Nacional

“Panchito”, ¿al fin?

• Dos países en triste historia de niño deambulante • Madre está casi segura desde que lo vio en END • A punto de finalizar un impactante drama humano • Anoche continuaba el drama en instalaciones policiales de Auxilio Judicial • Desde el rapto del padrastro, hasta la publicación de su foto por primera vez

Tania Sirias

Aparenta once años, pero ni él mismo sabe cuántos tiene. Sólo incertidumbre, emoción y miedo reflejaba el rostro de “Panchito” frente a las cámaras de televisión. De su pasado no recordaba casi nada, sólo que se llamaba Francisco Antonio, y que desde hace años deambulaba por las calles de la capital para poder sobrevivir. Su historia pública inicia cuando el Diario Extra de Costa Rica recibió una fotografía del niño que había sido publicada por EL NUEVO DIARIO.
Su madre, Ángela Potosme, reconoció a “Panchito” --como cariñosamente lo llamaba--, el cual desapareció el 28 de marzo de 2001 del portón de la escuela La Valencia, en Desamparados, Costa Rica. Su padrastro lo había raptado y se presume que el niño estaba en suelo nicaragüense.
Gloria Díaz Espinoza, funcionaria de la Delegación Oriental del Ministerio de la Familia, declaró que el niño fue encontrado por oficiales de la Policía en Jinotepe, durante la celebración de las fiestas patronales de este municipio de Carazo. “Panchito” fue entregado a un centro de resguardo temporal, pero se escapó, ya que según él recibía maltrato por parte de los otros muchachos que se encontraban en ese lugar.
El niño volvió a Managua, pero nuevamente fue puesto en tutela por MiFamilia, y fue entregado al hogar sustituto de Ligia Hernández el 27 del mes pasado. “Me lo dieron por un día mientras encontraban un hogar para él, fue cuando decidí ir a EL NUEVO DIARIO para ver si sus padres lo reconocían a través de una fotografía.
En el huracán de los medios
Allí es donde la historia de “Panchito” trascendió las fronteras, el Diario Extra publicó la foto y doña Ángela reconoció al niño por sus características físicas. “Es su nariz y sus orejitas”, decía la madre, mientras miraba la imagen del pequeño. El tan ansiado reencuentro se vio empañado por la competencia feroz de los medios de comunicación.
El Canal 10 se dio a la tarea de investigar el caso y dar con el paradero del pequeño, mientras la madre se trasladó hasta las instalaciones del Canal 2, pues le habían informado que allí se encontraba quien probablemente era su hijo. “Llegó el periodista del 10 para conocer bien la historia del niño, intercambiamos números de teléfonos para mantenernos en contacto y dar con los padres del niño”, dijo Ligia Hernández.
Madre e hijo se encontraban a tan sólo unos pasos, pero la presión de los medios por dar la primicia los separaba. Doña Ángela jamás se bajó del auto y tomó el valor de ingresar al canal de televisión para ver si era “Panchito”, mientras el niño miraba la historia de su vida a través de un reportaje elaborado por el periodista José Abraham Sánchez. Al preguntarle si se acordaba de sus padres, él decía que no, haciendo gestos con la cabeza.
Lo que sí era evidente es que el pequeño tenía la esperanza de tener al fin un hogar, después de andar deambulando en las calles por más de cinco año. Al Canal 10 se presentó el capitán Emiliano Hernández, de la Dirección de Auxilio Judicial, para que el niño fuera entregado a la Policía y así garantizar su seguridad.
Trasladado al Chipote
“Panchito” y Ángela Potosme fueron trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), ya que se tenía que comprobar que el pequeño era su hijo. Ella tenía que comprobar a través de una partida de nacimiento, fotografías, y señas personales, que era el pequeño al que llevaba años buscando.
El capitán Hernández comentó que esto lo hacían por la seguridad del niño, ya que tenían que descartar un caso de trata de personas. La procuradora especial de la Niñez, Norma Moreno, se presentó hasta las instalaciones de la DAJ para conocer sobre la situación del niño, y afirmó que al trasladarlo hasta este sitio se le estaban violentando sus derechos humanos, ya que más bien tenían que haberlo trasladado a un Centro de Protección.
“Él no cometió un delito, por eso no debe estar en este lugar, mucho menos pasar la noche aquí”, alegaba. EL NUEVO DIARIO se comunicó vía telefónica con el director de la DAJ, quien afirmó que el niño iba a pasar la noche en este lugar, ya que lo están preparando emocionalmente para el encuentro con la señora Ángela Potosme, si se comprueba que ella es la verdadera madre.