Nacional

Otro nombre, otra mamá

* Señora asegura que se llama Edar Alberto García, y otras personas lo corroboran ** Sin embargo, pruebas de ADN que se harán hoy, dirán la última palabra

“Panchito”, el niño supuestamente secuestrado por su padrastro de la escuela La Valencia de Desamparados, Costa Rica, sigue siendo el centro de una disputa, pero ahora no de los canales de televisión nacional, sino de dos mujeres, de las que cada una asegura ser la verdadera madre del pequeño.
Manuela García, habitante del municipio de Diriamba, aseguró que ella es la verdadera mamá de “Panchito” y no la señora Ángela Potosme, residente en Costa Rica, quien llegó al país desde el viernes pasado para reclamar la maternidad del pequeño.
García asegura que su hijo no se llama “Panchito”, sino Edar Alberto García Muñoz, y pidió a las autoridades del Ministerio de la Familia le permitan estar unos minutos frente a frente con el niño para demostrar que ella es su verdadera mamá.
“Sólo pido que me permitan verlo y verán que él sí me reconoce a mí”, afirmó a un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO, que conversó con ella en una casa familiar ubicada en el anexo a Villa Libertad.
NO SE LLAMA PANCHITO
Según García, su hijo --que no se llama “Panchito”-- es un estudiante adelantado de cuarto grado de primaria de la escuela Mi Pequeña Luz, del municipio de Diriamba, que es administrada por una fundación cristiana llamada Juventud con una Misión.
La presunta madre relató que su hijo desapareció el 26 de mayo pasado cuando salió hacia su escuela ubicada en la entrada a Diriamba, de la gasolinera Esso, tres cuadras arriba y media al norte.
Asegura que luego que su hijo no regresó a la casa, descubrieron que se había llevado una alcancía con más de trescientos córdobas, dinero que su esposo y ella habían ahorrado para comprarle una bicicleta con la que pudiera movilizarse hacia su escuela, también se llevó un teléfono celular.
Afirma que ella interpuso la denuncia de la desaparición de su hijo Edar Alberto, en la delegación policial de Diriamba, pero el subcomisionado José Márquez, jefe policial del municipio, aseguró que no hay registros en esa delegación que demuestre que la señora García haya interpuesto denuncia alguna.
“Para nosotros la desaparición de un niño es una prioridad, si hubiéramos conocido ese caso estaría siendo investigado”, señaló el subcomisionado Diego Baltodano Callejas, jefe policial en Jinotepe.
García aseguró que el niño cuya foto fue publicada en EL NUEVO DIARIO es su hijo. “Éste es mi hijo, y la mujer que ahora dice que es su mamá está mintiendo”, señaló, tras pedir a las autoridades que le entreguen a su niño, pues tiene temor de que Potosme sea una persona vinculada a alguna organización que se dedique al tráfico de personas.
QUIERO A MI HIJO
“Yo le pido de todo corazón que me entreguen a mi hijo, quiero tenerlo frente a frente”, afirmó, tras indicar que Ángela puede estar equivocada.
Indicó que su hijo nació en Managua en el Hospital “Bertha Calderón”, y vivió varios años en el barrio anexo a Villa Libertad en casa de su abuelita Catalina Almanza Dávila, luego se trasladaron a Diriamba, a una vivienda ubicada de la alcaldía dos cuadras al norte y media abajo.
“Yo creo que Edar tiene miedo de volver, quizá cree que le voy a pegar”, dijo García, quien no se explica por qué su hijo ha contado la historia sobre el pequeño “Panchito”.
“Yo le diría que soy su verdadera mamá, que soy su madre y que quiero recuperarlo”, afirmó, tras romper en llanto al ver la fotografía del pequeño.
NO ES PANCHITO
La joven Jazmina Jirón, del área administrativa de la escuela “Mi Pequeña Luz”, donde estudiaba el supuesto “Panchito”, aseguró que el niño de la fotografía es realmente Edar Alberto García. “Ese niño se llama Edar y no Panchito”, afirmó.
Relató a EL NUEVO DIARIO que el pequeño ya no estudia en la escuela porque fue retirado debido a problemas que comenzó a manifestar y que fueron difíciles de controlar.
En la escuela estudió desde el segundo grado, y en los últimos meses había presentado problemas de indisciplina. “Creo que la mamá lo sobreprotegía porque nunca aceptó los problemas que tenía su hijo”, dijo Jirón.
Mientras tanto, Marlene García Sánchez, vecina de anexo a Villa Libertad, relató que conoce perfectamente a Edar Alberto, y lo reconoció en la fotografía publicada en EL NUEVO DIARIO”. “No hay dudas, se trata de Edar, es un niño muy activo, y tenía el defecto de ser muy mentiroso”, explicó.
“En el barrio todos saben que no es “Panchito”, sino Edar, yo creo que él está mintiendo quizá para protegerse”, afirmó García Sánchez.
HOY HACEN EL ADN
Para hoy está previsto que les practiquen --a “Panchito” y las dos mujeres que dicen ser su mamá-- el examen de ADN, el que será realizado en el Centro Molecular de la Universidad Centroamericana, según lo confirmó la Procuradora Especial de la Niñez y la Adolescencia, doctora Norma Moreno.
Para hoy también fueron citadas en la delegación oriental del Ministerio de la Familia las señoras Manuela García y Ángela Potosme, las que se verían la cara por primera vez desde que se descubrió la historia del niño desaparecido.