Nacional

“Gobierno inepto y negocio orquestado”


Los ingenios San Antonio, Monte Rosa y la generadora San Rafael, son las posibles soluciones al problema energético, porque las tres producirían 58 mega watts (MW) que estarían disponibles para generar energía en todo el país, pero ni el gobierno ni los entes reguladores toman acciones para suplir la escasez energética a través de estas alternativas.
Narciso Mayorga, quien se considera un nicaragüense preocupado por el problema de la energía, se ha dedicado a analizar la situación energética que vive el país y plantea posibles alternativas para solucionarla.
Mayorga sostiene que los ingenios San Antonio y Santa Rosa generan 26 MW cada uno, y la generadora San Rafael seis MW, con esto se puede crear un sistema interconectado en el área nacional para solucionar el problema energético. Destacó que igual se hace con la generadora Apanás, en Jinotega, que se interconecta para crear energía hidroeléctrica.
“Los 58 MW tienen capacidad para suplir lo que falta de energía y no tener que estar comprando carísimo en el exterior del país.”
Mayorga sugiere que se debería hablar con los ingenios y preguntarles cuánto necesitan para producir energía hidroeléctrica, y después se negociaría un precio menor al que se paga afuera. Los abastecedores exteriores, según Mayorga, vienen cobrando entre 130 y 200 dólares por un MW, que es un precio demasiado alto para el país. Por su parte, la alternativa que pueden ofrecer los ingenios tendría dos beneficios: no más racionamientos y la tarifa de la energía no va ha ser tan cara.
Disparando los precios
Para Mayorga lo que hace Unión Fenosa (UF) es llevar la escasez energética a su máxima expresión, para luego disparar los precios de la energía, lo que resulta ser un gran negocio para ella. Pero explica que esas acciones de UF “no son nuevas”, y afirma que “así es cómo se roba elegantemente: disminuyendo la oferta para disparar los precios”.
Él enfatiza que los precios del petróleo no tienen por qué afectar la energía eléctrica del país, porque los ingenios ofrecen una solución real que está a la vista y con esa alternativa no se dependería del crudo.
¿Qué está haciendo el presidente?
Como todos los nicaragüenses Mayorga se pregunta, ¿qué está haciendo el presidente Enrique Bolaños para solucionar el problema energético? Su única respuesta, después de un análisis de la situación, es que “el presidente está tranquilo, mientras la economía del país va a pique.”
Negocio orquestado
Mayorga considera que toda está situación es un negocio orquestado, donde también está involucrado el presidente, porque nadie se preocupa por brindar un buen servicio a la población.
La Comisión Nacional de Energía (CNE), que es la encargada de buscar una mayor oferta, lo único que ha hecho hasta ahora es todo lo contrario. Por su parte, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE), que es un ente regulador, tampoco está haciendo nada para que la empresa energética brinde un buen servicio.
Al igual, a los generadores se les paga potencia y energía, lo que implica un “precio oneroso que sangra al país, porque en Nicaragua se cobra la potencia más cara del universo”, y ni el CNE ni el INE revisan esas irregularidades y precios por las nubes que podrían ser menores, explica Mayorga. Aclara que eso no es invento de él, porque son planteamientos “soportados en la ley, en el artículo 12 de la Luz Eléctrica.”
El contrato de la distribuidora de energía UF establece que su función “es impulsar el desarrollo de la nación, garantizando la oferta y la demanda con la calidad requerida y a los precios competitivos”, pero no se hace así.
Por el contrario, UF no ha invertido en mejorar la red de distribución. No busca alternativa para racionamiento, cobra más caro y el servicio que ofrece “maltrata comercialmente a los consumidores”.
Narciso Mayorga recomienda que se aproveche el petróleo venezolano y se reduzcan las pérdidas, porque de todo lo que se genera se pierde el 28 por ciento, y lo aceptable es que las pérdidas sean a los más del 15 por ciento, que es lo normal.