Nacional

Humo blanco y humo negro con el petróleo venezolano

* Rumores de entendimiento se disipan y no hay a quién creerle

Después de casi cuatro meses de mantener una disputa por la importación de petróleo de Venezuela en condiciones preferenciales, los gobiernos central y municipal parecen haber llegado a un acercamiento en sus posiciones, según lo confirmó el alcalde de Managua, Dionisio Marenco, aunque la Presidencia de la República lo niega.
Luego de una reunión que el presidente Enrique Bolaños sostuvo con el candidato presidencial del Frente Sandinista, Daniel Ortega, hace pocos días, se comenzó a manejar la versión de que el gobierno habría aceptado colaborar en la importación el crudo venezolano.
“El presidente Bolaños ya está reflexionando para cambiar. Sostuve una reunión con él y hay avances”, dijo Marenco, mientras participaba ayer de las festividades en honor a Santo Domingo, patrono de Managua.
El edil capitalino agregó que durante un encuentro con el mandatario éste se comprometió a respaldar el plan de importar petróleo de Venezuela, pero que aún no está todo dicho.
“Él (Bolaños) dice que va a apoyar, vamos a ver qué pasa. Estuve en una reunión con él, pero no nos hemos puesto de acuerdo”, expresó.
El 25 de abril pasado, una delegación de la Asociación de Municipios de Nicaragua (Amunic), presidida por el alcalde de Managua, Dionisio Marenco, viajó a Venezuela, donde firmó un convenio con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), para el suministro de petróleo a Nicaragua en condiciones preferenciales, y se conformó la empresa Alba Petróleos de Nicaragua (Albanic).
Pero el acuerdo fue calificado por el gobierno central y sectores opuestos al sandinismo, como injerencismo del presidente venezolano Hugo Chávez en el proceso electoral nicaragüense, ya que Amunic está controlada por una mayoría de alcaldes sandinistas, y en el acto de la firma participó también el candidato presidencial Daniel Ortega.
El pegón principal está en la infraestructura para almacenar el petróleo, ya que para hacerlo, Albanic necesita tanques para guardar y distribuir el combustible, para lo cual estuvo gestionando con el Ejecutivo que le permitiera utilizar los que tiene Petronic, pero la respuesta fue negativa, por estar bajo arriendo a una firma extranjera.
El gobierno respondió que es Petronic el que tenía que llegar a acuerdos con Albanic, pero la petrolera dijo que es el Estado el que le tiene que autorizar el sub arrendamiento, porque el contrato no lo permite.
Presidencia niega acercamiento
Las noticias sobre un posible apoyo de parte del gobierno al proyecto de Albanic fueron negadas por la Presidencia de la República.
“No hay nada cierto. El presidente Bolaños estuvo con tres de los cinco candidatos a la Presidencia el jueves pasado, pero lo único que se trató fue la necesidad de lograr un acuerdo para el desarrollo del país, que permita dejarle al nuevo gobierno, 1,700 millones de dólares para que pueda trabajar”, dijo el vocero presidencial, Lindolfo Monjarretz.
Sobre el tema de la importación de petróleo de Venezuela, el funcionario afirmó que el gobierno ha sido claro en su posición: “No somos un obstáculo, pero ni siquiera ha habido una solicitud al Ejecutivo ni a Petronic para el almacenamiento del petróleo”.
Monjarretz aseguró que los relacionados con la importación del petróleo deben hacer la solicitud y gestiones para ello, y el Ejecutivo no se opone.
Ariel Montoya, secretario privado del presidente Bolaños, dijo desconocer sobre un supuesto entendimiento en cuanto al tema del petróleo venezolano, aunque insistió en que el Ejecutivo no es un obstáculo para que el producto llegue al país.
“Lo que pasa es que no se ha visto nada concreto. No se han visto barcos en Corinto, no hay solicitud oficial de las refinerías y tanques. Es una estampa populista, y el gobierno siempre ha sido serio en sus intenciones”, expresó.
Negocian con otros países
El alcalde Marenco dijo que también están negociando con Honduras y Costa Rica, para traer el petróleo a través de esos países, pero que lo mejor sería utilizar la infraestructura de Petronic.
“Lo más conveniente es que Nicaragua reciba este petróleo; que el Presidente entienda que es conveniente para el país”, subrayó.
Por su parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), Erwin Krüger, afirmó que desconoce cómo están las negociaciones, pero que los empresarios prefieren que las inversiones se hagan en Nicaragua.
Añadió que es oportuno que se traiga a Nicaragua el petróleo, porque lo conseguiríamos en mejores condiciones.
Los representantes de las petroleras también han mostrado sus dudas sobre la factibilidad del proyecto, al afirmar que ellos tienen compromisos con sus suplidores y una capacidad limitada en almacenamiento y refinado.
El contrato
El convenio entre PDVSA y Amunic se firmó el 25 de abril pasado en Caracas, para el suministro de hasta 10 millones de barriles de combustible anuales, que corresponden a la demanda total de Nicaragua en un año.
Los términos convenidos establecen el pago del 60 por ciento de la compra en un plazo de 90 días, al precio internacional del momento; mientras el 40 por ciento restante se pagaría a un plazo de 23 años, dos de gracia y uno por ciento de interés, y según representantes del Frente Sandinista existe la opción de pagar la deuda con producción nacional.