Nacional

Acervo histórico-cultural, menospreciado en Nicaragua


Tania Sirias

El representante de la Unesco en Nicaragua, Juan Bautista Arríen, comentó sobre la ola de robos que se han cometido en instituciones culturales y religiosas, la cuales están acabando con el acervo histórico de nuestro país.
“No sé si catalogar estos hechos como descuido, una actitud de desconocimiento, negación, despreocupación, e incluso desprecio a elementos tan importantes de nuestra cultura”, señaló Arríen, ante el hecho de que no se conociera el paradero de la verdadera corona de la Virgen de la Asunción, patrona de la Catedral de León.
A pesar de que la Catedral de León está en solicitud ante la Unesco para ser declarada patrimonio cultural de la humanidad, los saqueos que sufren este templo y otros demuestran un claro menosprecio al arte sacro, señaló.
Agregó que como educador que se mueve en el ámbito de la cultura, y como responsable de la Unesco, no le deja de sorprender que poco a poco los referentes históricos vayan desapareciendo.
Robos se dan muy seguido
Juan Bautista Arríen aseveró que es lamentable que se esté dando un proceso reiterativo en pérdidas de obras y objetos que conforman el patrimonio cultural de la nación. “El hecho que haya desaparecido la Fe de Bautismo de Rubén Darío, la partitura original del Himno Nacional, y otros hechos como el de la cinemateca, son elementos preocupantes”, señaló.
Afirmó que la cultura es la raíz del proceso educativo, y es la conexión permanente de la historia de un pueblo. Al ir desapareciendo estos referentes nos están quitando la base de la identidad cultural del país, indicó el educador.
También lamentó el robo reciente a la Cinemateca Nacional, donde desconocidos hurtaron un proyector valorado en 2 mil 800 dólares, y del Museo Nacional, un teodolito digital electrónico, valorado en 6 mil 500 dólares.
Policía debe investigar
“Debemos cuidar esos referentes, ya que sin ellos nos quedaríamos desbalanceados dentro del proceso histórico cultural. Vemos que cuando ocurren estos delitos como droga o corrupción, la Policía ha insistido hasta llegar a conocer las causas y los autores, pero cuando se trata de la identidad de un pueblo, parece que eso no tiene valor y es muy preocupante”, expresó el representante de la Unesco.
También dijo que estos elementos parecieran no tener un valor tangible, pero son nuestros tesoros nacionales, que superan cualquier precio, pero parecía que no tienen gran importancia para el país.