Nacional

“Piloto es un héroe”

* “Jefe, salga usted primero que va a explotar”, le dijo después de quebrar el vidrio delantero del aparato

Heberto Rodríguez

Las llamas comenzaban a devorar la cola del helicóptero Robinson 44, cuando el piloto Jairo Balmaceda, de una patada, destrozó el vidrio delantero y le gritó al único pasajero: “¡Jefe, salga usted primero que va a explotar!”
Balmaceda viajaba junto al propietario del aparato, el empresario José Antonio Baltodano.
“Yo le agradezco muchísimo a Jairo ese gesto heroico, tal vez otra persona me hubiera dicho salgo yo y después salís vos. O nos peleamos por salir. Eso evitó el pánico, y gracias a Dios estamos vivos ambos”, dijo.
El accidente se produjo el pasado domingo a la altura del kilómetro 24 de la Carretera Sur. Según Baltodano, se dirigían al cumpleaños de un amigo, donde se encontraría con el candidato a la Presidencia de la República, Eduardo Montealegre, para dirigirse a la hípica de Nandaime.
Sin embargo, el helicóptero se vino al suelo debido a una fuerte ráfaga de aire. “Como estás despegando hay poca sustentación, entonces el helicóptero giró y de repente cayó”, explicó.
Baltodano calcula que habían alcanzado una altura de unos 15 metros o 20 pies.
“Así que nos salvamos casi de milagro. Esas ráfagas de viento son traicioneras, siempre cambian de dirección en un momento inesperado”, agregó.
Baltodano elogió también la preparación profesional de Balmaceda, a quien contrató hace año y medio.
“Es un excelente piloto, con miles horas de vuelo. Ha estado en el Ejército, un total profesional, después fue entrenado en California con todos los métodos de seguridad, y gracias a Dios por eso estamos a salvo”, indicó.
Los tripulantes resultaron con quemaduras de segundo grado en diferentes partes del cuerpo.