCN subastó activos cuyo valor de venta fue de US$ 7,009,267, bienes inmuebles (404 propiedades) por US$ 20,819,148, bienes muebles por US$ 138,914 y obras de arte (581) por US$ 959,970. El total de toda la subasta que realizaron las firmas First Financial Network y Louis C. Morton sumaron US$ 29,074,474.
Arana insistió en que el tema de los Cenis se ha politizado y a la vez ha causado un gran daño a la credibilidad y la confianza del país, por la incertidumbre que provocan tantos cuestionamientos sobre esos títulos valores, los cuales aseguró rendirán en su pago hasta el último centavo.

Ramírez reitera que es inocente
Esteban Solís -El ex presidente del Banco Central de Nicaragua, Noel Ramírez, aseguró ayer que no participó en la quiebra, intervención, licitación o venta de un banco intervenido, ni mucho menos en el establecimiento de los plazos y condiciones de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis), ni cómo se iban a evaluar o reevaluar las carteras.
Ramírez dijo que, a su juicio, la operación para el saneamiento del sistema financiero fue correcta, porque está sustentada en dos decretos presidenciales, en la Ley de Garantías de Depósitos y las leyes del Presupuesto General de la República de 2002 a 2006.
“La única participación de Noel Ramírez es como miembro del Consejo Directivo del Banco Central, en decisiones unánimes y en donde participaban seis personas”, remarcó el ex titular del BCN.
Recordó que los plazos y las condiciones de los Cenis, así como la reclasificación de las carteras, fue responsabilidad de las Juntas Liquidadoras nombradas por el Superintendente de Bancos.
Según el ex presidente del BCN, en la emisión de los certificados no vio nada ilegal o delictivo. Reafirmó que las Juntas Liquidadoras determinaron cómo se iban a evaluar o reevaluar las carteras, no el presidente del ente emisor.
En ese contexto, manifestó que el Consejo Directivo del BCN, como máxima autoridad, decidió darle cumplimiento a una solicitud del gobierno, o sea, la emisión de los Cenis, porque el Banco Central es el agente financiero del gobierno.

Rizo al ataque
Esteban Solís -El candidato a la presidencia por el PLC, José Rizo, exigió una vez más al aspirante de ALN, Eduardo Montealegre, que aclare su participación en el caso de los Cenis.
“Creo que Eduardo Montealegre debe una explicación contundente y clara al pueblo nicaragüense sobre el caso de los Cenis. Que responda a las preguntas y que aclare a la población, yo creo que Nicaragua se merece una explicación sobre ese tema.
“Si no es porque no se esté en Nicaragua el día de las subastas, hay que ver las incompatibilidades que pudo haber en ocupar algunas posiciones, hay que ver los beneficios que tuvo un grupo bancario donde se tienen intereses, en fin, pero a mí esas interioridades… prácticamente, yo estoy abocado a mi campaña, pero insisto, el pueblo se merece una explicación. Yo quisiera mayor explicación.
“Yo estuve conversando con Frank Lanzas, un empresario de Matagalpa de mucho prestigio, que con gran esfuerzo quiere invertir en su departamento e invierte un millón y medio de dólares en un hotel, Lomas de Guadalupe, y se lo arrebata una compañía vinculada a un grupo bancario nicaragüense en una subasta por doscientos y tantos mil dólares… esas son las cosas que no son aceptables, que demuestran que se endeudó Nicaragua en una forma extraordinaria, que Nicaragua exige, pide y clama una explicación”, dijo Rizo.

La embajadora de Suecia en Nicaragua, Eva Zetterberg, quien ayer recibió el informe oficial del BCN, dijo que el caso de los Cenis no debe politizarse, porque se trata de un asunto serio del que se debe profundizar su investigación, que ha perjudicado a todos los nicaragüenses.
“Creo que lo más importantes es aprender de lo que ha ocurrido para que no se repita en el futuro, porque le ha costado mucho a los nicaragüenses que tienen que pagar deuda interna con recursos que podrían utilizarse en reducción de la pobreza, crear escuelas y mejorar la salud”, dijo Zetterberg.
Consideró que el BCN ha hecho un trabajo serio al presentar el informe ejecutivo sobre el caso de los Cenis, pero consideró que todas las entidades del Estado que tienen que ver con el asunto, deben cooperar entre sí para conocer la verdad de lo que ocurrió.