Nacional

Fiscal y acusadores enredan caso Western

* Al que sacó dinero de bóveda pretenden convertirlo en testigo contra los autores intelectuales * Confusa presentación y poderes mal hechos obligan a judicial a confirmar prisión y reprogramar audiencia

Eloisa Ibarra

Contradictoria y poco convincente resultó la posición del fiscal Rodrigo Alberto Zambrana, durante la audiencia inicial para el intercambio de pruebas en el caso contra cuatro personas acusadas por hurto con abuso de confianza en perjuicio de la empresa Western Union, por un monto de 489 mil dólares y 954 mil córdobas.
Y es que después de presentar un voluminoso intercambio de pruebas de 19 páginas, con el que pretende demostrar la participación de los cuatro acusados en el hurto, Zambrana sacó un “acuerdo condicionado bajo reserva” suscrito con el reo Jorge Vega Ríos, quien contradictoriamente es uno de los más señalados en las pruebas propuestas.
Zambrana pidió a la juez cuarto penal de audiencias, Martha Martínez, que tuviese a Vega en calidad de testigo, pues en el acuerdo, además de declararse culpable de los hechos, se compromete a declarar contra los demás acusados.
La confusa y contradictoria posición de Zambrana fue aprovechada por los abogados Carolina Vásquez, defensora del reo Jorge Arturo Pérez, y Sergio Morales, de Ervin Antonio Sanabria, quienes le preguntaron al fiscal en qué calidad quedaría Vega, pues proponía una serie de pruebas contra él en el intercambio de pruebas.
Jueza rechaza acuerdo
Al final, la jueza Martínez decidió tener por no puesto el escrito de acuerdo con Zambrana y mantener como reo a Vega, junto a Pérez, Ayerdys y Ervin Antonio Sanabria, a quienes les confirmó la prisión preventiva impuesta en la audiencia preliminar.
Y mientras Zambrana dijo que estudiará la estrategia a seguir para decidir si propone otra vez el acuerdo con Vega, el abogado Noel Vidaurre, en representación de Western Union, afirmó que mantienen el acuerdo con el reo.
Vidaurre, restó importancia al hecho de que la juez Martínez le haya devuelto el poder judicial en representación de Western Union por no cumplir con los requisitos establecidos en el Código Procesal Penal (CPP).
Una de las pruebas propuestas contra Vega es el video donde la imagen del acusado fue captada y grabada, por medio del sistema de cámaras, en el preciso momento que entró a la bóveda de la empresa para sacar en dos momentos (primero en una bolsa negra de basura y luego en una caja de cartón) los 489 mil 687 dólares y los 956 mil 661 córdobas con trece centavos.
Otra confusión
Otra contradicción expresada por Morales, fue que en la acusación y en la audiencia preliminar, el fiscal Zambrana señaló a Sanabria como el autor intelectual del delito, y en la audiencia de ayer le pidió a la juez que tuviese a Ayerdys como el autor intelectual.
René Román, defensor de Ayerdys, señaló que el intercambio de pruebas presentado por Zambraba no guarda concatenación con la acusación, por lo que no cumple uno de los requisitos establecidos en el CPP.
Según la acusación de la Fiscalía, Vega cumplió con su parte al sustraer el dinero, y lo entregó a Jorge Arturo y a Óscar Francisco, quienes se fueron a otra gasolinera ubicada cerca del aeropuerto, donde los esperaba otro vehículo en el que se fueron a Matiguás, pero el que aparentemente sacó el dinero se fue a su casa en un Toyota verde que no era de él, sino de su tío Armando Ruiz.
Luego Jorge Arturo recogió a Jorge Danilo en una camioneta y se fueron a El Sauce, pero regresaron a Managua a buscar la cédula de identidad del segundo. Ya en León, se contactaron con Francisco Honorio Avilés, mejor conocido como Armando, a quien presuntamente el acusado Ervin Sanabria, supuesto “cerebro” de la operación, había contactado el 19 y el 22 de junio de 2006 para trasladar a Vega Ríos a Honduras.
La Fiscalía propuso 15 testigos, inspecciones policiales en el lugar de los hechos, escrituras de compra de ganado con el dinero, supuestamente entregado a terceras personas, a nombre de quienes se registraron los fierros.
Asimismo, recibos de las compras, supuestamente efectuadas con parte del dinero sustraído de la empresa donde laboraron los cuatro acusados.
Vásquez argumentó que ninguna de las pruebas propuestas por el fiscal Zambrana menciona a su defendido Jorge Arturo, por lo que sólo existen presunciones, basadas en la supuesta amistad con los demás que trabajaron en la empresa Western Union.
La juez Martínez programó el juicio oral y público para el próximo 29 de septiembre.