Nacional

Absuelven a “peces” menores de un fraude


Lizbeth García

El juez Séptimo Penal de Juicio, Octavio Rothschuh, declaró no culpable de la supuesta autoría del delito de fraude en perjuicio del Estado a Sayonara Navas Lau, ex directora administrativa financiera del Bavinic; Carmen Carmona González, ex directora jurídica, y Lucrecia Zelaya Cáceres, ex coordinadora contable del mismo Banco de la Vivienda de Nicaragua.
Todas ellas fueron subordinadas del actual diputado liberal Marco Aurelio Sánchez cuando éste fue presidente ejecutivo del Bavinic.
El Procurador Auxiliar Edén Aguilar, explicó este viernes que apelarán el fallo de primera instancia porque considera que había suficientes elementos para probar que las mencionadas ex funcionarias supuestamente actuaron contra la ley al avalar la indemnización que el ex presidente ejecutivo del Bavinic, Marco Aurelio Sánchez, ordenó entregar a Roberto Orlando Murillo.
Sánchez y Murillo también fueron acusados por fraude, pero como el primero goza de inmunidad no fue enjuiciado, en tanto que el segundo fue sobreseído del delito durante la audiencia inicial del juicio realizada en marzo, pero el fallo fue apelado y aún está pendiente de resolución.
“Ellas eran funcionarias y tenían que actuar conforme la ley, que dice que quien debía indemnizar a los reclamantes de propiedades confiscadas por el Estado era la Oficina de Cuantificaciones e Indemnizaciones (OCI) y no el Bavinic”, reiteró el procurador Aguilar, quien informó que será hasta el 9 de agosto que se conocerán los elementos que el juez consideró a la hora de declarar no culpables a las acusadas.
La Procuraduría acusó a Carmen Carmona porque supuestamente cambió el dictamen jurídico que existía sobre el reclamo de Murillo, y determinó que había que darle respuesta directa al reclamante, pese a que el caso estaba en los juzgados.
A Navas y Zelaya las acusaron bajo el supuesto de que avalaron y aprobaron la emisión de los cheques con los cuales le pagaron a Murillo la propiedad en litis, desembolsos que fueron registrados como “desembolsos temporales”.