Nacional

No le advirtió que se excedía en gastos

* PDDH le debe “a Raimundo y todo el mundo” * Contestación a carta de denuncias aún no llega a Contraloría

El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, admitió a la Contraloría que la entidad bajo su cargo tiene un déficit de más de dos millones de córdobas, responsabilidad de su auditor interno, Oscar Salgado, y de su ex director administrativo financiero, Jorge Téllez.
Así lo señala Cabezas en una carta que envió al presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, el pasado 4 de julio, en la cual pidió la autorización para despedir a Salgado, ya que la Procuraduría de Derechos Humanos (PDDH) funciona con un enorme déficit que él supuestamente ignoraba.
“Razón de más la constituye que en días recientes, el suscrito tomó la decisión de aceptar la renuncia del director administrativo financiero una vez que requerí explicaciones y razones que justificaran la existencia de una deuda de más de dos millones de córdobas, sin que yo hubiese sido alertado de tal circunstancia”, dice en la misiva Cabezas.
Dice que el auditor no servía
Entre los motivos que Cabezas expone como argumento para pedir la renuncia de Salgado, destaca que éste nunca le informó de la crisis financiera que atravesaba la PDDH.
“Durante el tiempo que desempeñó el cargo de auditor interno, no proporcionó a la Dirección Superior información alguna que alertara sobre la actual crisis administrativa financiera que está atravesando la institución, a pesar de haber sido requerido verbal, por escrito y por despachos que mensualmente este servidor desarrollaba con el fin de expresarle mi preocupación por la falta de resultados en su trabajo”, añade la carta.
A la vez responsabiliza a Salgado por el pago de unas supuestas vacaciones en febrero, que representaron un poco más del 70 por ciento de aumento en su salario, y para el subprocurador Adolfo Jarquín Ortel significó casi el 100 por ciento.
“El pago de esas vacaciones se hizo previa consulta al licenciado Salgado en su calidad de auditor interno, y justamente su opinión fue la autorización total a efectuar el pago, coincidiendo así con el Director Administrativo Financiero”, se lee.
No obstante, el pasado 16 de julio, en una carta enviada al director general de Presupuesto, del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), Francisco Mena, la PDDH solicita oficiosamente recursos para la liquidación de Jorge Téllez Campos, uno de los supuestos causantes del déficit.
El contralor Argüello Poessy reiteró ayer que realizarán una evaluación del trabajo de Salgado, y que se encuentran a la espera de que Cabezas les haga llegar un informe relacionado con una denuncia que interpusieron en su contra varios empleados de la PDDH, en la cual lo acusan de malos manejos de los recursos de esa entidad.
“Le dimos 15 días para que responda y todavía no lo hace. Ese término está por vencerse, y si no lo hace, pues tomaremos una decisión”, dijo Argüello.
En mora y amenazada
Documentos en poder de EL NUEVO DIARIO reflejan que la PDDH está en mora con diversos proveedores, al extremo de que está siendo amenazada con ser demandada judicialmente.
Una de las tantas notificaciones de cobro indican que la institución que preside Cabezas adeuda al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) 262 mil 364 córdobas, saldo pendiente hasta el mes de mayo del corriente por facturas vencidas.
La denuncia interpuesta en la Contraloría establece que el Procurador de los Derechos Humanos en los últimos meses del año pasado solicitó una partida extra para pagar las deudas pendientes, dinero que fue asignado hasta por la cantidad de dos millones de córdobas
No obstante, las deudas persisten. El abogado y notario público, Gilberto Narváez, se presentó a la PDDH en nombre de la Empresa Correos de Nicaragua S.A., comisionado para realizar gestiones de cobranza judicial y extrajudicial por pagos de servicios postales al crédito, que no han sido honrados
“A pesar de múltiples cobros, reflejando su representada un adeudo de plazo vencido al día treinta de abril del año dos mil seis, por la cantidad de 12 mil 298 córdobas”, dice el aviso de cobro firmado por Narváez.
El Subprocurador de los Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, semanas atrás había denunciado que la institución tiene un sobregiro de unos dos millones de córdobas, y adelantó que un sinnúmero de proveedores estaban amenazando con demandarla.
Una fuente de EL NUEVO DIARIO reveló que la PDDH debe más de 100 mil córdobas a la empresa de seguridad Servipro. Desde hace dos semanas, la PDDH está siendo custodiada por sus empleados, principalmente por conductores.
EL NUEVO DIARIO visitó la institución, y constató que Servipro ya no está prestando sus servicios.
También existen deudas con algunas gasolineras, con Copasa, Taller Obregón, Duro Life, e Imprenta Alianza Gráficos, entre otros proveedores, según documentación en poder de este diario.
“Me dirijo a su distinguida persona para hacer del conocimiento que a la fecha del día de hoy tenemos facturas vencidas pendientes de pago desde los meses de enero, marzo y abril de 2006 hasta por la cantidad de 64 mil 582 córdobas, en concepto de reparaciones y mantenimiento de los vehículos propiedad de la institución”, dice una carta enviada el 16 de mayo del corriente al director Administrativo Financiero, Jorge Téllez, de parte del gerente de servicios de “Autos Berríos”.
La fuente dijo a EL NUEVO DIARIO que existen facturas de Enitel por 27 mil y 19 mil córdobas por pagos de teléfonos celulares.
Además, confirmó que casi todas estas deudas no se han saldado aún. Es más, aseguró que Correos de Nicaragua ya interpuso una demanda judicial en el juzgado cuarto local, expediente No. 208506.
La PDDH hasta asumió el pago de una factura por un monto aproximado a los tres mil córdobas, por el mantenimiento del jardín de una residencia ubicada en carretera sur, entrada al Incae.
Los servicios los prestó Jardines S.A. La factura en poder de EL NUEVO DIARIO está a nombre de la PDDH.