Nacional

El ruido, delitos ambientales, evangélicos y la Inquisición


Edwin Sánchez

El reverendo Guillermo Ayala denunció que la Ley Especial de Delitos Contra el Medio Ambiente y los Recursos Naturales, a pesar de la reforma introducida al artículo 9 que garantiza a las iglesias evangélicas a desarrollar los cultos al aire libre, previa autorización policial o municipal, se ejecuta contra algunas congregaciones protestantes.
“Esto ha quedado en papel mojado”, dijo Ayala, dirigente de la Alianza Evangélica de Nicaragua, quien subrayó que la elaboración de la ley desde la Comisión del Medio Ambiente, presidida por el diputado Jaime Morales Carazo, fue un ataque disfrazado a la Iglesia Evangélica.
“Lamentablemente las reformas que se le hicieron al anteproyecto quedaron en papel mojado, porque en diferentes partes como Boaco, Ciudad Sandino y León, hay autoridades que están aplicando un concepto fuera de lo que aprobó la Asamblea Nacional”, denunció.
Recordó que en los debates había diputados conocidos y que “quisieron frenar a la Iglesia Evangélica”. Éstos eran los que encabezaban algunas de las bancadas. Asimismo, dijo que Morales Carazo quiso hasta imponer horarios a los cultos evangélicos, y “eso es como ponerle horario a la búsqueda de Dios”.
Manifestó que la Iglesia estableció algunas pautas y se creyó que con las reformas todo sería ordenado, lo lamentable es que se han constituidos comisiones integradas por delegados de Gobernación, de Marena, de la Policía y de sectores religiosos para incidir sobre las iglesias.
El “inquisidor” de Morales Carazo
En torno al candidato vicepresidencial del FSLN, Jaime Morales Carazo, dijo que no hay ninguna orientación política desde la Iglesia Evangélica para “medirlo con la misma vara” con que quiso medir a los evangélicos a través de la controversial Ley del Ruido.
“Pero la gente, la mayoría de los líderes evangélicos de Nicaragua, conoce quién es el señor Morales Carazo, inclusive la mayoría lo está llamado el inquisidor, el enemigo de la Iglesia Evangélica, aunque él cambie de colores”, sentenció.
Por su parte, el reverendo Omar Duarte dijo que la Ley citada es muy clara, y hasta el momento él no ha recibido reportes de iglesias maltratadas.
“Fue un mal sabor que ya pasó”
El líder evangélico dijo que el diputado que le puso nombre y apellido al sector que regularía la ley, “dejó un mal sabor en la Iglesia Evangélica. Gracias a Dios que las bancadas liberal y sandinista entendieron que violaba la libertad de culto que garantiza la Constitución. Y se hizo la ley como debía ser”.
“Si el pueblo evangélico se sintió amenazado, eso dejó un mal sabor, pero si uno se equivoca y rectifica, pues eso es bueno. Creo que rectificaron y la ley se aprobó como debe ser”, indicó.
¿Qué opina sobre calificar al diputado Morales Carazo de inquisidor?
Creo que no hay que usar estos calificativos muy a la ligera, porque realmente no creo que sea esa la intención de fondo. Eso de Inquisición fueron tiempos que ya pasaron, sería estar viviendo en épocas antiguas, estamos en el siglo XXI donde hay derechos de los ciudadanos. Además, el fin de la Iglesia Evangélica no es hacer ruido, sino contribuir al bienestar de la sociedad, porque ayuda a que dejen de haber drogadictos, alcohólicos; que los presos, al recuperar su libertad, no salgan a cometer los crímenes de antes; que el hombre no agreda a su familia. Es un beneficio grandísimo que la Iglesia en su trabajo está desarrollando y no se puede ahora venir a ponerle un bozal, como estaba diseñada la ley.
Agregó que “debemos actuar ponderadamente, y entendiendo que estamos viviendo bajo un mismo techo azul y blanco, y debemos vivir en paz, reconocer el esfuerzo de un sector y del otro y uniendo todos los vigores dispersos como decía Rubén, vamos a hacer una Nicaragua mejor”.
esanchez@elnuevodiario.com.ni

Admiten uso de aparatos de alto poder
Guillermo Ayala, un carismático líder protestante, admitió el uso de equipos de alta frecuencia sonora. Reverendo --le decimos--, hay iglesias que utilizan aparatos de alto poder acústico.
No negamos que sí los usan. La Iglesia Pentecostal usa instrumentos, pero no ofende a ningún vecino porque hay un horario establecido. Hemos orientado al pueblo evangélico que de cierta hora en adelante se baje el sonido. No somos expertos en esto de medir decibeles, pero me parece que estamos frente a un ataque directo.
Si van a aplicar la ley, que también se la apliquen a la Iglesia Católica en sus romerías, fiestas patronales, tiraderas de cohetes y morteros, uso de campanarios, esto sin contar las otras formas de llegar más a la gente, como emplear el mismo modelo de la Iglesia Evangélica con los cantos. También hay que ver si lo aplicarán en discotecas o night clubs, adonde muchas veces llegan jóvenes desenfrenados.
Esta ley debe ser observada durante las celebraciones de los políticos, ahora que está la campaña electoral. ¿Irán a medir los decibeles de lo que hace un candidato?
Indicó que la ley parece diseñada para aplicarse a ciudadanos de primera, segunda y tercera clases, y apuntó que los evangélicos no son una minoría. “Somos de primera categoría, porque aquí van a encontrar moral, integridad, y no estoy diciendo que no se cometan errores, pero la mayoría mantiene principios.

El Arto. 9
La famosa ley dice en su artículo nueve, entre otras cosas, que el que utilizando medios sonoros electrónicos o acústicos de cualquier naturaleza tales como alto parlantes, equipos de sonidos, radios, alarmas, pitos, maquinarias industriales, plantas… sean en vía pública, locales, centros poblacionales o residenciales… produzcan sonidos de mayores decibeles a lo establecido por la OMS, se multará de 5 mil a 20 mil córdobas, después de dos llamados de atención. Actividades tales como campañas evangelísticas al aire libre requerirán autorización municipal o policial. Se exceptúan las actividades de las congregaciones religiosas como cultos, ayunos, vigilias nocturnas.