Nacional

Operados pierden ojos

* Ocho de 35 intervenidos por brigada médica “Manos que ayudan” en Estelí, resultaron con graves infecciones * Algunos perderán un ojo y otros los dos, al parecer por contaminación de instrumentos con los que operaron * Trasladados al Centro Nacional de Oftalmología, donde se hacen las investigaciones y se recibe la indignación de los afectados y sus familias

Melvin Martínez

Al menos ocho de 35 ancianos de la tercera edad perdieron uno de sus ojos, luego que oftalmólogos de la brigada médica estadounidense “Manos que ayudan”, realizara una jornada quirúrgica para curarlos de catarata y presuntamente uno de los instrumentos estaba contaminado.
Lo que parecía ser una rutinaria cirugía de catarata para estos ancianos, hoy es incertidumbre, pues el resto de los “beneficiados” por los brigadistas, ahora temen correr la misma suerte.
Varios de los afectados no descartaron la posibilidad de interponer una demanda. Una de ellas es Josefina Méndez, de 56 años, quien piensa emprender una demanda en contra de las autoridades del Hospital de Estelí, solicitando una indemnización en caso de que pierda uno de sus ojos.
Instrumentos contaminados
La anciana, que padecía problemas de cataratas, fue operada el 14 de julio y actualmente está a la espera de la intervención que la dejaría sin uno de sus ojos. Aunque no lo han podido determinar, el Centro Nacional de Oftalmología considera que una de los instrumentos utilizados estaba contaminada al momento de las cirugías.
“Estamos pensando en la posibilidad de iniciar una demanda, esto ha representado una serie de gastos para nosotros y somos personas pobres, esperamos respuesta por la vista de los ancianos”, dijo María Valdez, familiar de uno de los afectados.
El doctor Abraham Delgado, subdirector médico del Centro Nacional de Oftalmología (Cenao), está claro que las jornada médica de la brigada debió ser rutinaria cirugía de cataratas, sin embargo, se convirtió en el más grande drama para los 35 ancianos que fueron operados en el Hospital San Juan de Dios de Estelí, y que ahora están siendo referidos al Cenao.
El especialista afirmó que en la semana del 10 al 14 de julio, la brigada médica norteamericana “Manos que Ayudan” realizó las operaciones a personas del área urbana y rural de Estelí. La jornada quirúrgica se llevó a cabo en el Hospital San Juan de Dios de Estelí.
Casos dolorosos
En la siguiente semana se presentaron los primeros casos con síntomas de endolftalmitis --un proceso infeccioso dentro del ojo que provoca mucho dolor y enrojecimiento progresivo, hasta destruir el tejido ocular--.
“Existen seis que batallan duramente, es una situación dolorosa,”, dijo Delgado. Sin embargo, al abordar a los pacientes, los afectados afirmaron que ya les habían notificado que perderían la vista.
“Eran tan graves los casos que lamentablemente tuvimos que extraer el ojo de estos pacientes. Este tipo de situaciones normalmente se deben a la contaminación de algo, pero no podemos afirmar qué era lo que estaba contaminado”, afirmó.
Agregó que hace algunos años en el Cenao se presentó una situación similar, en la cual se determinó que la contaminación se produjo porque uno de los jabones utilizados estaba contaminado.
Para los especialistas del Centro Nacional de Oftalmología, todo parece indicar que uno de los instrumentos utilizados por el oftalmólogo norteamericano estaba contaminado.
El doctor Ramiro López, Director de Hospitales del Minsa, afirmó que es prematuro determinar cuáles fueron las causas que originaron la infección.
“Estamos investigando cada uno de los casos, pero no hicimos nada en contra de la ley, se está haciendo una auditoría médica y revisamos todos los casos que se presentan”, dijo López.
El Minsa está haciendo un llamado a los pacientes que fueron operados para revisar su estado y así impedir que la infección progrese.