Nacional

Robos en Cinemateca y Museo

* Ambas denuncias fueron puestas en la Policía y revelan fragilidad de la tutela para con los bienes del Patrimonio Nacional * Lo del proyector fue el viernes pasado, y lo del teodolito fue conocido por el arqueólogo director del Museo Nacional al realizar un inventario hace una semana

Como si no fuese suficiente el saqueo a nuestro Patrimonio Nacional, desconocidos hurtaron de la Cinemateca Nacional un proyector valorado en 2 mil 800 dólares, y del Museo Nacional un teodolito digital electrónico, valorado en 6 mil 500 dólares.
Según el teniente Gregorio García, jefe de Información y Análisis del Distrito Cuatro, el caso fue denunciado por Marcio Raúl Vargas Arana, quien relató al investigador que el 21 de julio del corriente año se encontraba en Granada, cuando a eso de las cuatro y 40 minutos de la tarde recibió una llamada del proyectista de la Cinemateca Nacional, Marvin Calderón.
El informe policial indica que el proyectista puso en conocimiento a Marcio Vargas que en la sala hacía falta un proyector blanco, no precisan la marca, pero que su valor es de 2 mil 800 dólares. Ese día se iba a proyectar la película: “Fidel”, sobre la biografía de Fidel Castro.
"No podemos brindar ningún tipo de información porque esperamos los avances de las investigaciones policiales", indicó Marcio Vargas, quien dijo que este robo no sólo afecta a la Cinemateca Nacional sino al arte y a la cultura en Nicaragua.
“Estamos haciendo un gran esfuerzo con poco para recuperar el archivo fílmico de la Cinemateca, diario están llenas las plazas de los cines y que te roben un casete o una cinta afecta”, expresó Vargas, quien no quiso ahondar en detalles sobre el robo del aparato.
También un teodolito digital
En esa misma dependencia policial encontramos la denuncia del hurto de un teodolito digital electrónico, supuestamente donado por el gobierno del Japón.
El arqueólogo Edgard Espinoza, Director del Museo Nacional, denunció ante las autoridades policiales que entre el viernes 14 y el lunes 17 realizaba un inventario con Javier Cáceres, cuando notó que hacía falta un teodolito digital electrónico, Sokkia, gris, modelo DT 42, valorado en 6 mil 500 dólares.
El informe policial indica que Javier Cáceres respondió que el teodolito fue prestado al ingeniero Gerald Quintero, de la Oficina de Planificación, y que a eso de la una y media de la tarde del jueves le fue entregado a Freddy Solís, quien afirmó que estaba en su oficina. De ahí nadie da cuenta del teodolito digital.
Por su parte, el teniente García expresó que trabajan en los dos casos para dar con el autor del hurto del proyector de la Cinemateca y del teodolito digital del Museo Nacional.
Ola de robos
El pintor Róger Pérez de la Rocha, quien tiene su estudio en el Centro Cultural Managua, dijo que en los últimos meses el centro ha sido objeto de numerosos robos, resultando afectados su taller de pintura y la dirección administrativa.
“Hace como un mes incursionaron en mi taller. No se llevaron obras de arte, pero sí una impresora y un teléfono, esto ha sido una constante en el Centro Cultural; la Policía no hace nada y yo estoy preocupado porque a mí me importa este centro”, dijo el artista.
Pérez de la Rocha demandó a la Policía más beligerancia para que se esclarezcan estos hechos. “Me hiere y me disgusta que se estén dando estas situaciones aquí. Creo que la dirección superior del centro debe tomar cartas en el asunto y la Policía debe dar con los ladrones”, expresó.
El artista lamentó que el arte y la cultura estén siendo el blanco de los delincuentes. “Aquí se robaron el cerebro de Rubén Darío, los calzoncillos de Rubén Darío, la partida de nacimiento de Rubén Darío, se robaron las pistolas de José Dolores Estrada, y hay que parar esto porque está siendo atacado lo único decente que tenemos en este país, que es la cultura”, manifestó.
¿Gato casero? ¿Ladrones? o ¿Inescrupulosos?
Bayardo Martínez, Director del Centro Cultural Managua, negó que haya robos reiterados en ese centro, ya que en cinco años es la primera vez que se da un robo de este tipo.
Martínez dijo que el Centro Cultural es custodiado las 24 horas del día por dos vigilantes que son trabajadores del Centro, y que tienen entre tres y cuatro años de laborar allí. Hasta ayer nadie se atrevía a dar una opinión sobre quién podía ser el sujeto que hurtó el proyector, pero no se descartaba que sea “gato casero”, debido a que el sector donde se encontraba el aparato es de difícil acceso.