Nacional

Costa Rica descarta solución amistosa

La Cancillería de Costa Rica considera la propuesta de solución amistosa por la muerte de dos nicaragüenses en ese país, como "no oportuna"

El gobierno de Costa Rica descartó la propuesta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para llegar a una solución amistosa con Nicaragua por la muerte de dos ciudadanos nicas en suelo costarricense.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica informó hoy en un comunicado que el canciller, Bruno Stagno, envió el viernes pasado una carta al secretario ejecutivo de la CIDH, Santiago Cantón, en la cual agradeció la propuesta, pero la consideró "no oportuna".
"En esta ocasión no es oportuno iniciar dicho procedimiento, considerando los comentarios pos audiencia externados a diferentes medios de comunicación por parte de los representantes del Estado de Nicaragua", afirmó Stagno.
Según la Cancillería costarricense, autoridades de Nicaragua afirmaron que mediante la solución amistosa, se estaría haciendo un tácito reconocimiento de la comunicación o solicitud de admisión del caso.
El diplomático agregó que Costa Rica "solicita respetuosamente a la honorable Comisión que, con la misma celeridad que ha enviado las comunicaciones a los Estados parte y convocado la audiencia, proceda a pronunciarse sobre la etapa de admisión" del caso.
La Comisión propuso la solución amistosa durante la audiencia celebrada el 18 de julio anterior, en Guatemala, ante la solicitud presentada por Nicaragua en febrero pasado para que se admita el caso.
En la misiva enviada a la CIDH, Costa Rica insistió en que se debe declarar inadmisible el caso, pues los hechos son aislados, sucedieron antes de que reconociera la competencia de la Comisión y aún no se ha agotado la vía interna.
En febrero pasado, Nicaragua presentó ante la CIDH una petición para que acepte el caso "Natividad Canda Mairena" y "José Ariel Silva Urbina y otros" en los que alega retardo de justicia y xenofobia.
Canda falleció el 10 de noviembre de 2005 a causa de las mordeduras de dos perros que custodiaban un taller al que aparentemente ingresó sin permiso, mientras Silva murió apuñalado el 4 de diciembre pasado.
Según el Gobierno, Canda fue atacado por los perros ante la mirada de ocho agentes de la policía, miembros de los bomberos y el propietario del taller que no hicieron nada para evitarlo, mientras Silva fue "linchado".
Costa Rica ha reiterado que son hechos "aislados" y que además el sistema interamericano de derechos humanos no tiene tipificados procesos de un Estado contra otro.
Según cifras oficiales, unos 300.000 nicaragüenses viven en Costa Rica, pero otras fuentes no oficiales aseguran que la cifra ronda el millón de personas.