Nacional

¡A sembrar mangle!


María Haydée Brenes

Cuatro mil quinientos dólares entregó el Marena a la Alcaldía de El Realejo, para que sean utilizados en la reforestación de 10 hectáreas de mangle rojo, y de esa forma generar empleo a los habitantes de la comunidad Alemania Federal, quienes atraviesan una difícil situación ante la aplicación de la ley de veda forestal y delitos ambientales.
Desde el mes de mayo pasado, los pobladores de El Realejo han presionado al gobierno por alternativas de empleo y sobrevivencia familiar, una vez que el Marena aplicara la Ley de Veda Forestal y Ley contra los Delitos Ambientales, las cuales expresan la prohibición de extracción de mangle rojo durante diez años.
El mangle rojo es una especie vegetal de árboles inmensos, cuya madera produce una excelente leña que los pobladores utilizan para cocinar y vender, además sirve para elaborar carbón vegetal, entre otras muchas utilidades. Sin embargo, especialistas del Marena han destacado que de continuar el despale indiscriminado del mangle rojo, también se acaban los manglares que constituyen un tesoro natural de gran valor donde se desarrollan importantes especies como la larva del camarón y conchas negras, entre otras.
Durante la entrega de esta nueva ayuda, la ingeniera Lilliam Osejo, Viceministro del Marena, expresó a los líderes comarcales de la comunidad Alemania Federal que “la reforestación es indispensable para la permanencia del mangle rojo que los habitantes han extraído durante más de 30 años, olvidándose de reforestar, dedicándose únicamente ha explotar y no garantizar su sobrevivencia”.
Desde que se prohibió la extracción de la especie, el gobierno ha venido planteando alternativas inmediatas para resolver la situación que enfrentan las 233 familias cuyo único medio de sobrevivencia era la extracción del mangle.
Una primera medida fue devolverles más de siete mil rajas de leñas decomisadas, posteriormente el embajador de Alemania entregó tres mil dólares para reforestar cuatro hectáreas de mangle rojo, garantizando empleo y alimentación durante 20 días a los habitantes de la zona. También se logró que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) brindara paquetes alimenticios para las 233 familias durante un mes.