Nacional

Memorias de la muerte en caso Nemagón


María Haydée Brenes

Documentar el primer caso de América Latina en el cual miles de personas se han organizado y demandado a trasnacionales por afectaciones directas e indirectas del uso de Nemagón, es uno de los objetivos del “Expediente de la Marcha Sin Retorno”, documento que fue presentado ayer por diversas organizaciones de la sociedad civil.
Julio Sánchez, del Centro “Alexander Von Humboldt”, manifestó que la lucha de los afectados por el Nemagón ha sido una experiencia ejemplar de lucha cívica
“Nicaragua es el primer caso donde se ha organizado tanta gente y se han logrado leyes y beneficios para las personas afectadas. En la actualidad hemos hecho un llamado publico a los partidos políticos para que den continuidad a los compromisos que, en diferentes momentos, tanto la Asamblea Nacional como demás instituciones del Estado han suscrito, pues consideramos que evidentemente, si un partido deja el tema ambiental y el tema de salud fuera de su agenda, no estará haciendo mucho por Nicaragua”, comento Sánchez.
Por su parte, el licenciado Bayardo Izabá, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), señalo que la idea de este expediente es sistematizar la información más valiosa que se tiene alrededor de los afectados por el Nemagón.
“Vale la pena destacar que en los diferentes acuerdos que se han suscrito se derivan responsabilidades en las instituciones, tanto con los afectados como con el medio ambiente, y eso es algo de suma importancia ahora para Nicaragua, pues debe detenerse el ingreso de 30 agrotóxicos sintéticos que provocan perjuicios a la salud y no es posible que el Estado se haga oídos sordos ante esta petición”, dijo Izabá.
Flexibilizar
También comentó que debido a los obstáculos que han encontrado los afectados por Nemagón en los juicios contra las trasnacionales en Estados Unidos, un grupo ha decidido abrir un espacio de negociación, sin embargo, los representantes de esa compañía en los acercamientos que se han tenido no se han mostrado flexibles.
“A ellos les interesa ganar méritos como una empresa con responsabilidad social, pues pretenden nuevamente asentarse en Nicaragua para cultivar frutas y vegetales orgánicos, pero no creo que lleguen a un consenso con los afectados por el Nemagón si de entrada les dicen que no reconocen la afección en mujeres, cuando en las bananeras éstas representaban el 30 por ciento de la fuerza laboral. A nuestro juicio deben ser flexibles si quieren llegar a un consenso”, concluyó Izabá.