Nacional

Una llanta ponchada, y gringo de colones falsos quedó libre


Lesber Quintero

RIVAS -El norteamericano Brennan Scott Clarke, de 26 años, capturado la tarde del miércoles en Peñas Blancas con 410 mil colones falsos, obtuvo fácilmente su libertad a eso de las seis de la tarde de ayer, gracias a que el Ministerio Público no presentó en tiempo y forma la acusación en su contra, la cual debió haberse hecho ayer en el juzgado local del municipio de Cárdenas, antes de las seis de la tarde.
Según el abogado defensor del norteamericano, José Adán Solórzano, su cliente fue detenido a las tres de la tarde del miércoles en el complejo aduanero de Peñas Blancas, y el Ministerio Público tenía a partir de ese momento 48 horas para hacer formal denuncia en contra de Scott Clarke ante el juzgado de Cárdenas, ya que así lo contempla el nuevo Código Procesal Penal.
No obstante, la acusación nunca llegó al juzgado de Cárdenas, y eso lo aprovechó Solórzano para sacar al gringo de tras las rejas. Según fuentes ligadas al Ministerio Público, la acusación no se presentó en tiempo porque la persona encargada de trasladar el expediente de Rivas a Cárdenas, se quedó en medio camino al descomponérsele la moto en que viajaba.
De esta forma, el gringo fue quien salió ganando, debido a que en dicho proceso había suficientes pruebas en su contra, ya que fue capturado cuando intentaba cambiar ante un “coyote” que labora en la Frontera Sur, cinco billetes de 10 mil colones que eran falsos, y cuando se percató de que el cambista y un policía que pasó por el lugar detectaron que los billetes eran falsos, se fue a los servicios higiénicos a deshacerse de otros 36 billetes de diez mil colones.
Según la vocera de la Policía de Rivas, capitán Luisa Amalia Chavarría, en total fueron 41 billetes de diez mil colones los que le ocuparon al gringo, lo cual equivale a 410 mil colones, que al “traducirlos” a moneda nacional serían 13 mil 120 córdobas.
El gringo venía procedente de Costa Rica a bordo de un Tica Bus, y según su abogado defensor, iba a las playas de San Juan de Sur y Tola a surfear. No obstante, ahora que recobró su libertad se desconoce si aún desea visitar las costas del Pacífico del departamento de Rivas, las cuales estuvieron a punto de ser invadidas por colones falsos.