Nacional

No era una, sino dos avionetas enterradas

* Aparentemente, las armaron con piezas de otras naves, volaron cargadas, y luego las destruyeron

Máximo Rugama

ESTELÍ -Tres especialistas de la Dirección de Aeronáutica Civil de Nicaragua llegaron ayer a Estelí para indagar sobre la identidad de las aeronaves que fueron encontradas el pasado 17 de julio en la finca San Rafael, ubicada en el sector conocido como Llanos de Cocula, 15 km al noreste de la localidad esteliana de La Trinidad.
Aunque las autoridades guardaron un completo hermetismo sobre el particular, este redactor conoció que los especialistas de Aeronáutica Civil, son los ingenieros Claudio Martínez, Efrén Narváez y Ramón Ocampo, este último, coordinador de la misión.
Según las indagaciones prelimares, se trata de dos aeronaves, cuyas matrículas, procedencia y destino, están por determinarse aún. Según se supo, una de las naves estaba "clonada", es decir, que había sido reparada y tenía repuestos de otra avioneta. Incuestionablemente, ambas son de fabricación norteamericana.
Las aeronaves eran dos Aero Comander bimotor. Tanto el ingeniero Ramón Narváez, quien es asesor técnico de Aeronáutica Civil de Nicaragua, como los demás integrantes del equipo investigador, declinaron brindar declaraciones a los periodistas.
Las autoridades buscan la fecha en que las aeronaves fueron segmentadas, incineradas y enteradas en la finca San Rafael, la cual es propiedad del señor Ramón Rafael Briones Lazo, quien asegura no tener nada que ver, porque cuando sucedieron esas cosas los terrenos estaban en manos de unos guatemaltecos.
Los pedazos de las aeronaves, ya extraídos y trasladados a Estelí, permanecen en los predios de la delegación departamental de la Policía.