Nacional

Cabezas sugiere aceptar "acuerdo amistoso" con Costa Rica

A cambio el titular del PDDH dice que Nicaragua puede exigir al país vecino derogar algunos artículos de la Ley Migratoria tica.

La Procuraduría de Derechos Humanos (PDDH) sugirió hoy al Gobierno del presidente Enrique Bolaños que acepte un "acuerdo amistoso" con Costa Rica sobre la demanda que interpuso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por supuesta xenofobia y discriminación.
El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, dijo en rueda de prensa que el Gobierno debe aceptar el acuerdo amistoso y pedirle a Costa Rica, a cambio, derogue algunos artículos de la Ley Migratoria.
"Costa Rica perfectamente puede derogar los artículos que violan más los derechos humanos de los (inmigrantes) nicaragüenses", señaló el funcionario, sin precisar, y agregó que Costa Rica también debe indemnizar a los familiares de los dos inmigrantes nicaragüenses que murieron en ese país.
Nicaragua denunció en febrero pasado ante la CIDH a Costa Rica por la supuesta violación a los derechos humanos por las muertes de los nicaragüenses Natividad Canda Mairena y José Ariel Silva Urbina. Canda murió el 10 de noviembre de 2005 a causa de las mordeduras de dos perros que custodiaban un taller al que aparentemente ingreso sin permiso, mientras que Silva murió apuñalado el 4 de diciembre pasado.
Según el Gobierno, Canda fue atacado ante la mirada de ocho agentes de la policía, miembros de los bomberos y el propietario del taller, que no hicieron nada para evitarlo, mientras Silva fue "linchado" tras discutir con costarricenses por su nacionalidad.
Durante su audiencia en Guatemala, el pasado 18 de julio, la CIDH propuso a ambos estados buscar un acuerdo amistoso para dirimir el caso. El canciller Norman Caldera, dijo el pasado día 20 que el Gobierno está analizando si acepta o no ese acuerdo amistoso con Costa Rica.
Caldera, que se encuentra en Costa Rica para inaugurar consulados nicaragüenses, se reunirá el próximo miércoles con su homólogo costarricense, Bruno Stagno, donde se prevé aborden el asunto.
Para el titular de la PDDH es la oportunidad para que ambos países se comprometan a instalar una mesa binacional y a elaborar una "hoja de ruta" para buscar solución a sus diferencias. El procurador Cabezas afirmó que hizo llegar sus recomendaciones a la CIDH, a los dos gobiernos involucrados, así como a la Procuraduría de Derechos Humanos de Costa Rica.