Nacional

Auditoría a Cabezas

* Revisarán déficit de más de dos millones de córdobas, la solicitud de despido de su auditor interno y deudas con proveedores * Empleados corridos piden casi un millón de córdobas en reforma al Presupuesto para que les paguen sus prestaciones

Luis Galeano

Los contralores colegiados aprobaron realizar una auditoría especial en las cuentas de la Procuraduría de Derechos Humanos que dirige Omar Cabezas Lacayo, para determinar si las irregularidades denunciadas por empleados de esa institución tienen fundamento.
Cabezas dijo en días pasados que hasta que la Contraloría emita una resolución en la que diga que ha habido corrupción en la Procuraduría de Derechos Humanos (PDDH), admitirá los señalamientos en su contra. “Lo demás es cuecho”, afirmó.
El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, indicó que la decisión la tomaron él y sus colegas de manera unánime, en la reunión ordinaria del Consejo de ayer jueves.
“Decidimos hacer una auditoría para determinar si ha habido o no irregularidades en el manejo de los recursos públicos de parte del señor Cabezas”, dijo el titular de los colegiados.
Van a chequear todo
Por su parte, el contralor Lino Hernández dijo que la idea de la auditoría es revisar la actuación general que ha tenido el procurador de Derechos Humanos, para saber si los señalamientos en su contra son reales o no.
“Vamos a ver el déficit de más de dos millones de córdobas que tiene, el pago de unas vacaciones, el permiso que nos pidió para despedir a su auditor interno, el despido de otros empleados, las deudas con los proveedores, en fin, una auditoría amplia en la Procuraduría”, explicó Hernández.
Agregó que Cabezas envió el pasado miércoles el informe solicitado por la Contraloría, en el que contesta a las denuncias de irregularidades que varios ex empleados de la Procuraduría interpusieron en su contra.
“No es que el informe no haya llenado nuestras expectativas, es sólo que creemos que es mejor hacer la auditoría para ver todos los señalamientos y supuestas irregularidades de una sola vez”, indicó Hernández.
Cabezas admitió a la Contraloría que la entidad bajo su cargo tiene un déficit de más de dos millones de córdobas, y responsabilizó de ello a su auditor interno, Oscar Salgado, y a su ex director administrativo financiero, Jorge Téllez.
A la vez responsabilizó a Salgado por el pago de unas supuestas vacaciones en febrero, que representaron un poco más del 70 por ciento de aumento en su salario, y para el subprocurador Adolfo Jarquín Ortel significó casi el 100 por ciento. Por ello fue que pidió permiso a los contralores para despedir a su auditor interno.
Las deudas por el déficit
La denuncia interpuesta en la Contraloría establece que el Procurador de los Derechos Humanos, en los últimos meses del año pasado solicitó una partida extra para pagar las deudas pendientes, dinero que fue asignado hasta por la cantidad de dos millones de córdobas
Documentos en poder de EL NUEVO DIARIO reflejan que la PDDH que la institución que preside Cabezas adeuda al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), 262 mil 364 córdobas, saldo pendiente hasta el mes de mayo del corriente por facturas vencidas.
El representante legal de Correos de Nicaragua, Gilberto Narváez, se presentó a la Procuraduría para realizar gestiones de cobranza judicial y extrajudicial por pagos de servicios postales al crédito, que no han sido honrados, por la cantidad de 12 mil 298 córdobas.
Una fuente de EL NUEVO DIARIO reveló que la PDDH debe más de 100 mil córdobas a la empresa de seguridad Servipro. Desde hace dos semanas, la PDDH está siendo custodiada por sus empleados, principalmente por conductores.
Otros proveedores que exigen el pago a la Procuraduría son algunas gasolineras, Copasa, Taller Obregón, DuroLife e Imprenta Alianza Gráficos.
También existen facturas de Enitel por 27 mil y 19 mil córdobas por pagos de teléfonos celulares.

Ex trabajadores piden pago de prestaciones
Edgard Barberena
Once ex trabajadoras de la Procuraduría de Derechos Humanos solicitaron ayer a la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional, incluir en las reformas que se le harán al Presupuesto de la República una partida de casi un millón de córdobas para que les puedan pagar sus prestaciones.
Las ex trabajadoras de esa institución fueron despedidas por Cabezas, pero hasta la fecha no les ha pagado sus respectivas prestaciones, conforme las leyes laborales.
“Como el procurador no nos quiere pagar, incorporada nuestra demanda en la reforma presupuestaria sería el Ministerio de Hacienda el que nos pague, ya que no confiamos que el monto de nuestras indemnizaciones lo manden a la Procuraduría, porque el año pasado le dieron dos millones de córdobas, pero se los comió el procurador”, dijo Flor Elena Ruiz, abogada y ex trabajadora de la PPDH.
La demanda de las ex trabajadoras de la Procuraduría la respaldaron ayer varios diputados, entre ellos Gladys Báez, Maximino Rodríguez (presidente de la Comisión de Derechos Humanos), Agustín Jarquín y Wálmaro Gutiérrez, entre otros.