Nacional

¿Qué quedará si retiran pistolas?

* Armas que se exhiben son de los pocos objetos que ayudan a recordar la batalla de San Jacinto, si se las llevan, quedará una casa-hacienda común y corriente, señalan educadores

Tania Sirias

Como absurdo, catalogó el representante de la Asociación de Educadores de Nicaragua (Anden), José Antonio Zepeda, el hecho de que el director del Instituto Nicaragüense de Cultura, Julio Valle Castillo, retire las pistolas que por años han estado en la Hacienda San Jacinto porque no son las que utilizaron los filibusteros en la batalla de 1856.
“Hay momentos donde se quiere obstruir parte de la historia, y con ellos los elementos que quedaron como testimonios. Es absurdo, en aras de cuidar las cosas, que se oculten, o bien que con la intención de cuidarlas o prevenir que se las roben, esconder las pistolas. Lo que se debería hacer es invertir para protegerlas, ya que son patrimonio de los nicaragüenses”, indicó Zepeda.
Preservar el patrimonio no significa ocultarlo a las nuevas generaciones, dijo el representante de Anden. Señaló que uno de los puntos en que deben trabajar los educadores es en darles referentes históricos a los estudiantes para que en su análisis se den cuenta de lo que ocurrió en el país.
“Sólo verán el cerco de piedras”
Zepeda expresó que el Ministerio de Educación, como rector de la cultura y el deporte, debe pronunciarse sobre este hecho, ya que esto es el complemento de la educación. “Si quitan las pistolas, los muchachos sólo irán a ver el cerco de piedras y la casa-hacienda totalmente desmantelada, la confundirán con una casa más del campo que no tiene ningún valor”, dijo.
Comentó que la batalla de San Jacinto tiene dos significados: la unión de los nicaragüenses contra la intervención extranjera y la valentía de los patriotas al defender nuestro país.
“Además, ¿quién me garantiza que al estar guardadas se les va a dar el cuido para que no se deterioren? Me parece que si vamos a inculcarles el valor patriótico a los estudiantes, tenemos que contar con museos, centros de referencia nacional, monumentos de aquellos hombres y mujeres que fueron parte de esta historia”, señaló el diputado.
Promover una
ruta turística
Agregó que en muchos países estos sitios históricos son parte de una ruta turística, lo cual será factible en nuestro país. Los estudiantes podrían visitar el Mesón de Rivas, donde inició la derrota; la Cruz de España, que es donde el cacique Nicarao debatió con los españoles. Nadie habla de estos hechos históricos. Hay que hacer la ruta de los patriotas de la guerra nacional”, indicó Zepeda.
La licenciada Esther Areas Morales, maestra de Ciencias Sociales del Instituto “Maestro Gabriel”, dijo que cada septiembre los estudiantes realizan la excursión hacia la Hacienda San Jacinto, donde además se les da una guía para que conozcan la historia de cómo se dio la gran batalla contra los filibusteros.
“Esto lo hacemos con el fin de despertar en el estudiante el interés por conocer a nuestros héroes nacionales. A los maestros nos parece ilógico que se haya tomado la decisión de retirar las pistolas, ya que son una referencia histórica para los alumnos”, dijo la educadora.
Que no las retiren
Asimismo expresó que este año la visita estará incompleta si retiran las armas, “ya que esto nos sirve para que el muchacho se imagine cómo fue la batalla, y lo que costó a los nicaragüenses ganar esa guerra. Es importante que se conserve el patrimonio de nuestra cultura e historia, por eso pedimos al director del INC, Julio Valle, que no las retire”, expresó Areas.
El diputado Zepeda añadió que el problema principal es que no queremos reconocer nuestra nacionalidad ni los hechos históricos. “Con esta decisión, los mayores perjudicados serán los muchachos, que no conocerán los referentes históricos del país y ni siquiera se imaginarán cómo fue la lucha contra los filibusteros”, expresó.